elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Championship Fútbol Internacional

Jamie Shackleton, el ingenio en la medular del Leeds

Jamie Shackleton (Leeds, Inglaterra, 1999) es uno de los grandes talentos de la cantera del Leeds United. Su gran conducción de balón, su velocidad y su visión de juego le han abierto poco a poco las puertas del primer equipo. La posición de interior es la más habitual para él, aunque también puede jugar como lateral derecho.


Trayectoria


En Thorp Arch (centro de entrenamiento del Leeds) han florecido varios futbolistas de gran talento durante las últimas temporadas. Desde Lewis Cook (salió del club por 7 millones de euros) hasta jugadores como Jack Clarke, Robbie Gotts, Mateusz Bogusz o Jordan Stevens. Futbolistas que han dejado bastantes libras en las arcas del club o que empiezan a asomar la cabeza en el primer equipo.

Shackleton es otro de estos jugadores talentosos que empiezan a irrumpir en el profesionalismo. Antes de ello, su paso por el equipo sub-23 significó un momento importante en su etapa de desarrollo. Con el español Carlos Corberán como técnico conquistaron la Professional Development League 18/19 (liga de filiales administrada por la Premier League), ganando en la final al Birmingham City.

Sus actuaciones en las categorías inferiores llamaron rápidamente la atención de un Marcelo Bielsa que no dudó en ofrecerle minutos desde su llegada a Leeds. El 11 de agosto de 2018 Jamie Shackleton debutó con el primer equipo del Leeds United, en un duelo de Championship frente al Derby County.

En su primer curso en el profesionalismo, el inglés sumó 21 partidos en Championship incluyendo los duelos de playoff que disputó frente al Derby County. A nivel de selecciones Shackleton ya ha debutado con las categorías inferiores de Inglaterra, teniendo participación en el equipo sub-20.


Habilidades técnicas


Shackleton es un jugador que protege muy bien la pelota, y su giro y dominio del balón con la pierna derecha le permiten salir muy bien por lado fuerte. La gran conducción de balón en velocidad de su diestra le permite transportar el cuero con suma fineza hasta línea de ataque.

Marcarle es complicado. Su movilidad constante en la zona ancha y juego en varias ocasiones a uno o dos toques dificulta mucho su marca al equipo rival. En el desplazamiento en largo, Shackleton no es un jugador que destaque. Puede tener la capacidad de dar último pase o realizar un envío en profundidad sobre el desmarque del punta, pero no es muy preciso en el juego en largo.

Shackleton destaca por una gran conducción del balón en velocidad, con pierna diestra

En rara ocasión ensaya el disparo. Dentro del área se muestra dudoso. No suele gozar de grandes oportunidades para marcar, pero cuando las tiene se equivoca y se muestra nervioso de cara a puerta. Aunque pierde precisión en el pase o en el disparo, el dominio de su pierna izquierda es bastante correcto.

Shackleton es un jugador muy habilidoso y desequilibrante. Tiene la capacidad de deshacerse de sus rivales a través de regates o amagos con salida, por norma general, por lado fuerte. La calidad con la que cuenta, su visión y su lectura del juego le hacen tener una buena toma de decisiones en los metros finales.

A pesar de su dinamismo y nervio en prácticamente todas las jugadas en las que participa, tiene un buen dominio del tempo, optando casi siempre por la mejor opción de pase. En caso de que no sea así, su capacidad de retorno a través de su punta de velocidad es muy buena.


Aptitudes físicas


Shackleton es un jugador de baja estatura y con un centro de gravedad bajo. Su dinamismo y su velocidad endiablada, aunados a su fantástica conducción de balón, le permiten transportar la pelota con suma calidad. A la hora de protegerla se sirve en gran medida de su potente tren inferior para mantener a raya las embestidas del rival.

En el juego aéreo es un futbolista que no destaca. Su envergadura y poca presencia le hacen perder la mayoría de estos lances. En los duelos cuerpo a cuerpo por hacerse con el dominio del esférico no es un futbolista diferencial. Cuenta con unas piernas fuertes y protege bien la pelota, pero su falta de físico le penaliza en esta serie de acciones.

