elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

La Liga Primera División

Vinícius, miedo sin susto para la defensa rival

Todos conocemos a Vinícius Junior (Brasil, 2000), una de las mayores promesas del panorama mundial, tutelada por el Real Madrid. Lo cierto es que, cuando entra en el césped, el equipo blanco se adapta a un concepto provocado por la enorme influencia que el brasileño influye en el juego. Pero, ¿cuál es el por qué de esa expresión «miedo sin susto para la defensa rival del Real Madrid»?


Trayectoria


En primer lugar, y antes de responder a la pregunta anteriormente señalada, echaremos un vistazo a su trayectoria profesional. En sus primeros pasos en las categorías inferiores del São Gonçalo, el extremo izquierdo fue reclutado como lateral, posición muy dispar a la que hoy en día se le debe colocar. Realmente, no reúne las condiciones defensivas como para adoptar la posición de lateral en un equipo de Europa. Tras ello, ingresó en la cantera del Flamengo allá por 2010, donde fue escalando hasta llegar en 2016 al combinado sub-20.

Su debut oficial con el Flamengo tuvo lugar en 2017, concretamente el 13 de mayo, en un choque ante Atlético Mineiro que finalizó 1-1. Pocos días más tarde, firmó un nuevo contrato con el cuadro brasileño hasta 2022 y con una cláusula de rescisión de hasta 45 millones. Finalmente, por dicha cantidad fue fichado al poco tiempo por el Real Madrid, quien dejó en Flamengo, en calidad de cedido, a Vinícius hasta 2019.

Más tarde, ya para la temporada 18/19 llega al Real Madrid donde, de la mano de Solari, se convierte en uno de los argumentos ofensivos más notables durante el periplo del argentino. Asimismo, se convierte en el primer jugador del siglo XXI en debutar con el cuadro blanco. Su primer gol llegó en un encuentro frente al Valladolid, donde su ejecución acabó dentro tras rebotar en un defensor blanquivioleta.

En cuanto a su trayectoria internacional, Vinícius logró debutar con la Selección Brasileña en un partido amistoso frente a Perú.


Habilidades técnicas


Vinícius es un futbolista diestro que parte desde la izquierda para mostrar unas conducciones veloces y endiabladas, especialmente difíciles de parar. Con esto, su primer argumento es el desequilibrio. Su capacidad de regatear e imaginar soluciones con el balón en los pies es sencillamente infinita.

Pero lo que es cierto es que presenta una gran carencia a la hora de ejecutar las acciones de finalización. Si bien reúne una buena técnica tanto para distribuir la pelota como para golpearla, lo cierto es que cuando pisa el área entra en un ambiente distinto. En ese momento, deja de ser capaz de sacar jugo de las jugadas. Ya sea por falta de puntería o por errores en la toma de decisión, ni golpea de forma certera ni termina de dar un último pase con precisión.


Aptitudes físicas


Por todos es conocida la inmensa velocidad que tiene Vinícius. Es un extremo capaz de acelerar en pocos segundos, y además mantiene la carrera con potencia y valentía. Así, va cambiando el ritmo de cada partido a su antojo. Sin embargo, su juventud aún le hace algo débil en el aspecto físico. Cuando tiene delante a defensores especialmente rígidos y fuertes, debe recurrir aún más a su habilidad con la pelota.

Por último, su altura no es un aspecto a tener en cuenta para buscar remates de cabeza. Por el contrario, prefiere jugar el balón al pie.


Características tácticas


Bajo el contexto del apartado técnico y físico, podemos responder al plato fuerte del análisis con la expresión que lo abre.

Vinícius es un futbolista capaz de desequilibrar cualquier encuentro, pero no reúne la capacidad de sentenciarlos. La frase del «miedo sin susto» se define en base a que el extremo inflige una sensación de gran inquietud en la zaga defensiva durante un largo periodo de tiempo (correspondiente al momento que tiene el balón en su posesión), pero luego no es capaz de causar el susto en la acción final de su aparición. Concretamente, en el pase o en el tiro, pues, generalmente, el carioca tiene un gran margen de error tanto en la definición como en el golpeo, sin ofrecer demasiado peligro en la ejecución.

Si es capaz de remediar esta carencia, podríamos encontrarnos ante uno de los jugadores más determinantes de la «era post Messi-Cristiano”, ya que Vinícius aporta gran energía a la plantilla blanca.

Vinícius es un extremo desequilibrante y veloz, aunque con carencias a la hora de finalizar

De hecho, su influencia en el césped le ofrece a Zidane una variante táctica de juego al espacio donde el brasileño es la principal baza ofensiva de su propuesta. Ningún jugador en la plantilla, con permiso de Hazard, tiene la habilidad tan desequilibrante ni vertiginosa en el uno contra uno o el uno contra dos, con conducciones mortales para el rival. Su desarrollo, si se asemeja al que tuvo en su momento Sterling, hará aún más determinante su explosividad en las diagonales por banda.

Por otro lado, también se debe destacar la importancia en cuanto a responsabilidad en amplitud que tiene el brasileño. Si bien sus diagonales son su seña de identidad, siempre recibe desde el carril exterior para proceder con una intensa lucha frente a su marca. Ahí comienza a superar rivales hasta atacar el área con el balón en su poder. Un gran ejemplo es el choque frente al FC Barcelona de la ya finalizada temporada (2-0). Otra variante es la de que, frente a equipos cuyos laterales presentan una incesante labor ofensiva, Vinícius es quien se encarga de martillear los espacios libres a las espaldas de los laterales.


Evolución


El recorrido de Vinícius Junior estará fuertemente influenciado por su capacidad para afinar la puntería en las acciones de ejecución. Si logra mejorar este aspecto conforme avance en su madurez, podremos disfrutar, como se menciona previamente, de uno de los jugadores más letales del balompié mundial.

DEJA UNA RESPUESTA