elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Fútbol Internacional Premier League

Dwight McNeil, el bombardero del Burnley

Dwight McNeil (Rochdale, Inglaterra, 1999) es uno de los jóvenes talentos ingleses que más y mejores actuaciones está dejando en la Premier League. Sin embargo, no cuenta con la atención de otras jóvenes promesas. Sus grandes actuaciones e irrupción en una plantilla tan física y veterana (29,2 años de media) como la del Burnley son suficientes para colocar, aunque sea por un momento, todos los focos sobre su figura.


Trayectoria


El inglés perteneció a la academia del Manchester United hasta los 14 años, edad en la que el conjunto red devil decidió dejarle marchar. Posteriormente, recaló en la academia del Burnley. Vivió un ascenso escalonado por las categorías inferiores de la entidad, hasta su debut con el primer equipo en la última jornada de la temporada 2017/2018. Desde entonces ha sido un fijo para Sean Dyche en la banda izquierda.

Como la gran mayoría de jugadores que no pertenecen a las grandes academias del país, su trayectoria con la selección inglesa es, prácticamente, inexistente. Debutó a nivel nacional con el combinado sub-20 en marzo de 2019, y tan solo unos meses más tarde lo hizo con la selección absoluta. En total, tan solo ha disputado 9 partidos con las categorías inferiores.


Habilidades técnicas


Dwight McNeil es un hombre de banda. Un extremo zurdo que prefiere jugar en su costado natural para aprovechar la mejor virtud de su juego: los centros. Un arma que un equipo tan poderoso en el juego aéreo como el Burnley explota al máximo. Las cifras así lo respaldan: es el quinto jugador de la Premier 19/20 que más balones ha colgado (257). Sumado a ello, ha repartido 6 asistencias.

Además de su gran habilidad como asistente, McNeil es un jugador muy habilidoso superando rivales. Con una conducción potente y una técnica exquisita logra dejar atrás a rivales antes de buscar a sus compañeros con unos envíos excelentes.

Como punto débil de su juego, se puede destacar la escasa habilidad que muestra con su pierna derecha. Es un defecto que le limita bastante a la hora de buscar opciones o caer hacia la zona central del campo.


Aptitudes físicas


Sus 183 centímetros de altura le otorgan una zancada potente, con la que es capaz de superar a rivales en pocos metros. Unido a su habilidad en la conducción, son aspectos que le convierten en un jugador muy peligroso a la hora de lanzar contraataques. En cuanto a los duelos individuales no es un jugador que eluda el contacto físico y, como buen jugador del Burnley, se baja al barro en tareas defensivas y ayuda a su lateral cuando es necesario.

Tal vez, su mayor defecto en el aspecto físico sean los balones aéreos. Una carencia que suele pasar desapercibida -excepto en tareas defensivas- ya que él es el encargado de lanzar la práctica totalidad de los balones parados del conjunto claret.


Características tácticas


En el 1-4-4-2 propuesto por Sean Dyche, el joven inglés es un fijo en la banda izquierda. Desde esa posición es uno de los hombres referencia del juego ofensivo del equipo, ya que el 46% del ataque del Burnley se centra en la parte izquierda del campo. Desde esa zona bombardea al contrario con sus centros a lo largo del partido (130 en la presente competición liguera). La presencia de dos nueves puros como Barnes y Wood fija a los centrales rivales y otorga a McNeil la libertad necesaria para encarar a su marcador. Duplica el peligro de que sus buenos centros acaben con un remate a portería.

El técnico inglés no es muy partidario de los cambios de sistema ni de las locuras o extravagancias tácticas, así que es muy raro ver a McNeil en otra posición que no sea la banda izquierda. Alguna vez se ha colocado pegado a la banda derecha y, en ese caso, sí cae más a zonas centrales. De todas maneras, en esa posición no consigue explotar sus virtudes al completo.


Evolución


El futuro de Dwight McNeil es difícil de vislumbrar con apenas dos temporadas en el fútbol de élite. Pese a ello, su irrupción en un equipo tan aguerrido, físico y veterano como el Burnley es encomiable. Con apenas 19 años, su entrega y personalidad en el terreno de juego son propias de jugadores con más experiencia. Si aprende a pulir pequeños detalles de su juego -como el exceso de conducción- podemos estar ante un jugador importante en el futuro del fútbol inglés. Sus características parecen estar hechas a medida para el Burnley, y Sean Dyche lo vio desde el primer día. Pese a ello, su calidad parece pedir un reto más ambicioso.

DEJA UNA RESPUESTA