Laia Aleixandri en el Atlético de Madrid

Coraje, corazón y muchísima calidad. Así deberíamos definir en tres sencillos pasos a Laia Aleixandri, una defensa con unas singularidades tan excepcionales que cuesta recordar con tan temprana edad y que la han llevado a unas cotas altísimas e inimaginables hace tan solo unas cuantas temporadas.


TRAYECTORIA


La central comenzó a dar sus primeros pasos en equipos humildes como el Arrabal Calaf y el Sant Gabriel hasta llegar a las categorías inferiores del FC Barcelona con apenas 11 añitos. En la Masía creció futbolísticamente de tal manera que, con 14 años recién cumplidos, ya debutó de manera profesional con el filial culé en Segunda División, equipo en el que permaneció dos campañas más ganando una liga hasta que sin haber cumplido la mayoría de edad, el Atlético de Madrid no desperdició la oportunidad de hacerse con sus servicios.

Con la camiseta rojiblanca, la prometedora catalana ha disputado todos los partidos del campeonato liguero marcando dos goles. De esta manera, ha conseguido ser una fija para la Selección de Cataluña absoluta y para la Selección Española Sub-19 y Sub-20, en las que ha cuajado actuaciones excepcionales. Se empieza a rumorear, con total razón, que no queda mucho tiempo para ver su nombre en una convocatoria de Jorge Vilda.


CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS


Técnicamente, Laia Aleixandri se caracteriza por tener un buen juego con ambos pies, que, a diferencia de muchas zurdas, es un factor muy a tener en cuenta. Por esta razón, suele ser la referencia principal de la zaga para sacar el balón jugado, y la mayoría de las veces, con pases cortos, contundentes y a la mujer que mejor posicionada se encuentre. Prefiere este tipo de combinaciones, aunque si existe la necesidad de realizar un despeje contundente o un desplazamiento en largo, también se siente segura.

También es encomiable el trabajo defensivo que realiza partido tras partido. Uno de sus puntos más fuertes es la colocación. Siempre se encuentra en el lugar idóneo para acudir fiablemente al corte por abajo o a la intervención aérea, la cual, gracias a su buena altura, es una verdadera quimera para las rivales.


CARACTERÍSTICAS FÍSICAS


Tampoco le faltan recursos físicos para convertirse en una jugadora más sobresaliente si cabe. Los 171 centímetros que la constituyen, la buena medida de los tiempos en los saltos, y la extraordinaria relación de potencia y fuerza en las acciones aéreas, convierten a Laia Aleixandri en un evidente peligro en las acciones a balón parado.


CARACTERÍSTICAS TÁCTICAS


Actúa como central por el lado zurdo en un sistema de cuatro defensas en el que se encuentra más cómoda unos metros atrás. No destaca en la recuperación de balón más directa e inmediata, pero gracias a la estupenda colocación, y, por ende, su correcta movilidad, aprovecha su buena lectura del juego para estar pendiente de cortar balones que lleguen cerca de su propia área o cubrir a centímetros e intimidar constantemente a la delantera contraria y no permitir que arme la pierna.


CARACTERÍSTICAS MENTALES


Mentalmente, la colomenca se singulariza por disponer de un liderazgo, una competitividad y una motivación fundamental para triunfar en una categoría de élite como es la Liga Iberdrola. No se amedrenta con el fallo. Posee una fortaleza que va más allá del físico y que la permite competir contra delanteras de mucha mayor experiencia sin que esto se note, y ese detalle habla por sí solo de una jugadora de tan solo 18 años. Un dato que no debe dejarse de lado.


EVOLUCIÓN


Con todo ello, no hay miedo al error si se asegura que Laia Aleixandri es una de las bases del Atlético de Madrid y de la Selección Española para el futuro más próximo. Tampoco sería extraño si en las próximas temporadas algún equipo europeo desea hacerse con sus servicios, pues a pesar de la espectacular evolución que está viviendo el fútbol femenino español, la diferencia con clubes como Wolfsburgo, Olympique Lyon o PSG sigue siendo bastante considerable. Y en absoluto existen dudas afirmando que ayudará de forma mayúscula a la continuación del crecimiento de nuestro fútbol.

Dejar un comentario