elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Fútbol Internacional Jupiler PRO League

Jhon Lucumí, la contundencia en la defensa del Genk

Jhon Lucumí (Cali, 1998) es uno de los grandes defensores con los que cuenta Colombia para los próximos años. Un zaguero de gran presencia física, capacidad de anticipación, muy fuerte al choque y un gran juego aéreo, principalmente a nivel defensivo. También se puede desempeñar en la posición de lateral izquierdo.


Trayectoria


Jhon Lucumí pertenece a la cantera del Deportivo Cali. En 2015 debuta en liga con el primer equipo, con Fernando Castro como técnico. A nivel internacional su primer partido se produce en Copa Libertadores, en un partido frente a Racing Club de Avellaneda.

Tras realizar una notable campaña con el conjunto colombiano en 2018, el Genk decide hacerse con sus servicios. El 12 de agosto de 2018, Lucumí debuta en la primera división belga, en un choque frente al Oostende y con Philippe Clement como técnico. En su primer curso en Europa, Lucumí suma 17 partidos en liga, conquistando el título al final de la temporada.

En el curso 19/20 el central colombiano se consolida por completo en el once titular del Genk. Suma 22 partidos disputados en liga, anotando un gol y dando una asistencia. También se produce su debut en Champions League, en un partido de fase de grupos frente al Salzburgo.

A nivel de selecciones, Lucumí ya ha debutado con la absoluta colombiana. El 4 de junio de 2019 iniciaba su periplo en la selección mayor, en un partido amistoso frente a Panamá y con Carlos Queiroz como técnico. A nivel oficial debutó en la Copa América 2019, en un partido de fase de grupos frente a Paraguay.


Habilidades técnicas


Lucumí es un central con buena salida de balón y con gran zancada a la hora de iniciar el juego desde atrás. No cuenta con una conducción de balón primorosa, pero puede utilizar los dos pies a la hora de desplazarlo en corto, principalmente con la pierna izquierda.

Cuando el juego no se puede iniciar en corto o hay algún desmarque de los hombres de ataque, Lucumí es un central asiduo a realizar desplazamientos de media-larga distancia con su pierna izquierda. Su juego principalmente es en corto, pero tiene una buena visión espacial a la hora de leer los desmarques de sus compañeros en línea de ataque. Sus servicios suelen ser precisos, encontrando en varias ocasiones al compañero de línea de ataque.

Fuente: Wyscout y KlipDraw.

Ante la presión rival es un futbolista que puede jugar al primer toque. Rompe líneas a través del pase para que la jugada siga su correcto desarrollo. En momentos muy puntuales del juego, y ante unas líneas de presión muy bajas, Lucumí se puede aventurar en ataque y probar disparo con pierna izquierda.

Su poderosa zancada le permite introducirse en campo rival con más facilidad, rompiendo líneas de presión en ocasiones a través de sus conducciones rápidas con pierna izquierda. Sus apariciones desde segunda línea y su gran físico hacen muy difícil pararle en esta serie de acciones.


Aptitudes físicas


Lucumí es un central de gran envergadura y presencia física. Cuando tiene que ir al choque es un futbolista muy contundente, alejando a su marcador de la zona de peligro. En acciones en las que sale de su zona de dominio para realizar un desplazamiento hacia las bandas, Lucumí es un jugador férreo y difícil de sobrepasar. Acude a los costados encimando y cuerpeando a su marcador, limitando mucho su radio de juego o desviando el balón a saque de banda.

Al mismo tiempo, cuando no consigue cortar y el atacante se puede girar, Lucumí es un futbolista que sufre en el uno contra uno en banda. Los enfrentamientos frente a atacantes rápidos y habilidosos en el costado son difíciles de sujetar por parte del central colombiano. Fuera de sus dominios, y sin poder imponer el factor físico, es más vulnerable y fácil de desbordar.

A la hora de ir al corte, Lucumí es un futbolista con buena capacidad de anticipación. Rápidamente encima a su marcador interceptando en varias ocasiones la pelota y frenando en seco la progresión del ataque del equipo rival. Sus poderosas y largas piernas hacen difícil al jugador rival mantener la posesión de la pelota cuando el colombiano le está marcando y presionando de manera muy intensa.

Fuente: Wyscout y KlipDraw.

En el juego aéreo es un futbolista muy difícil de sobrepasar. Tanto en balones frontales, cuando el equipo rival decide iniciar el juego en largo, como en balones laterales. A la hora de colgar un balón desde las bandas, el colombiano es un futbolista prácticamente infranqueable y que deja muy pocas opciones a los atacantes en lo que se refiere a que la pelota se dispute en el aire.


Características tácticas


Jhon Lucumí actúa de central izquierdo en el habitual 1-4-2-3-1 por el que apuesta Hannes Wolf. En su etapa en el Deportivo Cali llegó a jugar de lateral izquierdo. Su figura respecto a Carlos Cuesta, el central con el que suele hacer pareja de centrales en el Genk, es más rezagada y de guardar la posición.

Mientras que Cuesta suele ser el central con más criterio para sacar el balón y el que más se prodiga en ataque, Lucumí casi siempre le guarda la espalda. Perfectamente colocado y salvaguardando la última línea de presión antes de que el rival amenace portería.

Fuente: Wyscout y KlipDraw.

En momentos puntuales del juego puede seguir la pista del atacante más cercano a su zona y realizar una marca individual sobre él. Puede saltarse la línea de presión en búsqueda del atacante y tener la opción de interceptar el balón o evitar su progreso. Su visión de juego a nivel defensivo y zancada le hacen llegar antes sobre el atacante rival.

A la hora de defender balones laterales, Lucumí es un fantástico activo. En prácticamente ninguna ocasión se desprende de su par. Al mismo tiempo no pierde de vista la trayectoria del balón que se va a servir desde las bandas. Su fantástico juego aéreo defensivo hace muy difícil al equipo rival sorprender al Genk por arriba.


Evolución


Lucumí es un central con un gran perfil físico, pero al mismo tiempo es un jugador con muy buena capacidad de anticipación y lectura del juego, principalmente a nivel defensivo. El colombiano es un futbolista que aprovecha de maravilla las grandes dimensiones de su cuerpo para alejar a los atacantes de la zona de peligro.

Contando con un buen juego en corto y la posibilidad de utilizar las dos piernas a la hora distribuir el balón a pocos metros de distancia, la opción del desplazamiento de media-larga distancia amplía el rango de recursos con los que cuenta el colombiano a la hora de mover el balón.

Su compenetración en la zona de la zaga con Carlos Cuesta es fantástica. Un entendimiento donde se busca el equilibrio en la línea defensiva. Dos roles de central diferentes en los que Lucumí suele tener un perfil más defensivo y rezagado, siendo Carlos Cuesta el encargado más activo de sacar la pelota jugada desde atrás.

Carlos Queiroz tiene en Genk a dos de los centrales más prometedores con los que cuenta Colombia para las próximas temporadas. Dos perfiles distintos pero que deben tener su espacio junto a centrales ya contrastados en el fútbol europeo como Davinson Sánchez o Yerry Mina.

DEJA UNA RESPUESTA