elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Segunda B

Imanol García de Albéniz, una revelación en la sombra

Nacido en Gallarta (Vizcaya) en el año 2000, Imanol García de Albéniz es uno de los cachorros  de la cantera del Athletic Club que más asoma para ser, en un futuro inmediato, jugador de la primera plantilla. La generación del 2000 ha sido una que ha emergido con fuerza estos últimos años: Sancet, Vencedor, Urain, Córdoba, Artola, Cabo… Entre todos estos jugadores también se encuentra Imanol, un jugador que ha ido quemando etapas en el Athletic de una manera discreta. Lateral izquierdo, con gran proyección ofensiva y siempre con un rendimiento excelente.

Tras militar en el Basconia (segundo filial del Athletic) durante una temporada y jugarlo prácticamente todo, dio el salto al segundo equipo. En la actual temporada, a las órdenes de Joseba Etxeberria y en una categoría tan difícil como Segunda B, ha disputado 20 partidos registrando un gol y cinco asistencias. Desde la retirada de Aitor Larrazabal han pasado muchos laterales izquierdos, pero hasta la llegada de Yuri Berchiche no habido ninguno que se haya asentado en esa posición. Por tanto, con el permiso de Yuri, podemos estar ante el futuro lateral izquierdo del Athletic Club.


Trayectoria


Imanol comenzó a jugar a fútbol en su pueblo natal, de la mano del CD Gallarta. En el año 2009, en edad de benjamín, el Athletic decidió ficharle con apenas 9 años. Desde el primer año de alevín hasta el día de hoy, Imanol ha ido pasando por todas las categorías del club vasco hasta llegar al segundo equipo. En la temporada 2018/2019 disputó 36 encuentros en Tercera División con el Basconia, a pesar de quedarle un año como juvenil, y esta temporada con el Bilbao Athletic ha jugado un total de 20 encuentros. Lo hizo anotando una diana, dando cinco asistencias de gol y acumulando 1.725 minutos.


Habilidades técnicas


El lateral izquierdo vizcaíno destaca por ser un jugador cumplidor en todas las facetas del juego. Técnicamente maneja la pelota con ambas piernas, y tiene un buen desplazamiento de balón ya sea en centros laterales, cambios de plano o balones al espacio. Además, tiene un gran control del mismo y se beneficia de ello en muchas jugadas. Le permite superar rivales, asociarse rápidamente con sus compañeros y poder contar con más de una opción de pase.

Pese a jugar de lateral, su variedad de pases es amplia. Normalmente se asocia con envíos cortos y tensos, jugando tanto con futbolistas interiores como exteriores. Es un lateral largo, de ida y vuelta, que tiene claras sus funciones tanto en ataque como en defensa. Suele aparecer en línea de fondo en fase ofensiva, al igual que a zonas más cercanas al área contraria. En zona de finalización, no duda en dar el pase definitivo o en acabar la jugada.


Aptitudes físicas


Imanol García de Albéniz es un jugador que, a primera vista, no destaca ni por su envergadura ni por ser un jugador estéticamente fuerte. Sin embargo, pese a su 1,77 de altura y sus 62,6 kg de peso es un jugador que no rehúsa el contacto físico con el rival. Es valiente y tiene un juego aéreo muy bueno. Además es intenso y rápido, lo cual le permite ganar los duelos cuerpo a cuerpo y la posición rápidamente.

Junto a todo esto, hay que señalar que su capacidad de resistencia es excelente. Gracias a ello puede aguantar todo el partido a un nivel alto y mantener sus acciones rápidas y explosivas con una calidad muy parecida a la del principio del encuentro.


Características tácticas


El equipo de Joseba Etxeberria se caracteriza por intentar mover el balón a máxima velocidad y precisión desde zona de inicio, con el objetivo de llegar a portería en el menor tiempo posible. Además, en el aspecto defensivo, el equipo intenta hacer siempre una presión alta y en campo rival. En caso de pérdida también la llevan a cabo para recuperar la posesión de la pelota. Normalmente, Etxeberria opta por jugar con un 1-4-2-3-1 (dependiendo de las características del rival hay adaptaciones) pero en varias ocasiones ha utilizado el 1-4-3-3 y el 1-4-4-2.

Con este modelo de juego, Imanol García de Albéniz se siente cómodo porque de esta forma entran en juego sus buenas aptitudes físicas y técnicas. Una de las mayores virtudes tácticas de Imanol es la facilidad con la que entiende el juego. Suele interpretar siempre bien lo que demanda cada jugada, tanto ofensivamente como defensivamente. Eso trae consigo consecuencias positivas tanto para equipo como para él mismo.

Imanol es un jugador que interpreta perfectamente lo que ocurre en el campo, tanto en ataque como en defensa

En fase defensiva, siempre está muy encima del rival y no suele dejar que su extremo se dé la vuelta. Además, gracias a su buena interpretación del juego, se anticipa muchas veces a él ganado la pelota y armando el contraataque rápidamente. En caso de que el jugador de banda le encare, siempre está perfectamente orientado y con una buena posición corporal para poder robar en el momento preciso. Imanol es un jugador intenso y contundente, lo que le permite ser un seguro en tareas defensivas. No duda nunca en replegar cuando el equipo pierde la posesión de la pelota. En él, el esfuerzo es innegociable. Pese a no ser un jugador alto, su juego aéreo es muy bueno tanto en fase defensiva como ofensiva.

En fase ofensiva, es un lateral al que le gusta llegar a área rival. Cada vez que puede dobla a su compañero Morcillo por zona interior o exterior, buscando la superioridad. No duda en poner centros al área, pero también le gusta asociarse con los compañeros que juegan en posiciones interiores para acabar recibiendo en área rival. Normalmente, se suma de manera sorpresiva al ataque buscando la amplitud y la profundidad.


Evolución


Imanol García de Albéniz ha sido una de las revelaciones de la temporada del Bilbao Athletic. Lo ha logrado pese a estar a la sombra de grandes jugadores como Morcillo, Vencedor, Sancet, Artola, Areso… A sus 20 años, y tras una década en Lezama, Imanol ha disputado su primer curso con el segundo equipo del Athletic en una categoría tan disputada como la Segunda B. Su papel ha sido más que notable.

Desde que ingresó en la cantera ha destacado por su regularidad y trabajo. Ha demostrado que, a pesar de su juventud, es uno de los candidatos a poder ocupar en un futuro no tan lejano el lateral izquierdo del Athletic Club.

DEJA UNA RESPUESTA