elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Fútbol Internacional

Dennis Man, el mago de Bucarest

A sus 21 años ya es un futbolista fundamental para el Steaua de Bucarest, y también internacional absoluto con Rumanía. Gracias a su buena temporada, en cuanto a goles y asistencias, se ha convertido en un jugador muy apetecible. Su nombre es Dennis Man.


Trayectoria


Dennis Man (1998) es natural de Vladimirescu, Rumanía. Antes de enrolarse en el Steaua formó parte de dos equipos de la ciudad de Arad: el Sporting Club Atletico Arad y el UTA Arad. Tras cosechar buenos números en el último, el club de Bucarest puso sus ojos sobre él para finalmente llegar traspasado en 2016, a cambio de medio millón de euros. A partir de ahí, Dennis ha ido evolucionando y cogiendo minutos cada temporada.

Su evolución ha sido tal que ya ha recibido la llamada de su selección absoluta, llegando a jugar partidos oficiales e incluso a ver puerta. Todo ello tras formar parte de las estrellas de la selección sub-21, la cual maravilló en el último europeo: Ianis Hagi, Tudor Baluta, Ionut Radu, Florinel Coman, George Puscas y el propio Man, entre otros. Cabe recordar que, en aquel torneo, España se proclamó campeona.

Sus números de esta temporada no están pasando desapercibidos. Es una pieza clave en el juego de su equipo, junto al mencionado Florinel Coman. Está cosechando buenos registros tanto como goleador como asistente. Aparte de ello, deja numerosos detalles de calidad en cada partido. Gracias a ello, su equipo se encuentra en el playoff por el campeonato nacional.


Habilidades técnicas


La pierna dominante de Dennis es la izquierda. Verle jugar es una delicia para el espectador. Gusta mucho, y se le puede catalogar como un futbolista que atesora una magnífica técnica. Es un jugador con gran toque, fino en sus acciones y con un fantástico golpeo del cuero. Gracias a su buen toque del esférico suele ser unos de los encargados del balón parado de su equipo, y es un auténtico peligro. Ha marcado goles de bella factura mediante esta disciplina.

Tiene una gran visión de juego, y de ella se beneficia para filtrar pases. Es un buen activo en ese tipo de acciones. De todas maneras, las virtudes en las que especialmente destaca son el dribbling y el uno contra uno. Ahí, Man es un jugador tremendamente bueno y difícil de parar. Por ello, suele recibir muchas faltas. Cuenta con un gran manejo de balón, y le gusta buscar una y otra vez las cosquillas a los defensas.

El rumano es un futbolista zurdo con buena técnica y un gran golpeo de balón

Mucha culpa de lo habilidoso que es la tiene su buen control de la zona, porque domina muy bien los espacios. Casi siempre sabe lo que tiene alrededor antes de recibir el cuero. Es un jugador que, a pesar de que muchas veces intenta recrearse, no se complica demasiado una vez tiene el balón en el pie. Le gusta mucho jugar de cara y fácil, pero cuando lo ve claro saca su magia a relucir.

No le quema el cuero, y está capacitado para asumir responsabilidades. Él lo sabe e intenta estar lo máximo posible en contacto con el balón. Le gusta mucho asociarse y tener libertad de movimientos en zonas de tres cuartos de campo. Además, de cara a puerta no es un jugador que se ponga nervioso a la hora de definir. A pesar de ser zurdo, utiliza su pierna derecha para finalizar y le hace ser más completo aún.


Aptitudes físicas


Man no es un jugador muy corpulento. Cuenta con una complexión delgada, pero no es demasiado bajo (1,83 metros). A pesar de ello es un hombre que ha marcado más de un gol de cabeza ayudándose de su altura, pues es capaz de sacarle el máximo beneficio.

Es un jugador con una gran capacidad atlética, ya que es veloz con y sin balón, pero da la sensación de que corre más cuando tiene el cuero en los pies. Uno de sus puntos fuertes tiene que ver con las conducciones que lanza gracias a su potencia. Es muy difícil de parar. También cuenta con un buen fondo físico que le permite aguantar bien durante los 90 minutos de partido.


Características tácticas


Dennis Man es un jugador polivalente, ya que puede jugar por todas las zonas atacantes. Actúa en la banda derecha, como interior u extremo, en la mediapunta… Incluso en algunos encuentros ha podido jugar de falso 9. Su entrenador, Bogdan Vintila, suele optar por un sistema 1-4-3-3, aunque alguna vez elige el 1-4-3-1-2. En la primera alineación nombrada, Man suele iniciar los partidos en una línea de tres atacantes donde empieza a banda cambiada de su pierna dominante: el flanco derecho.

Aunque de primeras empiece tirado a banda como extremo, el tener libertad de movimientos le hace ser un jugador indescifrable para los defensores, ya que le gusta meterse por dentro para poder asociarse y filtrar pases a sus compañeros. Se puede decir que, durante los encuentros, puede jugar tanto por dentro como por fuera.

Man es un jugador polivalente que puede actuar en todas las zonas de ataque

Si ya de por sí es un jugador tremendamente peligroso con el balón en los pies, también lo es sin el cuero. Es un chico inteligente sin él, ya que sabe ocupar y atacar muy bien los espacios. Donde suele ser más peligroso es en la zona de tres cuartos, y sobre todo cerca del área. Por su golpeo, en ese sector puede ser diferencial. A eso hay que añadir que le encanta llegar desde segunda línea. Y lo hace muy bien.

A Man le gusta mucho aparecer entre líneas a la espalda de la fila de mediocentros rivales. Ahí el joven rumano es diferencial si tiene la posibilidad de atacar con espacios hacia adelante. Es un perfecto iniciador y lanzador de contras, atrae fácilmente a los contrarios y potencia los desmarques de sus compañeros hacia al espacio. Con la gran visión de juego que posee, puede hacer mucho daño.

Defensivamente no es un futbolista que destaque demasiado, ya que es de mucha más vocación ofensiva. Aún así, desde su posición de extremo es solidario cuando su equipo lo necesita.


Evolución


Hasta el momento, Dennis Man ha sido uno de los mejores jugadores de la liga rumana y una pieza clave en el juego de su equipo. Para el espectador es una delicia verlo jugar. Sus siete goles y cuatro asistencias en 24 partidos son los números que suma, hasta ahora, este talento de Rumanía.

Por ello, seguramente, habrá despertado el interés de las grandes ligas del viejo continente. Probablemente se le vinculará con un cambio de aires en el próximo mercado veraniego. Definitivamente, está más que preparado para dar el salto a una competición de mayor nivel. El joven rumano dará mucho que hablar en un futuro no muy lejano, ya no solo con su club, sino con la selección absoluta de Rumanía, donde va a ser unas de las piezas clave en la próxima generación del país de Europa oriental. Apunten su nombre: Dennis Man.

DEJA UNA RESPUESTA