elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Fútbol Internacional Premier League

Pablo Marí, seguridad y contundencia

El fútbol actual es una continua innovación. En los últimos años hemos presenciado la aparición de un ejemplo más: el defensa central con buen dominio de balón, capaz de sacarlo jugado para no tener que rifarlo por alto. De todas maneras, esto no impide destacar a otros zagueros de corte más «clásico». Aunque no pertenezca a la élite de su posición, Pablo Marí (Almusafes, España, 1993) es un futbolista que no ha parado de crecer en los últimos tres años a base de contundencia, dominio aéreo y pura inteligencia.


Trayectoria


Pablo Marí, de 26 años de edad, dio sus primeros pasos serios en el fútbol a los 17. Lo hizo de la mano del filial del Mallorca, tras haber pasado por su equipo juvenil. Entre las temporadas 10/11 y 11/12 sumó un total de 41 partidos disputados en 2ºB, a los que hay que añadir un debut en Primera División con el equipo principal de los bermellones. Ocurrió el 20 de noviembre de 2011, en un enfrentamiento ante el Granada en el Nuevo Los Cármenes. A pesar de haber gozado de otra testimonial aparición a finales de Liga, no volvió a entrar en los planes de los «mayores».

El central de Almusafes abandonó el Mallorca una vez finalizado el curso 12/13, a pesar de haber aumentado su protagonismo a 29 partidos. No pudo evitar el descenso del filial isleño a Tercera División, y tras consumarse hizo las maletas con destino Tarragona. A partir del verano de 2013 comenzó a defender los colores del Nàstic, primero en 2ºB (71 partidos en total) y más tarde en Segunda (25 apariciones). Su buen rendimiento llamó la atención del Manchester City, que en el mercado estival de 2016 adquirió sus derechos para inmediatamente cederlo al Girona. Apenas gozó de 600 minutos de juego con los catalanes.

Pablo Marí es el primer español de la historia en alzar la Copa Libertadores

A partir de 2017, el valenciano comenzó a vivir grandes puntos de inflexión. Para bien, claro. El primero llegó con su segunda cesión consecutiva, esta vez al NAC Breda neerlandés. Cayó de pie, y logró ser capitán del equipo de la Eredivisie a pesar de su condición de jugador de paso. Una vez curtido, el City volvió a deshacerse de él en beneficio del Deportivo. En A Coruña disputó un total de 38 partidos, destapándose como uno de los mejores centrales de aquella Segunda División (si no el mejor). El ascenso frustrado del Dépor, que habría supuesto el traspaso definitivo de Marí al club gallego, provocó que el Manchester City lo vendiera a Brasil. Concretamente al Flamengo, equipo en el que logró continuar con su buen rendimiento y convertirse en el primer español de la historia en ganar la Copa Libertadores.

Actualmente se encuentra cedido en el Arsenal, principalmente para jugar con el equipo reserva, pero antes de la explosión de la crisis del COVID-19 logró disputar un partido completo en la Premier League de la mano de Mikel Arteta. Fue en la victoria gunner (1-0) ante el West Ham, compartiendo zaga con Sokratis y David Luiz. Marí cuenta con la posibilidad de quedarse en el Arsenal en caso de que el club inglés ejecute una opción de compra, hecho deseado públicamente por el propio jugador.


Habilidades técnicas


El actual futbolista gunner es un central con gran dominio de la pierna zurda, que utiliza con diferentes objetivos. Por una parte, a pesar de su condición de zaguero, cuenta con un excelente desplazamiento en largo a los jugadores de ataque que más de una vez ha sorprendido al equipo rival. Hablamos de un golpeo muy preciso, que en escasas ocasiones no ha terminado con el esférico en la bota del compañero. Por otra parte, también presume de una potencia de disparo que, a pesar de no haberse visto traducida en gol frecuentemente, aumenta la lista de amenazas que supone tener delante a este jugador.

Marí es, además, un muy buen rematador de cabeza, inteligente a la hora de colocar el balón en el hueco más inaccesible. Ha protagonizado goles de esta naturaleza con casi todas las camisetas que ha vestido, varios de ellos responsables de victorias.


Aptitudes físicas


Pablo Marí es un auténtico baluarte, muy dado a imponerse a los atacantes por poderío físico. Su 1,93 de altura le permite ser un gran activo tanto en el balón parado defensivo como el ofensivo, con varios goles anotados y evitados en su haber. Es un seguro de vida siempre que la pelota va por el aire, disciplina en la que pocas veces es superado. Todas estas virtudes convierten al defensor de Almusafes en una seria complicación para cualquier delantero, sobre todo si es de área. Por ello, su aterrizaje en el físico fútbol inglés cobra más sentido que nunca.


Características tácticas


Poco hay que decir de Pablo Marí en este sentido, ya que se le puede considerar como un central zurdo clásico. Sus grandes condiciones físicas le convierten en un defensor que no aporta demasiadas florituras, pero que es efectivo a la hora de realizar su trabajo. Por esta razón, se adapta perfectamente a cualquier sistema con cuatro o cinco zagueros.

A ello hay que sumar su buena capacidad de entendimiento con el jugador que le acompañe en la zona. En A Coruña, por ejemplo, formó junto a Domingos Duarte (ahora en el Granada) una pareja de centrales considerada por muchos como la mejor de aquella Segunda División 18/19.


Evolución


Lo general a la hora de hablar de futbolistas más cercanos a la treintena que a los 20 es pensar que su margen de evolución no es muy grande, pero Pablo Marí ha demostrado en las últimas dos temporadas y media una escalada de rendimiento muy poco habitual. Aterrizó en Breda y se convirtió en un fijo. Al año siguiente lo hizo en A Coruña, esta vez para defender al Deportivo, y también lo fue. Lo mismo ocurrió en el Flamengo, con el que ganó la Copa Libertadores. El aumento de exigencia nunca le ha supuesto un problema.

La crisis del COVID-19 ha convertido su reciente estancia en el Arsenal en una etapa muy inusual. Aún así, si el club londinense decide adquirir en propiedad a Pablo Marí no es descartable que su protagonismo en el equipo aumente exponencialmente. Es una misión bastante más complicada que las anteriores, pero el valenciano cuenta con las capacidades necesarias para, como mínimo, ser tenido en cuenta por su compatriota Mikel Arteta.

DEJA UNA RESPUESTA