elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Fútbol Internacional Serie A

Ismaël Bennacer, el futuro del fútbol argelino

Nacido en Arles (Francia) en 1997, pero con ascendencia argelina, Ismaël Bennacer es uno de los jugadores con mayor proyección de Europa. La temporada pasada firmó un grandísimo rendimiento con el Empoli que le sirvió para que uno de grandes clubes de Italia decidiera ficharle: el Milan. Bennacer juega como pivote y destaca por su gran tranquilidad y confianza con el balón. A pesar de tener un inicio complicado con el equipo rossoneri (hasta el mes de noviembre no entró en el once titular), Bennacer se afianzó en el puesto y en la actual temporada ha disputado un total de 23 partidos, acumulando 1.920 minutos.


Trayectoria


Ismaël Bennacer debutó como profesional en la temporada 2014/2015. Fue en la Ligue 2 francesa, de la mano del Athlétic Club Arlésien, y a la temporada siguiente el Arsenal se interesó por él. Ese mismo año también había disputado varios partidos con la sub-18 y la sub-19 de Francia. El club londinense no dudó en ficharlo, y Bennacer jugó dos temporadas con el segundo equipo gunner.

En el curso 2016/2017 volvió a la Ligue 2, pero esta vez para recalar en el Tours. Además decidió jugar con la selección de Argelia, una elección que años después -deportivamente hablando- fue muy gratificante para él. Después de disputar 16 partidos con el Tours, decidió hacer las maletas y viajar hasta Italia para disputar la Serie B con el Empoli.

En su primera temporada en el equipo italiano jugó un total de 39 partidos, y a final de temporada logró ascender a la Serie A. Bennacer destacó por su gran talento, y un año más tarde se afianzó como una de las promesas con más futuro en Italia. Por si fuera poco, también pudo ganar la Copa África con Argelia alzándose como el MVP del campeonato. Gracias a eso, el Milan no dudó en ficharle y apostar fuerte por él.


Habilidades técnicas


Ismaël Bennacer es un jugador que, a pesar de su gran calidad y manejo de balón, no destaca por hacer regates imposibles ni por hacer florituras. Es un futbolista que tiene un pie izquierdo sensacional, al que le gusta combinar pases largos y cortos aunque no destaque por por su gran circulación de pelota. Sin embargo, esta temporada ha destacado por filtrar muchos pases entre líneas para los jugadores más adelantados del equipo. Es verdad que muchas veces, por su precipitación, falla y hace controles orientados malos que no se puede permitir debido a su posición. Pese a tener un promedio de acierto de un 85%, promedia 1,6 pérdidas por partido.

Una de sus mayores virtudes es la conducción de pelota. A pesar de no ser un regateador, es capaz de superar rivales gracias a su potencia. También gracias a que utiliza el cuerpo y pone la pierna contraria cuando tiene la pelota, para cubrir el espacio y protegerla. Hay que destacar, además, que por su conducción supera líneas defensivas y desahoga muchas veces al equipo en la salida de balón. Bennacer es un jugador que esconde muy bien el cuero y lo pega a su pie izquierdo para después asociarse con un compañero.


Aptitudes físicas


Bennacer es un jugador que, a pesar de no tener una gran envergadura (1,75 m), se aprovecha mucho de sus condiciones físicas. Es un hombre muy fuerte que nunca evita el contacto físico. Es más, es un jugador muy agresivo, y gracias a tener el centro de gravedad bajo y a su fuerza, forcejea y mete muy bien el cuerpo al rival. Eso le permite robar balones, interceptar pases y forzar el error del rival.

No es rápido, pero tiene una gran potencia que le permite superar a rivales en conducción. Al ser un jugador de escasa altura, Bennacer sufre en el duelo aéreo, pero lo suele compensar siendo inteligente y aprovechándose de las posibles caídas.


Características tácticas


Esta temporada, Stefano Pioli ha diseñado un dibujo táctico bastante claro tanto en fase defensiva como en ofensiva. En la primera, sus jugadores se colocan en un 1-4-4-1-1. En la segunda, el sistema de juego se transforma o tiene un dibujo de 1-3-4-3 con los laterales muy largos y altos.

Ismaël Bennacer juega como mediocentro y su rol es el de un pivote. En fase de ataque y en salida de balón, el argelino siempre intenta despegarse un par de metros del rival ocupando el espacio libre y sacándole ventaja. Tiene personalidad y carácter, y no le da miedo ser el que tenga que recibir el balón en fase de inicio. Es un jugador inteligente, que sabe interpretar el juego, lo que le permite anticiparse a la jugada. Sin embargo, sus orientaciones corporales a la hora de recibir la pelota no suelen ser las mejores. Suele estar orientado mirando hacia campo propio sin saber lo que tiene detrás, y eso a veces se puede convertir en pérdida. Está en constante movimiento para poder intervenir en el juego.

Bennacer es un mediocentro con personalidad e inteligencia que sabe interpretar el juego y anticiparse a la jugada

Además, pese a tener jugadores rivales cerca, no le importa recibir el balón para poder asociarse con algún compañero o iniciar una conducción que supere alguna de las líneas defensivas del rival. No es un jugador que se descuelgue mucho y no suele llegar con frecuencia a pisar área rival. 

En fase defensiva, Bennacer es un jugador muy agresivo que, gracias a su cuerpo, gana la posición a los rivales. Por su visión de juego, también es capaz de anticiparse y de interceptar muchos balones. Sin embargo, es un jugador que muchas veces se precipita y comete muchas faltas en zonas del campo que son delicadas. Es algo que se vio al inicio de temporada, en un par de penaltis innecesarios. Esta temporada, en 20 partidos, Bennacer ha recibido un total de 12 tarjetas amarillas. A pesar de que su gran debilidad sea el juego aéreo, siempre intenta estar atento para poder recoger la pelota ante una posible caída.


Evolución


El ex del Empoli se ha ganado estar en el radar de los clubes de primer nivel a base de rendimiento. Es una apuesta segura, tanto para el fútbol de clubes como para el internacional. Ismaël Bennacer se ha alzado como un producto más de la exitosa cantera argelina, que en los últimos años ha maravillado al mundo con jugadores de la talla de Riyad Mahrez. Un jugador que lo tiene todo para triunfar, quizás no en el escalón más alto del fútbol, pero sí para dar que hablar. Y mucho.

DEJA UNA RESPUESTA