elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

La Liga Primera División

Mickäel Malsa, un pulmón para la medular del Levante

Mickäel Malsa (París, 1995) es el nuevo stopper para el centro del campo del Levante UD. Llega a la costa mediterránea como uno de los fichajes más ilusionantes tras su paso por el CD Mirandés. Además de su buen rendimiento en el campo, también supondrá una buena operación económica, puesto que llega a coste cero.

Aterriza en un Levante que viene de hacer una buena temporada, y que ha decidido poner el ojo en jugadores de la Liga Smartbank, como también han sido Jorge de Frutos, Dani Gómez o Son. Malsa llega con un muy buen cartel tras deslumbrar en la histórica temporada copera para el Mirandés, así como por ser uno de los jugadores más destacados de la división de plata.


Trayectoria


La trayectoria de Mickäel Malsa ha sido un carrusel de idas y venidas, en el que ha ido de menos a más. En el camino ha superado numerosas adversidades y, a pesar de tener 24 años, es un trotamundos total. Malsa se crió en las categorías inferiores del Sochaux, y tras debutar en Ligue 1 emigró a Bélgica. Tras no cuajar en el Amberes regresó a Francia, al Avranches. Allí dejó muy buenas sensaciones y fue fichado por el Fortuna Sittard holandés, por 40.000 euros. Seis meses después de su llegada, se marchó cedido al Platanias griego para disponer de más minutos.

Al regresar, su carrera parecía que podía correr el peligro de estancarse. El bucle de las cesiones que tanto afectan a los jóvenes que terminan no triunfando parecía perseguirle. Después de su cesión en tierras helenas, fue mandado a préstamo al Albacete, y tras hacer un año decente, recaló en el Mirandés. Después de una última temporada muy buena, Malsa ha dado el salto a la máxima categoría del fútbol español, a petición expresa de Paco López (entrenador del Levante).

El joven centrocampista parisino tiene nacionalidad francesa y martiniquesa. Como curiosidad, es internacional con Martinica, selección que no pertenece a la FIFA. Debido a esta circunstancia, Malsa ha participado en el único torneo oficial que ha disputado Martinica en los últimos años. Fue un jugador clave en la Copa Caribe 2014, en la que cayó en fase de grupos.


Habilidades técnicas


Esta temporada ha limado mucho sus carencias técnicas, y esa mejora le ha permitido dar un enorme salto de calidad. Se trata de un jugador que cada vez tiene más soltura para ofrecer recursos técnicos y pases más complejos. Ofrece siempre una vía de pase a los centrales para poder hacer progresar a la jugada sin precipitarse.

Pese a no ser un jugador especialmente brillante en acciones así, no tiene problema en optar por la eficacia de los pases fáciles y seguros. Hay que añadir que esta temporada, al estar con más confianza, ha dejado un gran repertorio de pases largos y cambios de orientación. Tiene un buen juego de espaldas que aún está puliendo, y que al poseer unas buenas cualidades físicas le exige una menor necesidad de repertorio técnico.


Aptitudes físicas


Sin duda alguna, sus características físicas son su mayor fuerte. Es un centrocampista incansable, al que le gusta participar en todos los aspectos defensivos y ofensivos del partido. Un jugador participativo, y que no deja de correr en los 90 minutos. Por si no fuera suficiente, es un jugador muy rápido. Su velocidad le convierte en un hombre que actúa como primer eslabón en las coberturas a la línea defensiva. Pese a realizar labores principalmente de contención, también se suma una línea de pase de apoyo al ataque.

En el juego aéreo también es muy poderoso, y gracias a sus 1,79 metros es una buena baza en las disputas de balón. No tiene problema en hacer uso del contacto físico para ganar la posición al rival.


Características tácticas


Tácticamente, Malsa es un jugador que roza el sobresaliente. Es un centrocampista muy versátil que se adapta perfectamente a lo que el equipo y el partido le exijan. Arranca desde su zona natural, el pivote, y se incorpora a la zona de interiores más adelantados para ofrecer una vía de apoyo. Dota de una muy buena colocación, que unida a su buen físico, le permite tapar cualquier agujero que pueda tener el equipo.

Por lo general, suele jugar acompañado de un centrocampista más técnico o de dos interiores con tendencia más ofensiva. Es un jugador muy importante para el juego defensivo del equipo, por lo que no tiende a aparecer demasiado por zona ofensiva. Esto no supone un problema porque su espectacular presencia defensiva compensa su poca aparición ofensiva. Su labor como llegador se limita a la espera de rechaces y transformarlos en una nueva posesión para su equipo. Su poco trabajo como atacante se plasma en sus atributos goleadores: 3 goles en toda su carrera.

Malsa es producto de las comparaciones a nivel táctico y físico, con el centrocampista francés N’Golo Kanté.


Evolución


La evolución que ha experimentado el pivote desde su llegada a España ha sido espectacular. Tras llegar al Albacete como un jugador poco reconocido, nadie imaginaba que crecería tanto. Tuvo un primer año interesante, aunque no terminó de mostrar su talento. Dejó muy buenas sensaciones, pero no logró asentarse como pieza importante.

En cambio, el Mirandés decidió apostar por él en este verano, y el resultado fue diferente. Su campaña liguera fue sensacional, y ocupó un rol fundamental en los esquemas del club burgalés. El momento culmen para él fue su impresionante rendimiento en la Copa del Rey. La gran actuación del Mirandés  significó un escaparate inmejorable.

Desde entonces, multitud de equipos aprovecharon su situación contractual para llevárselo a la Liga Santander. Será uno de los jugadores debutantes a seguir en la primera categoría española. El ecosistema de juego y de nivel de equipo que le ofrece el Levante puede ser un factor decisivo para que continúe mejorando su juego.

DEJA UNA RESPUESTA