elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Fútbol Internacional La Liga Primera División

El Sevilla y el reto del hexacampeonato

Tras el parón del fútbol mundial por la pandemia de COVID-19, el Sevilla de Julen Lopetegui vuelve a la competición de la que es rey. Cinco títulos de Europa League (anteriormente conocida como Copa de la UEFA) preceden al equipo hispalense, gran dominador del segundo campeonato europeo por excelencia.


Una década de oro


La primera vez que el conjunto hispalense se metería en una final europea es recordada por el zurdazo en semifinales de Antonio Puerta al Schalke 04. Fue el 27 de abril de 2006. Días más tarde, el 10 de mayo, la UEFA llegaba a manos sevillistas ante 40.000 espectadores tras un aplastante 0-4 contra el Middlesbrough. Luís Fabiano, Kanouté y Maresca (por partida doble) fueron los autores de los goles en aquel Phillips Stadion de Eindhoven.

Si el gol de Antonio Puerta ha pasado a la historia de todo el sevillismo, el 15 de marzo de 2007 vendría otro que no se quedaría atrás. Aquel día se disputaba la vuelta de octavos de final ante el Shakhtar Donetsk. Llegado el minuto 94, el Sevilla se encontraba eliminado. En ese momento, Andrés Palop, exguardameta del conjunto andaluz, se disfrazaba de héroe para rematar un córner y salvar a su equipo.

Primera Copa de la UEFA del Sevilla (2006)

La final de ese año se disputó en el Estadio Hampden Park ante el RCD Espanyol. Fue un partido muy igualado con un resultado final de 2-2, goles mediante de Adriano y Kanouté por parte del conjunto sevillista, mientras que por los pericos anotaron Riera y Jonatas. La emoción llegó en la tanda de penaltis, y es que Palop volvió a demostrar que quería regalar esa Europa League a toda la afición sevillista y ser recordado como su protagonista, pues consiguió detener tres de los cuatro penaltis lanzados. El Sevilla se proclamó así campeón de la UEFA por segunda vez consecutiva, esta vez ante 55.000 personas en Glasgow.

De la mano de Unai Emery, el Sevilla FC volvió a tocar plata durante tres años consecutivos. El 14 de mayo de 2014 la consiguió contra el Benfica en una tanda de penaltis de ensueño, donde el acierto de los lanzadores sevillistas y un Beto imbatible que tomó el relevo de Palop con dos paradas decisivas trajeron la tercera UEFA. Ocurrió en Turín ante 33.000 espectadores.

En 2007, el Sevilla logró su segundo título de la competición tras vencer al Espanyol

El 27 de mayo de 2015, el Sevilla seguía haciendo historia. Nadie la soñaba más que ellos, nadie la quería más que ellos, y es que a pesar de que el resultado fue ajustado ante un Dnipro con muy buen fútbol el conjunto rojiblanco venció 2-3 con goles de Krychowiak y Bacca en dos ocasiones. Consiguió así, en Varsovia y ante 56.000 almas, ser el equipo con más títulos de Europa League y la eterna grandeza.

El 18 de mayo de 2016, Basilea fue su última conquista. El conjunto nervionense conseguía aplastar con un fútbol trepidante (1-3) a un Liverpool incapaz de frenarle. A pesar de que el equipo dirigido por Jürgen Klopp se adelantó en el marcador, el Sevilla se repuso y Kevin Gameiro y Coke Andújar (este con un doblete) pusieron la firma a un triunfo mítico ante 36.000 espectadores.


En busca del hexacampeonato


El primer paso para seguir haciendo historia pasó AS Roma en los octavos de final, y así ir avanzando hasta jugar la ansiada final del 21 de agosto. Para ello, el técnico de Asteasu partió hacia Düsseldorf con 25 futbolistas. Los elegidos para seguir escribiendo la historia son Vaclík, Bono, Javi Díaz, Jesús Navas, Reguilón, Escudero, Diego Carlos, Koundé, Sergi Gómez, Fernando, Jordán, Banega, Franco Vázquez, Óliver Torres, Ocampos, Suso, Munir, En-Nesyri, De Jong y los canteranos Pablo Pérez, Juanlu, Alfonso, Genaro, Mena y Lara.

La portería quedaría compuesta por un total de cuatro hombres, aunque todo apunta a que la decisión está entre Vaclík o Bono. El checo ha sido un fijo durante la Liga, sumando un total de 2.924 minutos, pero sufrió un encontronazo ante el Eibar que le obligó abandonar el encuentro. El resultado fue un esguince en el ligamento lateral interno de su rodilla izquierda. A pesar de eso, el jugador llega a tiempo para la gran cita de los octavos de final. Por el contrario, Bono ha sido el portero utilizado por Lopetegui para disputar la Europa League y para terminar los últimos cuatro encuentros de Liga. Ahora la papeleta está en manos de Julen, que no tiene ante sí una decisión sencilla.

