elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Entrevistas Fútbol Femenino

ENTREVISTA | Tura Basseda: «La organización de mis días gira en torno al fútbol»

Tura Basseda Ballester (Barcelona 26 de mayo de 1997) empezó a jugar al fútbol con 12 años. Tras disputar tres temporadas en el Sant Jaume dels Domenys, defendió la camiseta de la UE Tancat. Allí creció futbolística y personalmente. Finalmente, estos dos últimos cursos ha jugado en la EFB Calafell, donde ha sido una pieza fundamental para el equipo, además de referencia para sus compañeras como capitana del conjunto dirigido por Óscar Gómez.

La jugadora de 23 años demuestra ser ambiciosa con su futuro, buscando nuevos retos de cara a la próxima temporada. Es la protagonista de esta charla.

Tus primeros pasos como futbolista fueron con 12 años. ¿Qué despertó tu interés por el fútbol?

En mi familia y amigos siempre hemos visto fútbol. Un año nos dio por intentarlo y jugar, y desde ahí no he soltado un balón. Al inicio era por hobby y por pasarlo bien, pero ahora es un estilo de vida.

¿Qué opinión tuvo tu entorno más cercano al saber que querías pertenecer a un equipo de fútbol?

A mi padre le encantó porque mis hermanos no hacen deporte. A mí madre, la verdad, le daba un poco igual. Mis hermanos, mis abuelos y mis tíos siempre me preguntan sobre los partidos.

¿Tienes algún ídolo o alguna jugadora referente? ¿Quién y por qué?

Messi es un dios y yo soy muy fan, pero mi mayor ídolo es Iniesta. Futbolísticamente es una maravilla, es un jugador muy completo, constante, humilde, con buena visión de juego, seguridad, efectividad, técnico, elegante y luchador. No sé, se ha ganado el respeto de todo el mundo, donde va le aplauden porque ha jugado al fútbol y ya. Lo aprecian futbolísticamente pero también por su manera de ser como persona.

Háblanos un poco de tu trayectoria: Sant Jaume dels Domenys, UE Tancat y EFB Calafell. ¿Cómo ha evolucionado Tura como jugadora?

Tura del Sant Jaume dels Domenys empezó siendo una niña súper inocente a la que tan solo le gustaba pasar el rato, así que no buscaba mejorar o autosuperarme. Pero la vida se me complicó y todo cambió, y el fútbol era la manera para canalizarlo todo. Descubrí que cuanto más aprendía a jugar, mejor me sentía. Aún así, yo creo que el paso clave fue ir al Tancat, supuso tener un entrenador con experiencia y conocimientos, hecho que me sirvió para aprender a explotar mis cualidades. Toda mi formación fue en el Tancat. Supe ver mi evolución, era consciente, y eso me hacía estar orgullosa tras ver que de tanto esforzarme por fin lo conseguía. Finalmente, en el Calafell, Tura no ha parado de luchar.

Te podría decir que he mejorado pequeñas cosas, pero han sido dos años de nota al equipo completo. Nos conocemos, nos entendemos y es lo que nos ha hecho tener un fútbol bonito. Ya no veía a Tura como jugadora, veía a Tura y al equipo. La competitividad estos años, en este club, ha sido nuestro objetivo y eso, quieras o no, por otra parte también te hace autoexigirte. Han sido años para matizar e intentar mejorar pequeñas cosas que después marcarán la diferencia.

¿Qué recuerdas con mayor ilusión de tus etapas en los tres equipos?

Sant Jaume me marcó mucho en el sentido de poder hacer lo que queríamos. Al final éramos el primer equipo femenino del pueblo, niñas haciendo algo por y para nosotras mismas y por iniciativa nuestra. El Tancat me marcó futbolísticamente. Ahí sentí que tenía cosas que aprender y que después podría aportar. Aprender es maravilloso, y en conjunto hace que crezcas como persona. Por su parte, en el Calafell me marca la exigencia que cada jugadora tenía hacia ella misma, el compromiso, las ganas y el no rendirse.

«La vida se me complicó y todo cambió, y el fútbol era la manera para canalizarlo todo»

Anteriormente has comentado que la vida se fue complicando. ¿Qué significa el fútbol para Tura?

