elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Fútbol Femenino Primera Iberdrola

Damaris Egurrola, el eje del Athletic

La Primera Iberdrola está experimentando un crecimiento que hace algunos años podía catalogarse de insospechado: medidas en pro de la profesionalización de las dos grandes categorías femeninas de España o el Convenio son algunas de las metas que se han visto superadas en estos últimos años que dan fe de ello. No obstante, sin la calidad que las jugadoras atesoran, todo esto no habría sido posible. Dámaris Egurrola, tras haberse consagrado en el Athletic, es una chica que con su vistoso juego ha colaborado para alcanzar estas cotas.


Trayectoria


Dámaris Berta Egurrola Wienke (26/08/1999) es una jugadora que hace honor a la tan conocida filosofía del club Lezama. Políglota de nacimiento, es una chica a la que, pese a haber nacido en Florida, no le ha hecho falta salir de su casa para ver cumplidos sus sueños: hacerse un hueco y ser un pilar en el equipo de sus amores. Si le hicieran un electrocardiograma, su ritmo cardíaco seguramente sería como el del himno del Athletic Club de Bilbao.

Tras su ingreso en el Athletic para la temporada 2014/15, solo le bastaron dos campañas para ascender a la máxima categoría. En la temporada 2016/17 ya estaba causando estragos en los campos de España y dándose a conocer. De hecho, la Selección Española ha requerido de sus cualidades únicas en más de una ocasión. Por ello, es con el equipo nacional con el que ha conseguido llenar sus vitrinas. En su palmarés figuran una medalla de campeona de Europa Sub-19 y otras dos que le acreditan como subcampeona de Europa Sub-17 y del mundo Sub-20.

En la presente campaña, Dámaris acumula veinte partidos jugados -que se traducen en 1717 minutos- y dos tantos en la Primera Iberdrola.


Habilidades técnicas


Dámaris Egurrola despunta en múltiples registros del juego, pero lo que le ha valido para llegar al que de momento es su pináculo es su toque de balón. Maneja con soltura todos los movimientos que se pueden hacer con un balón en los pies: pases en corto, giros sobre sí misma con el esférico pegado -lo que se conoce como regatear en una baldosa- o desplazamientos de gran distancia.

Al hilo de esto, cabe remarcar que es una chica que a la hora de tomar decisiones en las entregas no duda, es muy práctica; si puede dejársela a una compañera que esté de cara lo hará, lo cual es un gran punto a favor suyo y del Athletic, al que le gusta mantener la posesión.

Huelga decir que si ostenta un más que aceptable toque de pelota, también dispone de un destacado tiro. Pese a que es una jugadora que no se eche arriba constantemente, tiene un cañón por pierna que el Athletic ha aprovechado en alguna ocasión.

Encontrarle defectos a este tipo de jugadoras se hace una ardua tarea, pero su juventud -como suele ser habitual en chicas de este cariz- la delata y hay una faceta en la que ha de mejorar si quiere ser una jugadora más completa. Le falta pulir la fuerza que emplea a la hora intentar rebañar una pelota al rival. El no hacerlo adecuadamente le ha traído alguna que otra cartulina amarilla. No obstante, ese tipo acciones son corrientes en el fútbol y se les termina tomando el pulso con experiencia.


Aptitudes físicas


Sin ser una jugadora especialmente rápida, cumple a la perfección su función, que no es otra que dirigir y manejar los hilos del medio del campo. Sin embargo, su estatura -1’76 m- le da la posibilidad de ganarle a sus rivales los saltos. Enfocado desde el punto de vista táctico, es toda una baza. Y es que Dámaris suele las pelotas que quedan divididas por arriba en el medio, pero en ataque puede llegar a ser otro apoyo en las acciones a balón parado.


Características tácticas


Dámaris Egurrola es una futbolista que sobresale por su magnífico posicionamiento sobre el verde. Es de esas chicas que, al saber dónde estar en cada momento, puede atacar además de defender, su principal rol. En el habitual de 4-4-2 de Ángel Villacampa, Egurrola actúa en el medio del campo con tendencia a situarse como pivote defensivo. Hemos dicho que no es usual verla buscando un gol con Lucía García y el resto de jugadoras de cariz ofensivo del Athletic, pero cuando se adentra en líneas enemigas lo hace entrando de improviso desde atrás. En ciertas jugadas, puede llegar a ser la encargada de finalizar el ataque de la mano de su prodigioso disparo.

Focalizándonos más en su función primordial, es necesario decir que aprovecha su exquisito sentido de la localización sobre el campo para presionar. Y es que Dámaris busca, cual perro de presa, el esférico tanto en su parcela -cuando el rival percute- como en territorio ajeno; adelanta su posición para echar una mano a las de arriba y así robarle la cartera al contrincante antes de que el balón rebase el círculo central. Prosiguiendo con el capítulo coberturas, Egurrola elige a la perfección su momento de acción. No es una chica que esté los noventa minutos arrimando el hombro como si fue una central más. Solo atrasa su posición si su equipo se ve forzado por las rivales. En las ocasiones en que el Athletic puede mover el balón con soltura y comodidad por su terreno, aguarda la recepción del mismo para distribuirlo. Ha desarrollado fulgurantemente el don de la elección.

De otra parte, su condición de ‘eje’ del equipo le induce a ir detrás del esférico. Dámaris recurre a su saber estar en el campo para bascular y para luego manejar la sala de máquinas. Si la pelota se ubica en cierto sector, ella se mueve ligeramente hacia ese lado para recibir y luego descargar. Así en la mayoría de situaciones. Sus dotes técnicas -manejo del balón- son un gran alivio para sus compañeras, que ven en ella una veterana pese a tener pocos años.


Evolución


En su cuarta temporada en la Primera Iberdrola, está creciendo a pasos agigantados. Prueba de ello es el estatus que ostenta en el equipo. Es un pilar fundamental que sustenta bastante del apartado ofensivo y parte de la resistencia defensiva bilbaínas. Su crecimiento no tiene techo y ya se habla de que podría abandonar el Athletic.

DEJA UNA RESPUESTA