elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

La Liga Segunda División

Álex Sola, oficio y polivalencia ‘made in Zubieta’

En su primera temporada en el fútbol profesional, Álex Sola ha mostrado una madurez impropia. A sus 20 años, sorprende la sobriedad y la regularidad con la que ha rendido en el Numancia de Luis Carrión. Más aún si hablamos de un debutante en la categoría de plata. El donostiarra ha demostrado sus capacidades para rendir en cualquier posición de las bandas, independientemente de su perfil defensivo u ofensivo.

Gracias a ello, además de su actual competencia en la Real Sociedad, está siendo uno de los jugadores del mercado que más suena para reforzar a otros equipos. Desde luego, los motivos sobran para que sea así. A continuación podrán ver el porqué.


Trayectoria


Álex Sola López-Ocaña nace el 9 de junio de 1999 en Donostia, por lo que desde su infancia tendría la influencia de la Real Sociedad, club donde comenzaría a instruirse. Tras pasar por sus categorías inferiores, el lateral derecho se estrenaría con el juvenil del club blanquiazul en la temporada 16/17.

Al año siguiente subiría un nuevo peldaño, al comenzar a formar parte del equipo filial: el Sanse. Allí pudo crecer y demostrar su valía en la Segunda B. Tras dos temporadas (17/18 y 18/19), el Numancia de Luis Carrión contactaría con la Real Sociedad para acordar su cesión durante la 19/20. Es con el club soriano con quien lograría confirmar sus buenas expectativas como proyecto de futuro. No solo se convertiría en un jugador importante en el proyecto de Carrión, sino que además cumpliría en muchas posiciones a lo largo de la temporada.


Habilidades técnicas


Las cualidades técnicas de Sola quizás no son su principal virtud, pero desde luego complementan de maravilla su juego. Es un jugador de banda que combina bien con el balón, con buenas capacidades para colgarlo al área y con un control del pase bastante limpio.

Además de ello, cabe decir que es un jugador con bastante habilidad para sortear jugadores en conducción y generar espacios, pese a que no es un regateador ni un malabarista con el balón. De hecho, es uno de los jugadores de la Liga Smartbank que más regates completados promedia por partido.


Aptitudes físicas


A nivel físico, Sola es un jugador completísimo. No solo tiene un buen tren inferior, con velocidad y ritmo, sino que también maneja un buen tren superior. Es un jugador equilibrado, fuerte, que usa bien su cuerpo para defender el balón y hacerse poderoso ante las marcas en las bandas. Hay que destacar también su arrancada, que le permite irrumpir con explosividad y ganarle los primeros metros a los rivales.

Además de ello, gracias a su altura y a su salto vertical, es un jugador que puede tener buenas capacidades en los duelos aéreos e incluso como rematador en los saques de esquina. Son registros muy amplios para un lateral. Si tuviese algo más de altura -mide 1,78 metros- tal vez podría funcionar también como central.


Características tácticas


En lo táctico vuelve a ser un elemento lleno de virtudes. Sin el balón es un jugador que se mueve con coherencia e inteligencia en las dos parcelas del juego. Tiene anticipación, capacidad para hacer buenas rupturas y para mantenerse bien organizado en la defensa en bloque. Además, ha cumplido con esto en cualquier posición en la que ha jugado.

Por ello, también se puede decir que Álex Sola es un jugador más que polivalente y multifuncional. Además de ello cabe destacar su buena capacidad para defender en el uno contra uno a los extremos rivales, así como el cuidado que le da al balón cuando lo lleva en sus pies. No suele cometer errores graves y siempre tiene en mente una buena decisión.

Por otra parte, no es un jugador demasiado imaginativo ni capaz de dar un último pase. Esto y sus conducciones, que a veces inicia en contextos donde podría haber tomado una mejor decisión, son sus pocas taras en cuanto a lo táctico. Detalles a pulir que, sin embargo, no le han privado de ser un jugador destacado en el Numancia.


Evolución


Este año se ha podido ver claramente la progresión de Álex Sola, al constatar que el salto a Segunda División no le ha dado ningún vértigo. De seguro será un jugador que veremos en el fútbol profesional más años y que seguramente (por lo que se dice en el mercado) pueda tener hueco el curso que viene en algún equipo de Primera División. Veremos si gozará del mismo protagonismo que este año en Segunda, y si ese salto no se le queda grande. Por sus cualidades físicas, que suelen ser la principal diferencia en la élite, debería estar a priori más que capacitado para ser un habitual.

En el peor de los casos estará otro temporada más en Segunda, donde podría consolidarse aún más. Veremos si la Real Sociedad le busca acomodo o si el club donostiarra encuentra un sitio en su rotación para él.

DEJA UNA RESPUESTA