elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

La Liga Primera División

Asier Villalibre, un búfalo para reemplazar al ‘Zorro’

Por primera vez desde hace ocho años, Aritz Aduriz no será la referencia en ataque del Athletic Club la próxima temporada. El ‘Zorro’ ha dicho adiós a los campos de fútbol dejando un importante legado que será muy difícil de superar por sus sucesores. Sin embargo, en San Mamés tienen claro quién será el encargado de intentar que la ausencia del ’20’ se note lo mínimo posible. Con la sombra de Aduriz planeando todavía sobre La Catedral, Asier Villalibre (Gernika, 1997) afrontará la próxima temporada el reto más difícil de su corta pero a su vez intensa carrera.

Ha sido uno de los futbolistas más destacados del club rojiblanco durante este curso. Eso sí, le han faltado oportunidades. Cuando Aduriz ha estado lesionado, Gaizka Garitano ha optado por otras alternativas para la delantera como Iñaki Williams o Raúl García. Es un delantero de los que gustan en La Catedral: luchador, sacrificado y, sobre todo, con gol. La confianza de San Mamés ya la tiene. Ahora debe ganarse la de su entrenador.


Trayectoria


El camino de Asier Villalibre hasta llegar a la élite no ha sido nada fácil. Su carrera ha estado marcada por las malas decisiones a la hora de elegir los destinos a los que salir cedido. Con solo 17 años, en la temporada 2014/2015 jugó con el CD Basconia (segundo filial rojiblanco) en Tercera División, disputando 34 partidos y marcando 20 goles. Ese mismo año debutó con un Bilbao Athletic que consiguió el ascenso a Segunda División. Ziganda le dio la oportunidad en la categoría de plata, donde jugó 32 partidos y marcó 3 goles. Sin embargo, los cachorros volvieron a Segunda B ese mismo año.

La siguiente temporada jugó en las tres categorías principales del fútbol español. Empezó en Segunda B con el Bilbao Athletic, debutó en Primera con el primer equipo y, tras seis partidos en la élite, jugó cedido otros 6 encuentros en el CD Numancia. Ahí comenzó su periplo de cesiones por el fútbol de plata. El curso siguiente jugaría cedido media temporada en el Real Valladolid y la otra media en el Lorca FC, ambos en Segunda. Ninguna de sus experiencias lejos de Bilbao fue demasiado fructífera.

Villalibre, canterano del Athletic, salió cedido sin éxito a Numancia, Real Valladolid y Lorca

Tras el descenso con el conjunto murciano, el búfalo de Gernika regresó a Lezama para jugar de nuevo en el filial, pero esta vez en Segunda B. Un paso hacia atrás que muchos futbolistas hubiesen rechazado dar, pero que a él le ha servido para dar dos hacia delante y llegar, por fin, al primer equipo. Y vaya si le ha servido. Superó en un gol la histórica cifra de 22 goles que anotó Julio Salinas en el filial rojiblanco y se ganó, por fin, el ansiado y merecido dorsal del primer equipo.

Este curso, siendo ya jugador de pleno derecho de la primera plantilla, ha jugado 19 partidos de Liga y cuatro de Copa y ha marcado tres y dos goles, respectivamente. Ya solo le queda dar el paso de convencer a Garitano para ser el ‘9’ titular del Athletic la próxima temporada.


Habilidades técnicas


Si por algo se ha caracterizado Villalibre durante sus distintas etapas en Lezama ha sido por su capacidad goleadora. Aunque no es un nueve puro, lleva el gol en la sangre. Es un gran rematador al primer toque con cualquier superficie. Ha demostrado tener un potente disparo con la pierna izquierda. Sin embargo, no se prodiga en demasía en esta faceta. Tiene también un buen golpeo con la pierna derecha, una característica difícil de encontrar en futbolistas zurdos. Además, en el Bilbao Athletic ha demostrado ser todo un seguro de vida desde los once metros.


Aptitudes físicas


«El esfuerzo no se negocia» es el lema de vida del búfalo de Gernika sobre el césped. Sus condiciones físicas y su carácter competitivo le convierten en un hueso duro de roer para las zagas rivales. Compensa sus limitaciones técnicas con la lucha cuerpo a cuerpo con los defensores. Confía más en su físico que en sus cualidades técnicas, lo que le lleva en ocasiones a pecar de desentenderse del balón para chocar con el contrario.

Un soldado válido para cualquier guerra. Sin ser un futbolista extremadamente corpulento (mide 1,84 metros de altura), se desenvuelve notablemente en el juego aéreo tanto en clave ofensiva como defensiva. Además, es un jugador muy válido para bajar balones en largo y retenerlos, ya que se encuentra cómodo protegiéndolos de espaldas a portería.


Características tácticas


Con el paso de las temporadas, Asier Villalibre ha ido desarrollando una serie de recursos tácticos que le convierten en un atacante cada vez más completo. Sabe leer muy bien los espacios a la espalda de la defensa para buscar el pase en profundidad de un compañero. Es un especialista creando espacios tanto para aprovecharlos él como para allanarle el camino a sus compañeros.

Es un futbolista compatible con cualquier sistema táctico. Puede jugar solo y acompañado en ataque. Aunque su rendimiento baja considerablemente al estar más alejado de su zona de influencia, también puede actuar pegado a una banda, preferiblemente en la izquierda.


Evolución


La continuidad de Asier Villalibre en la primera plantilla del Athletic está asegurada de cara al año que viene, pero deberá dar un paso adelante pera convertirse en el delantero referencia del equipo. Hasta ahora ha demostrado ser un excelente revulsivo saliendo desde el banquillo en el tramo final para romper el partido, pero ahora le toca demostrar si es capaz de mantener esa chispa durante los 90 minutos.

Falta por ver cómo lo gestiona Gaizka Garitano, si le da la confianza desde el principio o si por el contrario prefiere ir dosificándole alternando en el puesto a Raúl García e Iñaki Williams, como ya hiciera la pasada campaña. Lo que sí está claro es que el Athletic tiene en Villalibre delantero para muchos años. No lo tendrá fácil, pues la sombra de Aduriz es muy alargada. Habrá que ver si el alumno es capaz de superar el maestro o, dicho de otra forma, si el búfalo es capaz de destronar al zorro como el rey de La Catedral.

DEJA UNA RESPUESTA