elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Primera Iberdrola

Michaela Abam, potencia para el Betis Féminas

Michaela Abam es -sin duda- una de las futbolistas más físicas de la liga, despuntando con la velocidad y energía que la caracterizan. A pesar de que se intuya inexperiencia por su juventud -22 años- la realidad es la contraria en el caso de la camerunesa. La delantera bética ya ha pasado por tres grandes ligas, la NWSL estadounidense, la Division 1 Féminine francesa y actualmente vive su primera etapa en la Primera Iberdrola.


Trayectoria


La jugadora nació en Camerún pero creció en Estados Unidos. Siendo la pequeña de cuatro hermanos, prácticamente aprendió a andar con el balón en los pies. Fue con cuatro años cuando comenzó a jugar. Y a partir de aquel momento, el fútbol y Abam no se volvieron a separar. La convocaron con el combinado nacional sub-14. Y después pasó a la sub-17, donde, a pesar de ser categorías inferiores, ya comenzó a ser consciente de que era un deporte de élite no implicaba  tare únicamente  en los terrenos de juego, si no que también obligaba a una buena alimentación, descanso o trabajo en el gimnasio sí se quería dar el máximo rendimiento.

A nivel de clubes, maduró en la liga universitaria. Concretamente en el West Virginia University, donde militó durante cuatro años. Se trata de una competición, que aunque no es profesional, se rige por una gran competitividad. Es una mentalidad propia de Estados Unidos, donde existe una gran cultura del esfuerzo. Después de su pasó por la NCAA tuvo su primera experiencia en una liga profesional con la NWSL. Jugó con el Sky Blue, un equipo de Nueva Jersey.

Después comenzó su aventura por Europa. Estuvo en Francia, concretamente en el Paris FC. Allí -por primera vez- vivió prácticas distintas. En Estados Unidos habían menos equipos, lo que significa más competitividad y menos partidos. Allí vio como Olympique y PSG eran los únicos con oportunidades reales de hacerse con la liga. También tuvo que adaptarse a una nueva manera de jugar y a una lengua y cultura distintas. Ahora en Sevilla vive un proceso similar, de adaptación a un país y a una competición con un fútbol, un idioma y unas costumbres distintas.


Habilidades técnicas


La fisonomía de la jugadora le permite tener superioridad en el juego aéreo respecto a sus rivales. Una de  sus cualidades es que intenta anticiparse a los movimientos de sus contrarias. La velocidad que posee le permite vencer las líneas de presión y realizar constantes recuperaciones para el conjunto de Pier Cherubino, además de incorporarse al ataque rápidamente y superar también a las defensas. Michaela Abam, además, es hábil con las dos piernas, y ha demostrado ser capaz de disparar con ambas sin que sus disparos pierdan la potencia que la caracteriza.

Por otro lado, la jugadora busca constantemente cambiar el ritmo de juego. Además, su velocidad le permite crear muchas ocasiones de gol. En este sentido, resulta transversal el desequilibro individual de Abam para deshacerse de las defensas y sorprender a las guardametas.


Aptitudes físicas


Las principales características que posee la jugadora vienen derivadas de su gran físico, que es lo que le permite desenvolverse -como lo hace-en los terrenos de juego. A pesar poseer una altura común (1,70) posee una gran musculatura que es lo que le aporta la velocidad, la explosividad, la potencia o los disparos tenaces. En su caso, se mezclan la genética africana con la mentalidad estadounidense. Michaela Abam figura como una de las futbolistas más fuertes y rápidas de la liga, cualidades que le dan ventaja en una competición en la que predomina la táctica y la técnica, pero que se ha incorporado demasiado tarde al trabajo en el gimnasio.

En el campo se muestra como una jugadora insaciable,  la que más corre para desmarcarse y desequilibrar al rival; pero que también lo hace para defender. La verdiblanca muestra en muchas ocasiones su apoyo a las mediocentros e incluso a la zaga defensiva. Y más todavía, en una temporada tan complicada para el club. Michaela se ha mostrado frecuentemente en los minutos que ha disputado en posiciones mucho más atrasadas que las que le corresponderían.


Características tácticas


La delantera muestra un buen nivel asociativo, sin importar demasiado si está en su posición o realizando una labor más defensiva, siempre muestra su predisposición -y su desespero- por tener el balón y ayudar al equipo. Es una de esas futbolistas que siempre presiona a las rivales, que siempre pide el balón. Cabe destacar aquí la intensidad de la futbolista en las distintas facetas que exige el encuentro.

En la variante más ofensiva, la futbolista demuestra una gran capacidad para el posicionamiento táctico, adelantando o retrocediendo, pero siempre manteniendo la estructura y prestando a sus compañeras el espacio que necesitan para el desarrollo del juego.


Evolución


La evolución de la futbolista, en esta ocasión, no tiene que ver con su posición en el campo. Si no que su progresión se tiene que observar teniendo en cuenta su trayectoria. Michaela Abam creció en un país en el que el estilo de juego se basa en el físico de las jugadoras, en la explosividad. Un fútbol, que sin duda, le ayuda. A partir de aquí, en Francia, ya aprendió algunas directrices de una competición en la que la potencia y fortaleza son importantes pero también lo es la técnica.

Ha aterrizado en una liga como la Primera Iberdrola, donde carece la explosividad y lo importante es saber desenvolverse táctica y técnicamente. Por lo tanto, aquí el valor de la jugadora se ha basado en la capacidad de adaptación a distintos entornos y ligas. Aunque todavía se espera ver a la futbolista mucho más cómoda en el estilo bético.

DEJA UNA RESPUESTA