elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

La Liga Primera División

Bryan Gil, el desequilibrante duende de Barbate

Tras sus buenas participaciones, unidas a su buen rendimiento en el filial, tal vez muchos esperaban un paso adelante por parte de Bryan Gil. Con Julen Lopetegui, su presencia en el Sevilla se vio reducida con respecto al año pasado. Comenzó jugando y destacando como titular en la Europa League, pero en la Liga se volvió un jugador inusual. Un caso similar al de Alejandro Pozo, también canterano del equipo andaluz.

Es por ello que, en el mercado invernal, el Leganés contactó con sus servicios. En el club pepinero se había vuelto un habitual para las segundas partes hasta antes del parón provocado por la crisis del virus COVID-19. Pese a que este año se le ha visto poco, su juventud y su talento son suficientes como para analizar al internacional sub-19. Una de las grandes promesas a largo plazo del fútbol español.


Trayectoria


Bryan Gil nació en L’Hospitalet de Llobregat el 11 de febrero de 2001, pero vivió desde su infancia en la localidad gaditana de Barbate. Allí comenzaría a tomar contacto con el fútbol, en el Barbate CF. En su club local destacó hasta tal punto que el Sevilla llamaría a su puerta para formarlo en sus categorías inferiores. Tras muchos años en el equipo hispalense dio un salto de importancia en la temporada 17/18, al disputar sus primeros encuentros de Youth League. Al mismo tiempo, el joven sevillista se iba convirtiendo en un habitual en las categorías inferiores de la Selección Española. Al curso siguiente, el 18/19, experimenta un ascenso meteórico.

El curso 18/19 significó un gran punto de inflexión para el crecimiento de Bryan Gil

No solo se incorporaría a la plantilla del Sevilla Atlético, sino que Pablo Machín y Joaquín Caparrós harían que el mundo conociese a Bryan Gil al otorgarle oportunidades con el primer equipo. El extremo sevillista disfrutó de minutos con bastante frecuencia a lo largo de la temporada, y además cumplió con creces. Fue capaz de obtener hitos tales como el de ser el primer jugador del siglo XXI en anotar en Primera y el primer asistente del siglo XXI de las grandes ligas europeas.

A sus 19 años, en esta temporada 19/20, no ha tenido la continuidad que tal vez se hubiese esperado en Primera División. Aún así, sigue siendo un sinónimo de futuro para el equipo de Nervión.


Habilidades técnicas


Gil se presenta en el césped como un extremo hábil, con buen recorte a la hora de encarar al defensor. Pese a que suele manejar la zurda, no le impide ser capaz de romper a su marca y de intentar generar espacios por su cuenta. A ello se le suma el magnífico control de balón que atesora. Es una cualidad que le permite manejar bien los balones largos de sus compañeros y tenerlos atados al pie en estas acciones.

Es un extremo al que le gusta mover la bola al primer toque, con dinamismo. Está muy capacitado para jugar haciendo paredes y hacer progresar a su equipo en espacios reducidos. Además de esto, tiene margen de mejora en el disparo. Es una disciplina que prueba con confianza cuando tiene espacio para ejecutar.


Aptitudes físicas


En lo tocante al físico, sus atributos más importantes son la velocidad y la agilidad. Con su 1,75 es un extremo escurridizo, liviano, capaz de abrirse paso en pocos espacios y de ofrecer rupturas con peligro. Además posee un buen cambio de ritmo, que es otro de los principales recursos que maneja para quebrar a la marca.

Por otra banda, su baja estatura supone aspectos negativos. Bryan Gil se ve bastante débil frente a muchos defensores y es propenso a caídas o a pérdidas en las pugnas físicas. Pese a que pueda forzar muchas faltas por ello, su constitución física le limita en otros aspectos del juego. Por alto tampoco es un jugador a tener en cuenta.


Características tácticas


Tácticamente le puede aportar muchas cosas a su equipo. Se desenvuelve con soltura en las dos bandas y en ambas se presenta con descaro, ambicioso. Le gusta mucho buscar el duelo individual contra su defensor e intentar ganarle la partida gracias a su desborde y su habilidad. En ocasiones prescinde de opciones mejores para hacer la jugada individual, pero por lo general suele hacer buena lectura de lo que le pide el juego cuando tiene el balón en los pies.

Como se ha comentado, es un extremo dinámico y asociativo que suele progresar mediante paredes y rupturas en velocidad. Válido para armar ataques rápidos en los perfiles de banda y para lanzar contraataques. También sabe ubicarse sin balón y cómo moverse para fijar defensores o ayudar al equipo en su perfil. Alberga inteligencia y visión en este sentido.

En lo defensivo es más discreto, pero es un jugador que cumple y no duda en ir a la presión cuando el equipo lo hace. No es un jugador enfocado a esta fase del juego, pero la cumple con corrección.


Evolución


Al haber debutado y demostrado que tiene nivel para Primera División, no es descabellado pensar que en un futuro próximo pueda contar con minutos en algún equipo de las principales categorías del fútbol español. Dependerá de su crecimiento confirmarlas, pero las expectativas no son pocas ante un jugador que ha firmado buenas actuaciones con 18 años de edad en todo un Sevilla.

No sería nada descabellado pensar en alguna cesión a un equipo de Segunda, donde poder ser titular y seguir creciendo como futbolista. Desde luego, su futuro no se percibe lejano al nivel en el que está ahora mismo. Él tendrá la última palabra para confirmar si tiene las capacidades para llegar a la élite mundial.

DEJA UNA RESPUESTA