elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

La Liga Primera División

Sergio Reguilón, el Mirlo blanco que vuela en el Sánchez Pizjuán

Sergio Reguilón se ha adaptado a la Primera División española de una manera inmejorable. En los dos años que lleva en la élite del fútbol ha pasado de tratar de hacerse un hueco en el Real Madrid, llegando a sentar a un indiscutible como Marcelo, a ser el lateral izquierdo titular en el Sevilla dirigido por Julen Lopetegui. Tampoco ha pasado inadvertido para la Selección Española, en la que todavía no ha debutado pero sí formado parte de alguna convocatoria.


Trayectoria


Reguilón nació el 16 de diciembre de 1996 en Collado Villalba (Madrid). A la edad de 8 años comenzó a jugar al fútbol en la Fundación Real Madrid de Becerril. En 2003 se fue al EFM Villalba, pero regresó a la cantera blanca en 2005, incorporándose al Benjamín A. Desde entonces completó su formación como futbolista en Valdebebas, pasando por todas las categorías.

Del Juvenil A pasó al Real Madrid Castilla entrenado por Zinadine Zidane. Con el equipo filial debutó en un amistoso y tres días después se marchó cedido a la UD Logroñés. Volvió al filial del Real Madrid en enero de 2016, de la mano de Luis Miguel Ramis, para ser titular indiscutible hasta el final de la temporada. Aún así, en agosto de ese mismo año volvió a salir cedido a la UD Logroñés. Tras esa temporada volvió al Castilla en 2017, siendo uno de los capitanes del equipo dirigido por Santiago Solari.

El salto al primer equipo del Real Madrid lo dio en 2018, cuando Julen Lopetegui decidió llamarlo para hacer la pretemporada para después confirmar su presencia en la plantilla madridista ese curso. Fue tras la marcha de Lopetegui cuando, otra vez a las ordenes de Solari, empezó a ganar importancia, llegando a quitarle la titularidad a Marcelo. Con la vuelta de Zidane al banquillo blanco volvió a salir cedido, esta vez al Sevilla FC.


Habilidades técnicas


El lateral izquierdo madrileño destaca por ser un cumplidor que no suele adornarse. Esto no quiere decir que técnicamente sea malo, de hecho es un jugador muy apto en este sentido. Una de sus cualidades más destacables es el desplazamiento en largo de balón, ya sea para realizar un centro, un pase de larga distancia sobre el delantero o un cambio de orientación. Es difícil verle fallar en acciones de este tipo. Otro de sus puntos fuertes es su control de la pelota, en especial con su pierna izquierda, siendo capaz de controlarla y jugarla con gran rapidez.

Es un jugador cumplidor con una gran técnica, buen desplazamiento en largo y mejor control de balón

Si prestamos atención a la faceta defensiva, es un jugador correcto técnicamente. Reguilón es capaz de realizar cualquier acción de contención satisfactoriamente. Hay una en la que sobresale notablemente: la anticipación. Mide a la perfección los tiempos para adelantarse al rival y robarle el balón antes de que le llegue. Es una acción que le permite salir con potencia hacía el campo rival, iniciando un contraataque que suele llevar peligro.


Aptitudes físicas


A pesar de no destacar por una gran envergadura (1,78 metros de altura y 68 kg de peso), es un jugador valiente que no se achica ante los duelos cuerpo a cuerpo, independientemente del rival. Lo que, junto a la intensidad con la que juega, le permiten ganarlos en múltiples ocasiones. Aún así, en el aspecto físico, su mayor cualidad es la velocidad. Tiene un sprint endiablado. Si bien su arrancada es mejorable, su capacidad de aceleración lo compensa con creces.

Además de lo anterior, hay que destacar su excelente capacidad de resistencia, siendo habitual llegar al minuto 90 y verle subir y bajar la banda izquierda sevillista con la misma comodidad que al inicio del partido.


Características tácticas


Sergio Reguilón es un defensa con mucha proyección ofensiva. En el Sevilla entrenado por Lopetegui juega de lateral izquierdo. Aunque, realmente, actúa de carrilero, ya que, aunque parten de un sistema 1-4-3-3, el pivote se queda entre centrales permitiendo sumarse al ataque a los laterales (Jesús Navas y el propio Sergio Reguilón). Da lugar a un sistema 1-3-4-3  en fase ofensiva.

En fase ofensiva tiene un gran potencial. Juega muy abierto, dando gran amplitud al juego del Sevilla, y donde aprovecha su velocidad para incorporarse al ataque y generar superioridades con el extremo. A pesar de que no tiene un compañero habitual en la banda, lee muy bien el juego para coordinarse con ellos. Es habitual verle doblando al extremo por el exterior para recibir y centrar al área. Si su compañero se encuentra ocupando el carril exterior, Reguilón ocupa el carril interior, desde donde penetra en el área o combina con otros compañeros. Cuando el ataque se realiza por la banda derecha, también se incorpora al ataque buscando el remate en el segundo palo.

Reguilón busca generar superioridades en banda con el extremo, jugando con amplitud y profundidad

En fase defensiva hay que destacar su velocidad en el repliegue y la intensidad con la que presiona, gracias a la cual suele robar el esférico u obligar al oponente a retroceder. Además, se debe subrayar su capacidad de sacrificio y generosidad. Siempre está dispuesto a realizar ayudas a un compañero que hay sido superado, independientemente de que haya tenido que bajar la banda a gran velocidad para replegar.


Evolución


A sus 23 años, Sergio Reguilón disfruta de su segunda temporada en la máxima categoría del fútbol español. Ambas en equipos punteros como son el Real Madrid y el Sevilla, donde se ha asentado como titular. Es evidente que ha llegado a la Liga para quedarse y el Real Madrid lo sabe, ya que sigue perteneciendo a la entidad blanca.

La Selección Española también se ha fijado en él. Aunque todavía no ha debutado, que lo empiece a hacer es solo cuestión de tiempo. Seguro que dentro de poco tiempo le veremos recorriendo la banda izquierda con la Roja.

DEJA UNA RESPUESTA