elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Fútbol Femenino Primera Iberdrola

Anita Marcos, una auténtica killer del área

Anita Marcos (Sevilla, 2000) es sinónimo de gol, potencia y garra. Un diamante madrileño en bruto que se ha ido puliendo durante cuatro años en la cantera de sus amores, el Atlético de Madrid. Con un potente disparo y un gran olfato goleador, esta killer del área ha hecho las maletas dirección Escocia para terminar de despuntar en el panorama profesional. Gracias a su amplia proyección y su capacidad de mejora, los goles de Anita pronto comenzarán a llevar el apellido ‘Marcos’ por la máxima categoría.


Trayectoria


Ana Marcos o «Anita», como bien sabemos que la llaman los que disfrutamos de este deporte, comenzó desde muy pequeña dando patadas a un balón. Al principio no las tenía todas consigo, ya que intercalaba el papel de pichichi con actuaciones bajo palos. Tras despuntar en el Santa María Caridad y el C.F. Pozuelo, con el que anotó 73 dianas en categoría juvenil, recaló con tan solo 15 años en las filas del Torrelodones. Las gradas del Julián Ariza observaron con gran admiración cómo aquella niña pronto dejaba de serlo tras marcar 16 tantos en su primera temporada en la categoría de plata. Al año siguiente, el equipo de sus amores, el Atlético de Madrid, se interesaría por ella para el conjunto filial.

La cantera del combinado colchonero le permitió a la joven madrileña adquirir la madurez suficiente para fraguarse como jugadora de primer nivel. Pronto comenzó a cosechar actuaciones con el primer equipo. Una final de la Copa de la Reina con 16 años y un debut liguero con 17 fueron sus primeros pasos en la máxima categoría. Coincidiendo con su mejor momento de forma, acudió a la llamada de la Selección Española con la que consiguió proclamarse bicampeona de Europa sub-19. Sin embargo, tras completar dos temporadas en el club rojiblanco con escasa participación en el primer equipo, Anita decidió hacer las maletas en febrero de 2020. El destino de esta nueva y desafiante aventura sería Escocia. La joven delantera recaló en el Celtic para la segunda parte de esta campaña gracias a la cesión de sus servicios hasta verano.


Habilidades técnicas


Escuchar hablar de Anita Marcos es escuchar la sintonía del gol. De ese cuero teledirigido al fondo de las mallas que es capaz de traspasar las telarañas de la escuadra. El potente disparo de la delantera española es uno de sus puntos más destacados. Desde cualquier distancia es capaz de sorprender a las guardametas y dejar boquiabierto a quien se lo proponga. Por ello, no es de extrañar que sea ella quien lidere los lanzamientos de falta directa y las ejecuciones de las penas máximas, ya que se ha convertido en una especialista a balón parado. Aún así, no todo acaba en el cañón de su pierna derecha. Y también de su zurda, hay que decir.

Además del dominio de ambas piernas, Anita es una de esas killers del área que no da por muerto ningún balón. Toda cosa esférica que tenga la capacidad de rodar solo puede tener un destino si Anita Marcos ronda cerca: la portería. La perla madrileña se caracteriza por ser una rematadora y cabeceadora nata. El juego aéreo, combinado con su gran velocidad de ejecución, le sirve para hacer bueno cualquier envío de sus compañeras. Su rápida reacción le permite colocar el cuerpo de la mejor forma posible para ejecutar el remate tras haberse desecho con inteligencia de su marca. Por si fuera poco, la punta del Celtic goza de una exclusiva gama de recursos a los pies de muy pocos. Buena prueba de ello es el tanto de tacón con el que se estrenó en Primera División frente al Rayo Vallecano.


Aptitudes físicas


La decisión de Anita de marcharse a la liga escocesa encaja a la perfección con su juego y su poderío físico. Con 168 centímetros de altura, se sirve de su envergadura para cuerpear y proteger el balón fuera del alcance de cualquier zaguera. Anita cuenta con un potente tren inferior con el que, además de defenderse de las entradas rivales, se proyecta a la perfección sobre su vertical para trazar grandes saltos y dominar el juego aéreo. Por otro lado, si algo caracteriza a su aspecto físico, es su gran zancada. La delantera se beneficia de esta cualidad para desequilibrar a las defensas gracias a su enérgica conducción.

No obstante, a pesar de ser fuerte y robusta para llegar con firmeza al área rival, tiene la capacidad de definir con talento y precisión ante la salida de la guardameta. Al igual que a la hora de atacar se aprovecha de su complexión, a la hora de defender no es menos, y es que el portento físico con el que cuenta Anita le permite trabajar durante los 90 minutos para su equipo y asfixiar a las zagueras con una rigurosa presión.


Características tácticas


Normalmente, Anita suele jugar como delantera centro de referencia. No obstante, durante su etapa en el conjunto rojiblanco, combinaba diferentes papeles. El Atlético de Madrid suele formar con un 1-4-4-2 en forma de rombo en la línea medular o con el tradicional 1-4-2-3-1. En este caso, Anita desempeña la función de ataque que está más ligada a fijar a las centrales, dominando así el juego posicional. Sin embargo, no puede estar desconectada del juego ni dejar de participar en él, por lo que es habitual verla descolgarse para descargar y ayudar a descongestionar al equipo.

Parte de su juego combinativo se centra en recibir de espaldas, pero su gran capacidad de interpretación táctica le sirve para atacar los espacios con intuición a la espalda de la defensa y aprovechar su zancada. Esta ruptura de los espacios, acoplada a su talento en la anticipación, es una de las razones por las que se ha convertido en una auténtica killer del área. Siempre se encuentra en el momento justo y en el lugar exacto. De esta forma, se convierte así en un verdadero incordio para las defensas gracias a su amplísima gama de movimientos. Además, Anita también puede actuar desde ambos costados, ya que tanto en el filial rojiblanco como en la Selección Madrileña solía disputar minutos como extremo.


Evolución


Con apenas 19 años, Anita Marcos está llamada a protagonizar el ataque del fútbol español en los próximos años. Aunque aún tiene mucho margen de mejora y proyección, sus números hasta ahora avalan su talento. En las últimas cinco temporadas, la delantera madrileña ha superado la barrera de los 130 goles. De esta manera, su capacidad goleadora y su talento innato para acudir cada fin de semana a su cita con el gol es innegable. Tras rondar las 20 apariciones oficiales con el primer equipo del Atlético de Madrid, su marcha del conjunto colchonero no es un paso atrás.

La liga escocesa y el Celtic son una gran oportunidad para terminar de pulir sus brillanteces y conseguir terminar de madurar con minutos en el ámbito profesional. Hasta ahora, la española ha podido participar en dos encuentros ligueros del Celtic, realizando su debut como titular. Además, el descaro, la ambición y el gen competitivo son los ingredientes perfectos con los que cuenta Anita día a día para cumplir sus objetivos. Tras haber perfeccionado sus características físicas y su calidad, no sería de extrañar verla de vuelta a España para liderar la tabla goleadora de un conjunto de Primera División.

DEJA UNA RESPUESTA