elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

La Liga Primera División

Adrià Pedrosa, presente y futuro de la banda izquierda espanyolista

La velocidad de Adrià Pedrosa, tanto para subir por la banda como para quemar etapas, es vertiginosa. En tan solo 3 años, el joven jugador perico ha pasado de ser juvenil a convertirse en el dueño de la banda izquierda del RCD Espanyol. A tan temprana edad ya ha participado en Europa League y es uno de los titulares de la Selección Española sub-21. Al contrario de lo que cabría pensar, jugar en este combinado no está al alcance de cualquiera, ya que comparte vestuario con jugadores de la talla de Ferrán Torres, Óscar RodríguezOihan Sancet.


Trayectoria


Adrià Pedrosa nació el 13 de mayo de 1998 y con solo 6 años empezó a jugar al fútbol en el Castelldefels. Permaneció allí hasta los 11 años, hasta que más tarde se incorporó a la cantera del Espanyol proveniente del Gavà. En el club de la ciudad condal ha ido subiendo escalón a escalón hasta llegar al primer equipo. Tras empezar en el Juvenil B en 2014, jugó dos temporadas completas en el Juvenil A hasta que su rendimiento le valió promocionar al Espanyol B. Como colofón, en verano de 2019 logró formar parte de la plantilla del equipo que milita en la Primera División española.

La temporada 2018/2019 alternó el filial con el primer equipo, a pesar de tener ficha con el Espanyol B. Ese año Rubi contó bastante con Pedrosa, haciéndole debutar en Copa ante el Cádiz el 1 de noviembre y jugando los 90 minutos. Su debut en Liga tuvo lugar muy poco después: el 16 de diciembre ante el Betis. En dicho encuentro volvió a ser titular y a disfrutar de los 90 minutos en el campo. Esa temporada fue un habitual en el equipo de Rubi, quien le hizo jugar en 12 ocasiones en Liga y 4 veces en Copa. Todas estas actuaciones convencieron al club y le valieron para dar el salto definitivo al primer equipo.


Habilidades técnicas


A pesar de que Pedrosa destaca principalmente por su velocidad, las cualidades técnicas son otro de sus puntos fuertes. Su desborde es más que envidiable, y es que cuando va en carrera es muy difícil frenarle. Si ve sitio a la espalda del defensor, le encanta tirarse un autopase para sobrepasarle. Otras veces se dirige hacia dentro, para lo que tan solo se sirve de un cambio de dirección.

Además de su desborde, destaca por la calidad de su pierna izquierda. Es raro verle fallar un pase, aún cuando un rival le está presionado pegado a él. En estas ocasiones intenta jugar en corto con un central, pero si no puede busca dar un pase al hueco a la banda. Por otra parte, cuando tiene el balón cerca del área le gusta realizar centros. Tal es la calidad de su golpeo que los delanteros reciben un «caramelo» al que atacar de cabeza.


Aptitudes físicas


A pesar de no ser un jugador de gran envergadura (1,72 metros de altura y 68 kg de peso) es un luchador que suele salir vencedor en los duelos cuerpo a cuerpo. Aún así, su mayor cualidad -en lo relativo al físico- es la velocidad. Cuenta con un sprint muy poderoso, siendo capaz de realizar carreras largas a velocidad muy alta. También hay que destacar su capacidad de resistencia, ya que es capaz de llegar al minuto 90 y seguir subiendo y bajando la banda izquierda con gran presteza.


Características tácticas


Adrià Pedrosa puede jugar en cualquier posición de la banda izquierda, aunque lo más habitual es verle en funciones defensivas. Esta temporada el cambio de entrenador ha afectado a su juego. Con Pablo Machín jugaba de carrilero en un sistema 1-3-5-2 ó 1-3-4-3, mientras que con Abelardo pasó a jugar de lateral en un 1-4-4-2 ó 1-4-2-3-1. Este cambio de sistema ha repercutido en él. De carrilero gozaba de más libertad y participaba frecuentemente en el ataque, pero de lateral se incorpora a él en contadas ocasiones. 

El perico tiene mucho potencial en la fase ofensiva. Juega pegado a la línea de cal, desde donde aprovecha su velocidad y su capacidad de desborde para llegar al lateral del área o penetrar por dentro una vez llega a su altura. En el último tercio su toma de decisión es casi perfecta, con la dificultad que conlleva yendo a tanta velocidad.

Adriá Pedrosa cuenta con una excelente toma de decisiones, a pesar de su endiablada velocidad

En la fase defensiva hay que destacar su velocidad en el repliegue y la intensidad con la que presiona. Cuando va a robar el balón es como un perro de presa que atosiga a su poseedor. A pesar de estas bondades defensivas tiene un aspecto importante a mejorar: el uno contra uno. Cuando un rival le encara todavía gana pocos duelos, aunque puede deberse a su juventud. Cabe la posibilidad de que la experiencia le lleve a mejorar en este aspecto. Hay que destacar que, jugando de lateral, se siente más cómodo en labores defensivas gracias a la ayuda que recibe de Embarba, quien juega por delante de él.


Evolución


La progresión de Adrià Pedrosa es increíble y parece no tener techo. En su segunda temporada en el filial ya consiguió hacerse un hueco en el primer equipo, y este año -además de haberse asentado en la banda izquierda de Cornellá- ha logrado jugar en Europa League.

A todo esto hay que sumarle su llamada a las filas de la Selección Española sub-21, con la que ha desempeñado un papel importante. Con la encarnada ha disputado enteros los 3 últimos encuentros clasificatorios para la Eurocopa de la categoría, además de un amistoso en el que partió desde el once inicial.

El futuro de Pedrosa es incierto, pero ha llegado a la élite para quedarse. Es muy probable que, si el club perico acaba descendiendo, haya múltiples equipos interesados en incorporarle a sus filas. Con el combinado español, en cambio, abrirse camino no le va a resultar tan fácil. De todas maneras, si Luis Enrique le da la oportunidad, la aprovechará y se quedará. Ya lo ha hecho en el Espanyol.


Informe individual


DEJA UNA RESPUESTA