elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Fútbol Internacional Sudamérica

Matías Zaracho, la joya de La Academia

Nacido en Avellaneda en 1998, Matías Zaracho es uno de los valores emergentes de la inagotable cantera argentina. Clásico volante, capaz de jugar en el centro del campo o tirado a banda, de corte ofensivo pero con buen trabajo defensivo. A pesar de su juventud, hablamos de una pieza clave en uno de los grandes equipos de la Superliga Argentina, Racing Club. Estamos ante un jugador que guarda perfectamente la esencia del jugador de potrero: balón atado al pie, desequilibrante y difícil de echar al suelo.


Trayectoria


Ingresó en Racing con apenas 8 años, pasando por todas sus categorías hasta llegar al fútbol profesional. Tras quemar etapas en las inferiores, en 2016 debutó con el primer equipo contra Unión y sus apariciones tuvieron cierta continuidad en inicios del 2017. La llegada de Germán Coudet al banquillo de Racing, a mitades de 2017, supuso el asentamiento de Zaracho en el once habitual del primer equipo.

En 2019, Racing Club se proclama campeón de la Superliga Argentina con Matías Zaracho como uno de los jugadores más destacados. Su buena temporada se ve recompensada con la llamada de Scaloni, que le haría debutar con la absoluta ante Marruecos y llegó a estar preseleccionado para la Copa América 2019, de la que una lesión le apartó de la lista definitiva.

Antes, había vestido la camiseta de Argentina sub20 en 7 partidos. Actualmente forma parte de la selección sub23, disputando el Preolímpico.


Habilidades técnicas


Diestro, con buen manejo de la pierna no dominante, para controlar el balón sale bien por ambos perfiles gracias su buena orientación corporal, realizando buenos controles orientados bajo presión que le permiten progresar en el juego con cierta facilidad. Las conducciones y los golpeos de balón suele ejecutarlos con la derecha. Juega con el balón muy pegado al pie y lo protege de manera muy eficiente, lo que le facilita el manejo de la pelota en espacios reducidos. Su juego con la cabeza es correcto, pero apenas gana disputas aéreas.

Una de las grandes fortalezas del volante argentino es su vertical conducción. Sin ser un excelente regateador, es capaz de sortear rivales en conducciones veloces y precisas, con gran frecuencia de toque de balón. Utiliza muy bien el cuerpo para proteger el cuero ubicándose entre balón y rival.

Sus pases son tensos y precisos, con los que es capaz de superar líneas de presión. Realiza buenos pases cortos y largos en diagonal, llevando el balón a zona débil después de acumular rivales en otra. También recurre al pase frontal, raso o elevado, buscando a la referencia. Zaracho ofrece la posibilidad de jugar al primer toque de forma vertical o dando continuidad al juego cuando no se puede progresar. En zona de finalización busca pases finales, generando una media de una asistencia de tiro por partido. Tiene un buen promedio de pases completados por partido (85%), siendo un jugador muy influyente en la construcción de los ataques de Racing.

Matías Zaracho es uno de los lanzadores a balón parado en saques de esquina y faltas laterales, puesto que tiene un buen toque de balón y domina diferentes tipos de golpeo, pero no en carrera. A pesar de no tener un gran disparo de media distancia, acostumbra a probar suerte todos los partidos (1,6 tiros por partido).

Defensivamente hablando, destaca la toma de decisiones para elegir el momento de realizar entradas a ras de suelo y la calidad de las mismas. Más de la mitad de sus acciones en un partido las resuelve de forma exitosa, finalizando la jugada o recuperando la posesión.


Aptitudes físicas


Zaracho es un jugador que, a pesar de su estatura, tiene grandes cualidades físicas. La más destacada de ellas es su gran capacidad de resistencia, jugando casi en la totalidad de los partidos los 90 minutos. Además, se trata de un jugador con mucho recorrido, capaz de aparecer por todas las zonas del campo tanto en defensa como en ataque.

Sus acciones suelen ser muy explosivas, tiene un gran cambio de ritmo y es rápido en carrera, con y sin balón. Su fuerte tren inferior le otorga un gran equilibrio, lo que le permite ser un jugador competente en el cuerpeo y que aguanta las entradas rivales. En situaciones de uno contra uno defensivo tiene una buena actitud corporal, baja el centro de gravedad y es un jugador difícil de superar; atendiendo a las estadísticas, Zaracho gana la mitad de sus duelos.

No ha sufrido ninguna lesión importante y suele perderse muy pocos partidos por cuestiones físicas.


Características tácticas


Sus buenas cualidades técnicas y físicas vienen acompañadas por la inteligencia y compresión táctica del juego. La versatilidad y dinamismo que aporta al funcionamiento táctico del equipo le ha convertido pieza clave en el sistema de Racing, tanto en labores ofensivas como en defensivas. Partiendo del 1-4-4-2 en rombo, Zaracho parte como el vértice derecho del diamante y es capaz de aparecer por todas las zonas sin invadir espacios lógicos de intervención de otros compañeros. Reconoce las situaciones en las que requiere ofrecer amplitud o juego interior, así como ocupar una zona para generar superioridades.