El fútbol para Tura es un estilo de vida. Soy una persona que se lo toma muy en serio. Si he de ir a entrenar con 39 de fiebre voy, si tengo exámenes también voy. Durante mi día a día pienso en eso. La organización de mis días gira en torno al fútbol. Es algo que se puede disfrutar y a la vez te puede frustrar, pero nunca te rindes. Siempre soy capaz de encontrar esa fuerza que para otras cosas no he tenido. Es querer superarse siempre y sentirse fuerte por no tirar la toalla. Me hace ser mejor. En el campo soy yo misma, sin nadie que juzgue mi vida.

¿Siempre has jugado de mediocentro?

Jugué dos años de central porque no teníamos y muy bien, la verdad.

Por lo tanto, eres una jugadora polivalente. ¿Cómo valorarías tu juego? ¿Más ofensivo o más defensivo?

Intento serlo, sí. Ofensivamente hago mucho daño con pases, gracias a mi visión de juego. Aún así, yo creo que soy más eficiente y completa de manera defensiva.

Como has comentado hace un rato, el Calafell te ha marcado por la exigencia y el compromiso de las jugadoras, entre otras cosas. ¿Qué ha supuesto para ti llevar el brazalete de capitana?

Llevar el brazalete siempre me ha resultado un gran compromiso pero también una motivación extra para mí. En el Calafell sentía que tenía que ser la que más daba o la que mas debía levantar al equipo cuando se caía o bajaban los ánimos de un partido o el ritmo mismo de un entreno. Pero siempre he buscado igualdad entre todas y yo solo quería ser alguien en quien pudieran apoyarse en cualquier situación, externa e interna del fútbol, y poder tener un efecto de motivación sobre ellas. Yo estoy muy orgullosa de haber llevado el brazalete en este gran equipo.

16 convocatorias y 16 titularidades, sumando un gol. ¿Qué objetivos personales tienes de cara a la próxima temporada?

Entrenar más duro, mejorar en general, potenciar lo que ya tengo, ganar confianza y, ojalá, marcar algún gol más.

Como tantos otros deportistas, has tenido que adaptar tus entrenamientos en la época de confinamiento. ¿Cómo te ha ido durante estos meses? ¿Crees que afectará en el rendimiento de cara a la próxima temporada?

Empecé a entrenar en casa como podía, pero arrastro una lesión de rodilla desde hace un año, así que tuve que parar y estoy de médicos. Supongo que sí que afectará en el rendimiento. Aún así, estoy segura de que cuando esté mejor podré recuperarlo.

Has defendido también la camiseta de la selección comarcal de Tarragona. ¿Supuso un salto de nivel futbolístico?

En la selección comarcal nunca había jugado fútbol 11 y me encontré muy perdida. Al final eso se reflejaba en los partidos. Aún así, el Valls nacional se interesó por mí, aunque se vio truncado por mi edad y la dificultad de ir a los entrenamientos. Una pena, de verdad, es una espina que siempre me va a quedar dentro.

Hablando un poco de la actualidad del fútbol femenino en España, ¿qué crees que ha fallado para estar todavía tantos pasos atrás con respecto a otros países como, por ejemplo, Estados Unidos?

Considero que la Federación se puso las pilas tarde, y aún les falta mucho. Además, los medios de comunicación no han sabido darle la visibilidad necesaria. Es ahora cuando se empieza a trabajar en eso. Supongo que Estados Unidos descubrió antes lo que era el fútbol femenino y quiso darlo a conocer.

¿Crees que algún día el fútbol masculino y el femenino estarán equiparados?

Sinceramente creo que no llegaré a vivirlo, pero ojalá ocurra. Me haría muy feliz. Vivimos en una sociedad donde aún hay racismo, transfobia y desigualdad… Imagínate que una mujer se ponga en un deporte así a la altura de un hombre. No creo que la sociedad esté preparada para eso.

Ahora que te conocemos un poco más futbolísticamente, ¿cómo es Tura fuera de los campos de fútbol?

Soy una persona cualquiera con mis más y mis menos. Para mí el valor de la familia y de la amistad es sagrado. Me considero extrovertida, de confianza y muy sincera. Soy luchadora, dentro y fuera del campo, porque es una cualidad que admiro de mucha gente y no me gustaría saber que carezco de ella.

Terminemos. ¿Un sueño por cumplir?

Jugar al fútbol hasta que no pueda más y ser feliz.

DEJA UNA RESPUESTA