elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Bundesliga Fútbol Internacional

Weston McKennie, un motor en Gelsenkirchen

En la Bundesliga siempre hay muchos diamantes en bruto, y uno de los equipos que más talentos suele importar y exportar es el Schalke 04. Goretzka, Meyer, Neuer u Özil son algunos de los últimos jóvenes que dieron el salto desde el conjunto de Renania. Uno de los más destacados en la temporada 19/20 ha sido Weston McKennie.


Trayectoria


Nacido el 28 de agosto de 1998 en Little Elm, una pequeña ciudad en Texas (Estados Unidos), Weston McKennie pasó a formar parte de las categorías inferiores del FC Dallas, uno de los equipos que forman parte de la Conferencia Oeste en la Major League Soccer, la principal competición futbolística en Estados Unidos. Tras ir superando escalones, en verano de 2016 dejó el Dallas para marcharse a Alemania. Concretamente a la categoría sub-19 del Schalke 04.

Con el equipo sub-19, McKennie disputó 21 partidos en total, anotando 4 goles y repartiendo 4 asistencias. Solo duró una temporada en esta categoría, pues en la 17/18 ya se asentó en el primer equipo. Debutó oficialmente el 19 de agosto de 2017 frente al RB Leipzig, saliendo desde el banquillo. Desde entonces ha acumulado 84 partidos con el Schalke 04, en los que ha anotado 3 goles y dado 7 asistencias. Actualmente es una pieza fundamental en el centro del campo del equipo alemán.

Por otra parte, McKennie ha sido parte de la selección estadounidense desde categorías inferiores. Ha disputado 6 partidos con la sub-17, 9 con la sub-19 (2 goles), 2 con la sub-20, y 19 con la absoluta, habiendo marcado 6 goles y siendo ya titular indiscutible.


Habilidades técnicas


No estamos hablando de un jugador superdotado, técnicamente hablando. No le vamos a ver haciendo dos bicicletas, pero sí que domina muy bien el regate usando el cuerpo, bien amagando con él o bien usándolo para abrirse paso.

Tiene un gran acierto en el pase (80%), y una habilidad que le hace ser clave en las transiciones de su equipo. Cuando recibe, ya sabe dónde están sus compañeros y sus rivales. Esa especie de visión periférica le hace saber si acelerar o ralentizar el juego, si salir en conducción a romper líneas, o estabilizar a su equipo. Ese es un valor muy a tener en cuenta, y que está muy infravalorado en él.

Pero si técnicamente destaca en algo, es en defensa. Su posicionamiento y anticipación le convierten en un hombre muy eficaz en el robo (promedia 1,5 por partido). Además, lee muy bien los posibles sitios por los que sus rivales pueden atacar, y sabe cómo tapar las líneas de pase que desarbolarían el sistema defensivo de su equipo.


Aptitudes físicas


Con 1’85 metros de altura, es un jugador muy fuerte físicamente. Ofensivamente sabe aprovecharlo, como se ha mencionado con anterioridad. Defensivamente aprovecha su superioridad física para ser muy eficaz en el choque. Además, no se deja llevar por el exceso de confianza que muchos tendrían con un físico como el suyo, algo a destacar.

Su capacidad de esfuerzo es muy grande, pues no le importa tener que correr de un lado para otro, siempre que sea beneficioso para su equipo. Es un jugador agresivo al corte, y que va muy bien a la presión. En añadido, suma con una resistencia muy alta, así que puede estar haciendo esto durante los 90 minutos del partido.

Esto se aprecia muy bien con el mapa de calor de su temporada, en el que vemos cómo prácticamente McKennie abarca todo el campo, sobre todo en perfil defensivo.


Características tácticas


McKennie es lo que se conoce como un todocampista. Puede jugar como pivote, como interior y como mediapunta, pero su posición ideal es en un doble pivote, como jugador más liberado. Como box to box. Esto le permite hacer uso de su físico y resistencia para poder llegar a todas las zonas del campo, ayudar en salida de balón y ser un arma en las transiciones debido a su potencia.

Le hemos visto en multitud de esquemas, desde el 1-4-3-3, pasando por el 1-4-4-2 y más recientemente en un 1-3-4-3. Cuando participa como único pivote, se le ve muy atado. En esa posición no terminan de explotarse al máximo sus características, pues al no poder prodigarse demasiado en ataque se pierde esa llegada que le caracteriza.

Si le situan como interior también se desenvuelve bien, aunque no termina de ser ese hombre sorpresa en ataque o en presión, pues está más cerca del área rival. Como mediapunta, aunque ha participado ahí en contadas ocasiones, es un jugador que físicamente sale vencedor. Aún así, carece de esa creatividad e imaginación que un enganche suele tener, algo que también le limita en ese sentido.


Evolución


Con todo, Weston McKennie es un jugador preparado para un equipo que esté en Champions todas las temporadas. Tiene todo para ser importante en un esquema que busque las transiciones rápidas y un ritmo de juego frenético, porque es ahí donde él brilla y se impone.

En clave selección, Weston McKennie puede ser un pilar fundamental de la generación americana que viene, con los Pulisic, Weah o Tyler Adams, por citar algunos nombres.

DEJA UNA RESPUESTA