elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

La Liga Primera División

Marc Cucurella, la omnipresencia al servicio de Bordalás

Marc Cucurella es omnipresente. Está por todo el terreno de juego y es decisivo en todas las situaciones del mismo. Hace menos de tres años debutó con el primer equipo del Barça, pero pronto vio cómo se le cerraba la puerta del club de su vida. Sin embargo, ni los más optimistas hubieran vaticinado el futbolista en el que se convertiría en menos de dos temporadas a las órdenes de José Luis Mendilibar y José Bordalás. Indiscutible en un Getafe de récord, en la Selección Española sub-21 y en el punto de mira de equipos grandes del viejo continente. El mejor ejemplo de no rendirse nunca.


Trayectoria


Marc Cucurella Saseta (22 de julio de 1998) nació en Alella. Fue allí, precisamente, donde empezó a jugar al fútbol. A los ocho años ingresó en la cantera del Espanyol, club en el que estuvo seis años. Destacó en la Danone Nations Cup y el Barça se quedó deslumbrado tras verle en un partido con la Damm. Guillermo Amor y Alberto Puig fueron sus descubridores y en 2012 ingresó en La Masía. Jugó la Final Four de la Youth League con el juvenil y con el filial blaugrana consiguió el ascenso a Segunda División.

A pesar de que renovó su contrato con el Barcelona en 2017, ni el club ni el técnico del primer equipo le dieron la alternativa y apostaron por Juan Miranda. Cucurella se marchó cedido al Eibar, con opción de compra, en la temporada 2018/2019. Fue en Ipurua, de la mano de Mendilibar, donde se consagró como futbolista de Primera. Y lo hizo en la posición de interior después de haber jugado de lateral en las categorías inferiores del Barça. Su confirmación como jugador de gran nivel ha llegado en el Getafe de Bordalás. Indiscutible en el esquema azulón, Cucurella ha jugado 34 partidos (de 37 posibles) y 2.730 minutos de 3330. Esencial.


Habilidades técnicas


A pesar de ser un jugador que destaca por su físico, Marc Cucurella es un jugador de sobra válido técnicamente. Sus años en el Barcelona hacen que sea un gran jugador en materia asociativa y adaptable a todos los estilos de juego, lo que le hace todavía más peligroso para los rivales. Su capacidad para incorporarse al ataque y desbordar siendo lateral han sido claves a la hora de adaptar su juego a la posición de interior, desde donde es más letal y tiene mayor incidencia en el juego.

Marc Cucurella promedia 30 pases por partido -no son muchos, pero es vital entender el contexto del estilo de su equipo-, pero 15 de ellos son en el tercio final del campo. Es el quinto jugador que más pases por encuentro da en campo rival y ello no hace más que subrayar la trascendencia que tiene en un conjunto tan especial como es el Getafe. Tiene una gran pierna izquierda y uno de sus puntos fuertes son los centros laterales, faceta en la que ha progresado durante las últimas campañas. Una pieza creativa.


Aptitudes físicas


Su complexión física y su altura (1,75 metros) no hacen justicia a su verdadero despliegue físico. Cucurella es un jugador veloz y tremendamente ágil, pero si destaca por algo es por su resistencia física. Esta faceta juega una parte vital en su juego, ya que es habitual verle aparecer en zona de salida de balón rival realizando una presión asfixiante que acaba culminando en robo. Quizás eso sea lo que más le gusta a Bordalás: su capacidad para aparecer en zonas indetectables y crear peligro.

Su transformación al interior le ha hecho -de manera prácticamente instintiva- mejorar en el uno contra uno y hacerse todavía más fuerte en el cuerpo a cuerpo. Marc Cucurella gusta a sus entrenadores. Mucho. Y, sin duda, es porque siempre lo deja todo. El despliegue físico que realiza en cada encuentro hace que hasta el propio espectador pueda acabar agotado de ver esa característica melena aparecer por todas las zonas del verde.


Características tácticas


La progresión táctica de Cucurella es otro de los aspectos más destacables en su juego. Mendilibar pronto se percató de sus cualidades y lo adaptó al interior izquierdo, posición en la que no ha parado de crecer en el último año y medio. Durante este periodo de tiempo ha jugado de interior en el 4-4-2 en equipos diferentes (Eibar y Getafe), pero con más similitudes de las que podría parecer. La presión alta y la utilización de las bandas como arma ofensiva son claves para Mendilibar y Bordalás. De hecho, cuando el Getafe va por debajo en el marcador es habitual verle como lateral izquierdo. Su sociedad con Kenedy, un jugador más creativo y anárquico, ha dado frutos en varias ocasiones.

El internacional sub-21 tiene un gran potencial en la fase ofensiva. Es habitual no verle recibir pegado a la línea de cal, pero tiene un sexto sentido y un gran IQ desarrollado que le hace aparecer donde requiere la situación. Esta campaña ha sumado siete asistencias y es uno de los mejores socios de los delanteros de su equipo. Tiene una gran capacidad de desborde y ha mejorado de manera notable en la toma de decisiones. Hasta el punto de ser sobresaliente en este aspecto.

Cuando su equipo no tiene balón es la primera espada en la presión. Es uno de los aspectos más destacados de su juego. Su presión es asfixiante y continua. Acaba siendo desquiciante para su contrincante. Un pitbull al que hay que sumar el sacrificio defensivo, innato, y su velocidad y efectividad en el repliegue. Promedia más de seis recuperaciones por partido y su mapa de acción en el fuego quema solo de verlo.


Evolución


La progresión de Marc Cucurella durante los últimos dos años ha sido meteórica y ni de lejos ha llegado a su techo. Las decisiones del FC Barcelona le empujaron fuera de un club gigante. No obstante, se supo buscar las habas y convertirse en jugador de Primera en el Eibar. Su sorprendente temporada en el equipo armero llamó la atención de varios equipos, a los que el Getafe se adelantó para firmar a una pieza que encaja como anillo al dedo en su esquema.

En su primera temporada jugando en competiciones europeas, ‘Cucu’ y su Getafe se han cargado al Ajax y el interior es pieza básica de la sub-21 de Luis de la Fuente, en la que es uno de los capitanes. Mientras sigue progresando y asentándose en la élite, espera una llamada de la Selección Española absoluta que llegará más pronto que tarde.

El Getafe ya ha ejecutado la opción de compra que tenía sobre él a final de temporada, pero el verano se prevé movido para el catalán. Su gran campaña ha despertado el interés de clubes de la talla del Atlético de Madrid, Sevilla, Napoli, Chelsea, Bayer Leverkusen, Borussia Monchengladbach y Porto. Media Europa se pega por el jugador del futuro que ya es presente.


Informe individual


1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA