elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Segunda B

Emmanuel Apeh, la garra y el gol del filial celeste

El Celta, tanto a nivel senior como en su filial, ha vivido un periodo de inestabilidad estas últimas temporadas. Entre esos malos resultados, la figura de Emmanuel Apeh ha sabido brillar con goles e incluso debutar con el primer equipo. Su capacidad anotadora ha sido una constante en Segunda B, y su rendimiento clave para el filial en muchas ocasiones. Pese a que es uno de los jugadores más mayores del equipo de Barreiro, su nivel no debe pasar desapercibido.


Trayectoria


Emmanuel Apeh nació el 25 de octubre de 1996 en Kaduna, Nigeria. El delantero centro comenzaría a hacerse notar en España con sus goles en el filial del Alcalá. Es en la temporada 2016/2017 cuando el Lorca FC se lo lleva a su propio filial como un proyecto de futuro. Ese mismo año destacó al anotar 22 goles en Tercera y llegar a debutar con el primer equipo en Segunda B.

El curso siguiente, al igual que el Lorca, Apeh vivió un ascenso a Segunda y una buena toma de contacto con la categoría al participar en hasta 24 partidos. En esa 2017/2018 en la categoría de plata lograría marcar un total de tres dianas, cifras propias de un joven debutante en un equipo abocado al descenso. Su juventud, unida a su rendimiento con el conjunto murciano, serían suficientes para que el Celta preguntara por él y se lo llevara a su filial.

Desde entonces han pasado dos temporadas, y en ambas Apeh ha cumplido con goles. Entre la 2018/2019 y la 2019/2020 ha sumado 19 goles en 47 partidos con el filial celtiña, en el Grupo I de la Segunda B. Su buen rendimiento -acompañado de lesiones en la plantilla- le permitió debutar con el primer equipo en la 18/19 y contar con minutos en Primera por primera vez en su carrera.


Habilidades técnicas


El prototipo de Apeh es el de delantero centro físico, bueno en el juego de espaldas. Su técnica con los pies tiene bastante margen de mejora, pero es un jugador que controla bastante bien el balón y que descarga bien hacia las bandas cuando el juego lo necesita. Es diestro cerrado, por lo que su manejo de la pierna mala es limitado.

Su técnica, de hecho, es bastante mejor con la cabeza que los pies. Sabe dirigir de maravilla los envíos aéreos y gran parte de sus goles han llegado de testarazos. Es un gran elemento, por tanto, para los porteros ante presiones altas. Baja bien los envíos y es capaz de dirigirlos hacia compañeros cercanos con acierto.


Aptitudes físicas


En este campo es donde Apeh es realmente dominador: su físico y el uso que le da son excelentes. Con su 1,85 es, como se ha comentado, un jugador que domina las alturas. De hecho cuenta con un buen salto vertical que le permite ganar a defensores más altos. Es fuerte y lo aprovecha para defender el balón con su cuerpo. Además cuenta con una buena velocidad, un arma que le sirve en ocasiones para ganar balones al espacio.

Si la técnica tiene margen de mejora, el físico es una cualidad que a día de hoy es su mejor arma, con la que aguantar a defensores y poder favorecer al equipo jugando de espaldas.


Características tácticas


Dependiendo del dibujo lo podemos ver con más libertad o con menos. Apeh es un jugador que tiene buen posicionamiento en el área, lo cual le permite cazar rechaces o estar atento para marcar goles al primer toque. Más allá de esto, su contribución lejos del área se basa en una buena interpretación del juego.

Cuando se encuentra con otro punta -que actúa tras él con libertad- suele orientar sus apoyos y sus balones de espaldas hacia él. Cuando es un único punta el que juega, se ofrece entre líneas y cae al perfil fuerte de juego para favorecer la salida de balón. En ocasiones llega a arrastrar consigo a los centrales lejos de su posición, generando espacios peligrosos a las espaldas del rival que otros compañeros pueden convertir en peligro.


Evolución


Emmanuel Apeh debería estar capacitado para volver a jugar en Segunda teniendo en cuenta su actual rendimiento. A largo plazo su éxito dependerá de lo que pueda progresar como rematador con los pies y con su técnica, además de cómo mantenga su físico. A día de hoy hablamos de un jugador que podría ser llamado a ser clave en cualquier puntero de Segunda B o a tener un rol importante en la plantilla de cualquier equipo mediano de la Segunda División.

DEJA UNA RESPUESTA