Jugador inteligente, muy familiarizado con los mecanismos tácticos del equipo, se mantiene conectado en todo momento durante las fases ofensivas y defensivas. Tiene buenos movimientos con y sin balón fruto de la capacidad para anticipar la jugada y su dinamismo.

En salida de balón, se sitúa a la espalda de la primera línea de presión y es una de las referencias del equipo en la construcción del juego. Se orienta corporalmente de forma correcta para tener mayor control visual de la situación. Cuando recibe es, casi siempre, para progresar en el juego, donde destacan sus verticales conducciones superando y/o fijando rivales.  Si no hay posibilidad de progresar, utiliza pases de continuidad a uno o dos toques, dando velocidad a la circulación de balón.

Cuando recibe es, casi siempre, para progresar en el juego, donde destacan sus verticales conducciones

Una vez superadas las primeras líneas de presión, Zaracho se siente muy cómodo en transiciones rápidas donde suele tomar buenas decisiones y dar continuidad con interesantes movimientos sin balón. Además, suele ofrecerse como una opción más para progresar en el juego y llegar a zonas de finalización. En ataque posicional y apareciendo en zonas interiores, tiene una gran habilidad para encontrar el pase vertical que permite progresar. Antes de recibir el balón obtiene información visual de su alrededor, lo que le permite atacar espacios con desequilibrantes conducciones que generan desajustes en el sistema defensivo del equipo contrario. Apareciendo por fuera, ofrece buenos movimientos sin balón buscando la espalda de lateral y central. Si recibe en sector izquierdo realiza conducciones diagonales buscando el último pase.

En transiciones rápidas con superioridad ofensiva realiza buenos movimientos sin balón, ofreciéndose como una opción de progresar o facilitando la acción de otros compañeros y situándose para actuar en la continuación de la jugada, llegando a ocupar zonas de remate si se da el caso. Cuando es él el encargado de dirigir la jugada, destaca su verticalidad y su toma de decisiones, sus conducciones suelen atraer a más de un rival, generando espacios en el sistema rival.

En defensa interpreta perfectamente su rol, mientras que en la presión alta es uno de los primeros jugadores en saltar, identificando las situaciones en las que debe salir a presionar para limitar el progreso del rival o para intentar recuperar el balón. Por su parte, en bloque medio o bajo su correcto posicionamiento le permite cortar líneas de pase interiores que impiden la progresión. Intenso y con un buen sentido de la anticipación, Zaracho aporta un número considerable de recuperaciones limpias de balón, siendo capaz de reconocer rápidamente cuando el receptor del balón es el oponente directo. Es muy eficiente en la presión, manteniéndose de pie para impedir que el rival le supere y obligándolo a jugar horizontalmente. Destaca las pocas faltas que comete por partido.

Defendiendo el juego exterior en el sector derecho, Zaracho realiza buenas ayudas al lateral impidiendo situaciones de dos contra uno. Cuando el balón esta en el sector izquierdo bascula correctamente situándose cerca del pivote defensivo para equilibrar el equipo.

En transiciones defensivas rápidas cambia el rol rápidamente. Si el balón está próximo a su zona realiza presión intensa. En situaciones de inferioridad en campo propio trata de temporizar para dar tiempo a la reorganización defensiva.


Evolución


Matías Zaracho es, con 22 años, uno de los mejores jugadores en su puesto de la Superliga Argentina. Ofrece verticalidad en una posición donde es complicado encontrarla, cuando entra en acción el juego se acelera y aparece la sensación de que algo puede pasar. Su marcado carácter ofensivo no le impide ser un jugador comprometido con las tareas defensivas, algo que lo convierte en un jugador completo y competitivo. Mentalmente es un jugador maduro, con carácter y personalidad.

Todavía tiene margen de mejora. No gana disputas aéreas. Además, fruto de su ímpetu, le cuesta identificar situaciones de partidos en las que se requieren menos riesgos, tanto en acciones con balón: exceso de verticalidad en sus acciones cuando el momento requiere calma; como sin balón: con resultado adverso salta a la presión de forma precipitada, abandonando su zona y generando desequilibrios defensivos.

Su salto a un club que pelee por competiciones europeas no tardará en llegar

Basta con ver unos minutos de Zaracho para darnos cuenta de que se trata de un jugador diferente, apenas dos temporadas y media le han bastado para consolidarse en uno de los grandes de Argentina. El potencial que demuestra tener ha llamado la atención de grandes clubes europeos, siendo relacionado con el AC Milan o el Atlético de Madrid. Todo parece indicar que su salto a un club que pelee por competiciones europeas no tardará en llegar. Tiene una cláusula de rescisión al alcance de un buen número de equipos (25 millones), salta a la vista que, con las cantidades que se manejan actualmente, no haya sonado con más frecuencia para otros clubes con intereses similares a los nombrados anteriormente. Por sus características, resultaría interesante verlo en España.

A nivel internacional, se viene una hornada de centrocampistas llamados a tapar una de las posiciones que no ha tenido dueño en los últimos años. Jugadores como Exequiel Palacios o el propio Matías Zaracho demuestran maneras para vestir muchos años la albiceleste. Su progresión profesional a nivel de clubes irá ligada a su futuro con la selección. Sin duda, llamado a ser uno de los nombres del futuro para Argentina.

DEJA UNA RESPUESTA