Su capacidad de retorno es fantástica. Tanto de lateral derecho como de interior recupera rápidamente la posición a través de su velocidad. Tales son su rapidez y su efecto sorpresa que en ocasiones consigue robarle el balón al rival, por lo que su perfil de recuperador dentro del equipo también es de valorar.


Características tácticas


Shackleton es un futbolista que puede actuar tanto de interior, posición habitual, como de lateral derecho. En el 1-4-1-4-1 habitual de Marcelo Bielsa ha jugado tanto de interior derecho como de interior izquierdo. Al inglés le gusta recibir el balón a la espalda de la línea medular rival, dejar libertad en la salida de balón al pivote e intentar jugar entre líneas ofreciendo constantes posibilidades de pase. Si el equipo rival realiza una presión adelantada, Shackleton puede retrasar su posición para ayudar al pivote en la construcción de la jugada.

En ocasiones puntuales en las que este pivote abandona su posición, Shackleton realiza coberturas ocupando su zona hasta que el jugador retorne a sus dominios. Es un chico muy comprometido con el equipo, buen lector del juego y reactivo tras pérdida. A partir de su velocidad recupera rápidamente la posición para evitar dejar al equipo expuesto.

Cuando juega en campo rival, Shackleton es un futbolista dinámico y de toma de decisiones muy rápida. A pocos toques busca la mejor opción de pase, mostrándose siempre muy preciso utilizando su pierna derecha. La amplitud de movimientos con la que cuenta le permite, en ocasiones, llegar a línea de fondo y dar último pase.

El futbolista del Leeds puede actuar tanto de interior como de lateral derecho

En su rol como lateral derecho, Shackleton se muestra un jugador más que eficiente. Riguroso y perseverante a la hora de marcar a su jugador. No pierde la pista del extremo rival y limita mucho su radio de acción. Sus movimientos defensivos no le privan de ser un activo importante en ataque, ya que la punta de velocidad con la que cuenta le permite instalarse rápidamente en tareas ofensivas. En todo momento se muestra un lateral muy asociativo con inercia a actuar en la zona interior, dejando más la banda para el extremo.

En partidos puntuales o en acciones concretas, el inglés realiza marcas individuales. Sigue la pista a algunos de los medios rivales limitando su foco de acción y evitando que se interne en exceso en campo rival. Una ayuda encomiable al pivote y que nos habla a las claras de lo sacrificado y comprometido que es este futbolista en labores defensivas.


Evolución


Shackleton es todavía un melón por abrir, pero sus inicios en el profesionalismo prometen. Un jugador con un dominio de balón fantástico, visión de juego y muy comprometido en labores defensivas. En un equipo tan competitivo y con jugadores de alto nivel en el centro del campo se ha conseguido hacer un hueco y gozar de oportunidades en la primera plantilla.

Las oportunidades que le ha brindando un gran formador de jugadores jóvenes como Marcelo Bielsa le han permitido desarrollarse de manera gradual en el primer equipo. Una evolución muy bien llevada, respetando sus etapas de crecimiento como jugador y que ahora se ve refrendado con el buen rendimiento en el primer equipo.

Siendo un futbolista que juega muy bien entre líneas y ofrece constantemente oportunidades de pase, debe ser más determinante y participativo en el juego del equipo. Sus intervenciones son buenas jugando en varias ocasiones a uno o dos toques, y sus conducciones de balón con pierna derecha son brillantes, pero debe ser un jugador que absorba más el juego del equipo. Sus dotes físicas y técnicas son perfectas para un futbolista que sabe guardar la pelota, gestionarla de la mejor manera y aportar mucha clase e ingenio a cualquier plantilla que se precie. Un prototipo de jugador de baja estatura y de tren inferior fuerte más dado en países como España que en Inglaterra.

El posible ascenso del Leeds a Premier League podría precipitar su salida en modo de cesión. Un conjunto donde el inglés se pueda sentir importante y contar con más minutos. Ser uno de los principales generadores de juego y seguir formándose como futbolista fuera del amparo de su club de formación.

DEJA UNA RESPUESTA