elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Bundesliga Fútbol Internacional

Florian Grillitsch, el motor de Hoffenheim

El TSG 1899 Hoffenheim parecía encarar la actual campaña como un año transitorio que asentara las primeras baldosas de un renovado proyecto, pero ha acelerado el paso de manera inefable hasta convertirse en claro candidato a la sexta plaza europea de la Bundesliga. En parte, una de sus mayores herramientas para alcanzar sus objetivos ha sido el centrocampista austriaco Florian Grillitsch.


Trayectoria


Florian Grillitsch nació el 7 de agosto de 1995 en Neunkirchen, localidad de la Baja Austria. Tras criarse en el fútbol base del St. Pölten, dio el salto al fútbol alemán de la mano del Werder Bremen. Allí atravesó varias categorías inferiores hasta alcanzar la cima del primer equipo, donde deslumbró. Sin embargo, tras no renovar, llegó a Hoffenheim hace tres temporadas. Allí se asentó desde el primer momento.

Con su selección nacional jugó en todas las categorías inferiores desde la sub-17, debutando con el equipo absoluto austriaco unos meses antes de llegar libre al Hoffenheim. Allí ha disputado un total de 15 partidos desde su primera convocatoria, siendo una pieza importante para el combinado.


Habilidades técnicas


Uno de los mayores puntos álgidos en su forma de juego es su gran trato del balón. Sabe monitorizar el ritmo de circulación de éste, ya sea a base de entregas cortas y seguras en fases bajas o a base de balones largos y precisos ante bloques altos y presiones agresivas. Esta entrega en largo es, por cierto, una de sus máximas.

Es un futbolista rápido en la conducción del balón, y tiene buen criterio para suministrarlo. Su juego de espaldas es también notable, dado que la capacidad de giro y arrancada también acompañan su forma de actuar en el verde. No arriesga demasiado cuando le presionan colectivamente, pero debe mejorar su juego en espacios reducidos y superpoblados.


Aptitudes físicas


Grillitsch mide 1,87 metros de altura, pero a pesar de esta envergadura física no se presta mucho en el juego aéreo. Es un futbolista ligero y ágil, y gana bastantes duelos individuales gracias a la presencia que posee.


Características tácticas


Un punto importante a destacar del estilo de juego de Grillitsch es que es un centrocampista de rol organizador. Esto quiere decir que no suele prestarse en exceso a acciones ofensivas, ni tampoco suele ser un pivote de carácter defensivo. Él es el encargado de administrar la posesión e iniciar las transiciones con bastante criterio.

Posee una gran lectura de juego y mucha elegancia a la hora de distribuir tácticamente a su equipo. Lee bien los espacios y desmarques de sus compañeros, a los que teledirige el balón con mucha precisión. Además, para no pervivir meramente como nexo entre líneas, también saca a veces a relucir su regate clásico con movimientos verticales cuando no se prestan demasiadas opciones claras en salida.

Es importante destacar que no actúa como pivote estático, sino que, aún no prestándose en acciones ofensivas ni defensivas, baja a recibir el balón en fases bajas para después decidir cómo encontrar a sus verticales extremos. Es por ello que podemos ver constantemente el escalonamiento del doble pivote en el ya antiguo Hoffenheim de Schreuder.


Evolución


Con un perfil de centrocampista regulador y organizador tan arraigado, no cabe duda de que Florian Grillitsch debe permanecer en Hoffenheim para seguir creciendo. Un futbolista muy importante tanto en términos de club como de selección, que avanza lentamente para convertirse en uno de los pilares del sorprendente equipo austriaco.

Posee nivel para un equipo de la zona medio-alta de la Bundesliga, y condiciones muy interesantes para un futbolista de su posición. Es un centrocampista bastante compacto y formado, y debería ser casi una obligación para el Hoffenheim construir un proyecto donde él siga siendo uno de los ejes sobre los que gire todo.

DEJA UNA RESPUESTA