elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Segunda B

Álvaro Bustos, desequilibrio y gol en Pasarón

Álvaro Bustos no ha tenido una carrera sencilla. Tras dos lesiones terribles, que a muchos le habrían supuesto la retirada, él tuvo la oportunidad de seguir creciendo. Jugó la Segunda División en Anduva, aún verde y sin madurar. Estuvo en el Mallorca cuando consiguió volver a la categoría de plata, pero nunca gozó de continuidad desde que se vio afectado por los problemas físicos. Ha sido en Pontevedra donde se ha vuelto a quitar la máscara para desbordar defensores. Y no solo eso, puesto que sus partidos en Pasarón han venido acompañados de goles. Es reconocido por muchos como uno de los mejores extremos del Grupo I de la Segunda B. Argumentos tiene de sobra.


Trayectoria


Álvaro Bustos nació en Gijón el 26 de junio de 1995. Sus primeros pasos no lo alejaron de casa, puesto que su buen nivel le hizo pasar por las distintas categorías inferiores del Sporting. En 2013 y 2014 tuvo dos lesiones de gravedad que lo apartaron casi año y medio en total de los terrenos de juego, pero ello no le impidió forjarse una carrera en el fútbol español.

Llegaría a debutar con el primer equipo de los asturianos, tras pasar muchos años en el Sporting B, pero en la 2016/2017 formó parte del CD Mirandés en calidad de cedido. Allí no conseguiría una gran continuidad y daría síntomas de no estar preparado aún para la Segunda. Al término de esa temporada el Gimnàstic de Tarragona se haría con sus servicios al acabar contrato con el Sporting. A enero de 2018, falto de oportunidades, sería el RCD Mallorca quien contactaría con el extremo. En Son Moix protagonizó una breve aportación al regreso a Segunda del club balear, pero no tuvo continuidad como titular.

En el curso 2018/2019 el recién ascendido Rayo Majadahonda lo consiguió en calidad de cedido, pero al no jugar recaló otro invierno más en un equipo distinto. Este sería el Pontevedra. Pasarón le ofrecería oportunidades y confianza. Como consecuencia, el club gallego lo contrató al finalizar su anterior compromiso y en la 2019/2020 se alzó como una de las principales referencias del club. Tendría la continuidad y la salud que no vivió en el pasado, con sus mejores cifras hasta la fecha: seis goles y una asistencia en 28 partidos.


Habilidades técnicas


Bustos destaca precisamente por su manejo del balón. Es un jugador con un control de primeras magnífico y que tiene un desborde a la altura de pocos en la Segunda B. Es un extremo que puede hacer daño por las dos bandas y que puede enloquecer en el uno contra uno al defensor. Por virtudes como esta, el asturiano tiene la capacidad de echarse a las espaldas el ataque de su equipo.

Tiene un buen trato del balón y margen de mejora como especialista de juego parado. Es un hombre que puede mejorar su disparo y sus centros, aunque eso no quiere decir que no sea cumplidor actualmente en ambas facetas.


Aptitudes físicas


El físico es, quizás, su gran punto flaco. Como bien indica su trayectoria pasada, fue un jugador propenso a lesiones severas que le mantuvieron mucho tiempo sin jugar. No obstante, hace mucho que no pasa por un proceso semejante, de tal modo que ha podido jugar varias temporadas sin interrupciones importantes.

Más allá de eso, es un jugador que conserva un buen cambio de ritmo desde estático. Es una de sus herramientas favoritas para diseccionar al defensa y encararlo. También usa bien su cuerpo para proteger de espaldas los balones y mantener la posesión.


Características tácticas


Bustos puede funcionar por ambas bandas y aportar una versión distinta de su juego en cualquiera de ellas. A pierna cambiada busca más el centro, aunque puede también encarar y ganar la línea de fondo. En su banda natural es un extremo que interpreta bien los movimientos de sus compañeros y que sabe asociarse con ellos para progresar hasta el campo rival.

Suele ofrecer buenos apoyos y sabe tomar buenas decisiones en contextos de contraataque. Su mejor aliado para marcar goles es que sabe cómo ganar la espalda del lateral en balones al área, de tal modo que puede cazar rebotes y marcar goles prácticamente como un delantero. En acciones así se han forjado esos 6 goles con el Pontevedra esta temporada.


Evolución


Al tener aún 24 años y ser esta su primera temporada -casi- entera con continuidad como titular, es difícil sacar una conclusión a largo plazo. A corto está claro que encaja como jugador en el Pontevedra, que es un equipo destinado a pelear por un puesto en el playoff de ascenso todas las temporadas. Quizá, si mantiene este nivel y no sufre grandes percances físicos, pueda regresar a Segunda y llegar a ser un jugador importante en algún equipo de la categoría. El único que nos lo podrá contar es el tiempo.

DEJA UNA RESPUESTA