elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Fútbol Femenino Reto Iberdrola

María Molina, seguridad y contundencia para el filial culé

A sus 20 años, la defensa central María Molina (Cornellá del Llobregat, 9 de mayo del 2000) se acaba de incorporar a las filas del filial del Barcelona para disputar la Reto Iberdrola. Lo hará de la mano de Miguel Llorente.


Trayectoria


María y el fútbol se encontraron de manera muy precoz, tanto que en 2009 llegó para defender la camiseta del RCD Espanyol. En el conjunto perico ha pasado toda su etapa de fútbol base, cumpliendo un total de 11 temporadas defendiendo los colores blanquiazules.

Su autoexigencia y su nivel futbolístico le permitieron quemar etapas a velocidad de vértigo. En la temporada 2015/2016 debutó en la máxima categoría de la mano de Toni Polidano, para incorporarse un curso más tarde a la dinámica del primer equipo gracias a su gran proyección. Sus buenas actuaciones le hicieron ir convocada con la selección catalana, consiguiendo un campeonato de España sub-16 y dos subcampeonatos sub-18.

Su progresión se paró en seco tras sufrir una lesión de ligamento cruzado en su rodilla derecha. Tras largos meses fuera de los terrenos de juego, María volvió y demostró una vez más su madurez y sus ganas de triunfar. El filial del Espanyol ha disputado hace unas semanas el playoff de ascenso a Reto Iberdrola, en el que no pudo participar Molina, pero sí fue una pieza fundamental para poder llegar a él.

Actualmente se encuentra en las filas del filial del Barcelona de la mano de Miguel Llorente, para disputar la mencionada Reto Iberdrola. Aún así, ha realizado el stage de pretemporada con el primer equipo dirigido por Lluís Cortés.


Habilidades técnicas


María es una referente dentro y fuera del campo. Transmite liderazgo al equipo dando seguridad desde atrás. Es una central contundente y con criterio a la hora de realizar cualquier acción. Destaca su gran capacidad de colocación en cada jugada, que le hace salir ganadora de muchos de los duelos que disputa frente a la delantera rival.

Es una central moderna e inteligente con muy buen trato de balón. Otra de sus virtudes es la capacidad que tiene para los desplazamientos en largo, superando las líneas de los rivales, aunque también está dotada de una gran técnica para salir en conducción y buscar el pase más acertado gracias a su capacidad de toma de decisiones.

Hablamos de una jugadora muy completa que también destaca por su buena anticipación. Mide muy bien los tiempos, tanto en acciones defensivas como ofensivas.


Aptitudes físicas


La envergadura de María Molina es uno de sus puntos fuertes en lo que a apartado físico se refiere. Utiliza a la perfección sus 1’73 metros de altura para luchar frente a las delanteras rivales. Posee gran agilidad al corte. Su altura le permite manejar a la perfección el juego aéreo, tanto ofensiva como defensivamente, pues gracias a ello y a su potencia puede llegar a ser una futbolista determinante en esa faceta.


Características tácticas


Tiene mucho rigor táctico, por lo que no le cuesta mantener la posición, y se comunica todo el rato con sus compañeras. Estos aspectos le convierten en una líder en el sistema defensivo. Sabe cuándo adelantar las líneas y cómo posicionarse respecto a sus acompañantes en la defensa. Puede jugar tanto de central derecha como de central izquierda, teniendo así un papel principal en la salida de balón. También puede desenvolverse en la posición de líbero gracias a su lectura táctica.

Tácticamente es una jugadora muy bien dotada, pues como ya hemos dicho cuenta con una buena capacidad de anticipación. La joven de Cornellá tiene mucha confianza en sí misma, y su buen posicionamiento en el campo y notable visión de juego le hacen ser una de las jugadoras a tener en cuenta en esta próxima temporada.

Desde su posición entre líneas rivales ofrece alternativas de pase y levanta la cabeza para controlar a compañeras, rivales y espacios. De esta forma, cuando recibe el balón, ya sabe hacia dónde va a jugarlo.


Evolución


Levantar el interés de un club como el Barcelona no es nada sencillo. María Molina tiene tan solo 20 años y su margen de mejora es muy amplio. Por lo tanto, todos los atributos juegan a su favor.

Hablamos de una jugadora muy apta con una progresión a tener en cuenta, la cual dejará asombrado a todo aficionado del fútbol femenino. Quién sabe si más pronto que tarde dejará pinceladas de su talento en la máxima categoría del fútbol español.

DEJA UNA RESPUESTA