Tercer título del Sevilla (2014)

El Sevilla ha demostrado durante estos meses la solidez de su parcela defensiva. Diego Carlos y Koundé, que suman 3.135 y 2.306 minutos respectivamente, han sido una pesadilla para los delanteros rivales. Tampoco hay que olvidarse del catalán Sergi Gómez. A pesar de contar con menos minutos (713) ha cumplido a la perfección siempre que se le ha necesitado.

Si hablamos de recuperadores también tenemos que añadir a jugadores como Fernando y Gudelj, ocupantes de la posición de pivote defensivo. El brasileño ha disputado 2.656 minutos, siendo uno de los futbolistas más admirables de esta plantilla. Por otro lado, el serbio suma 1.202 minutos, siendo también una pieza fundamental para encontrar el equilibrio en el conjunto sevillista. De todas maneras, no podrá estar en la importante cita tras dar positivo en las pruebas PCR de COVID-19.

Julen Lopetegui no podrá contar con Gudelj tras su positivo en COVID-19

Los laterales tampoco han pasado desapercibidos en el esquema de Julen Lopetegui durante esta temporada. Jesús Navas, el Duende de los Palacios, ha sido un puñal por el costado derecho, mientras que un Sergio Reguilón cedido por el Real Madrid ha plasmado a la perfección su papel por el izquierdo. Escudero ha logrado jugar 774 minutos, cumpliendo con lo que el equipo pedía en cada momento y consiguiendo un gol muy necesario ante un rival directo como lo era el Villarreal. Cabe destacar que el canterano Genaro también es un jugador de corte defensivo. También sabe lo que es participar en dicha competición. Incluso Pablo Pérez, que actúa tanto de lateral como de extremo, también puede aportar en parcela defensiva.

En la sala de máquinas, el Sevilla cuenta con un gran repertorio de posibilidades. Joan Jordán, que llegó el pasado verano, ha sumado 2.266 minutos siendo un jugador transcendental en el juego defensa-ataque del conjunto hispalense. La brújula Éver Banega, que ya tiene destino para la próxima campaña, sueña con tocar plata. El argentino cuenta con 2.483 minutos, y con su juego creativo el Sevilla funciona a la perfección. Será el encargado de marcar el tiempo en el que se debe jugar durante todo el partido. Franco «El Mudo» Vázquez también es un jugador dotado de una calidad admirable, y a pesar de no conseguir regularidad en la competición ha sumado 1.085 minutos y tres goles en competición doméstica.

Cuarto título (2015)

Para finalizar, en la creación del juego también nos encontramos al extremeño Óliver Torres. El ex del Oporto ha conseguido la confianza del técnico gracias a sus buenas actuaciones, y es que ha pasado de menos a más hasta ser una pieza importante en el esquema de Lopetegui. Por si fuera poco, también podrá tener la posibilidad de debutar el joven canterano de 16 años Juanlu, junto al talentoso utrerano Pepe Mena. Este último ya sabe lo que significa jugar la Europa League, ya que debutó en dicha competición el pasado 28 de noviembre.

En el sector ofensivo encontramos jugadores muy completos. Ocampos es un claro ejemplo de ello. Sin ser extremadamente exagerados, podemos decir que Lucas ha sido de los jugadores más completos y regulares de la Liga 2019/2020 consiguiendo unos números de ensueño con 14 goles en 2.753 minutos. Hacia el otro extremo encontramos a Munir. El jugador de 24 años no ha tenido la regularidad esperada, pero sus buenas actuaciones le hicieron tener un tramo final de temporada dulce. Ha conseguido sumar 5 goles y 2 asistencias en 1.254 minutos.

En el mercado invernal el equipo se reforzó con En-Nesyri y Suso, dos jugadores muy eléctricos de los cuales la afición rojiblanca no ha podido disfrutar demasiado por el momento. El marroquí llegó procedente del Leganés y el gaditano del Milan, aunque ya es sevillista para las próximas cinco temporadas.

El delantero holandés Luuk de Jong ha sido objeto de críticas constantes durante todo el año por su falta de gol, ya que tan solo ha sumado 6 en 2.061 minutos de juego. Aún así, Luuk aporta muchas otras cualidades muy necesarias. Es un sacrificado por el equipo en todo momento, incansable en la presión, con buen juego de espaldas y un gran seguro tanto defensiva como ofensivamente en el juego aéreo. Además no nos podemos olvidar del extremo Lara, que hace unos años sufrió una lesión en el ligamento cruzado posterior de su rodilla izquierda que cortó su progresión en seco. De todas maneras, sigue siendo un jugador canterano a tener muy en cuenta para un futuro no muy lejano.

Quinta Europa League del Sevilla, lograda tras vencer al Liverpool (2016)

Con estos buenos recuerdos y el gran equipo formado, el sevillismo tiene motivos para soñar y pensar en alzar la sexta Europa League hacia el cielo de Alemania. Además, los buenos números del equipo en esta atípica temporada hablan por sí solos. Los de Julen consiguieron sumar un total de 70 puntos en la competición doméstica, clasificándose así para jugar la próxima edición de la Champions League.

DEJA UNA RESPUESTA