elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Fútbol Internacional MLS

Aidan Morris, el “Wonder Boy” de Columbus Crew

Aidan Morris (Florida, Estados Unidos, 2001), se convirtió a finales de 2020 en el jugador más joven en ser titular en una MLS Cup con 19 años y 27 días. Esta es la gran final de la Major League Soccer, en la cual Columbus Crew se coronó como campeón tras golear por 3-0 a Seattle Sounders (vencedores en 2019). Precisamente, en ella destacó el papel del joven centrocampista de la franquicia de Ohio, ya que llegó casi de rebote después de tener que suplir la ausencia de Darlington Nagbe por positivo en COVID-19.

En su primer partido de Playoffs, dos recuperaciones suyas desembocaron en los dos primeros goles del Crew. Y, por ende, en la consecución del título. Una carta de presentación en un escenario inmejorable para un Morris que ya apunta a Europa.


Trayectoria


Aidan Morris nació un 16 de noviembre de 2001, en la ciudad de Fort Lauderdale, situada a 40 kilómetros al norte de Miami, en el estado de Florida. Su exponencial crecimiento en el mundo del soccer le llevó a unirse a las filas del Crew en 2017, con apenas 15 años. Una apuesta de la franquicia de Columbus que, a la postre, terminó dando sus frutos. En la Academia estuvo durante dos temporadas, para luego marcharse durante un año (curso 18/19) a la Universidad de Indiana, donde estuvo jugando para los Hoosiers. Un año que bastó para conquistar el título del Big Ten’s Soccer Tournament. Además, en dicho torneo fue elegido como el Freshman of the Year. Durante esta etapa universitaria, Morris estuvo en Alemania realizando una serie de pruebas con el Augsburgo, equipo de la Bundesliga.

Su ascenso era imparable. Por ello, el 14 de enero de 2020 firmó su primer contrato como Homegrown Player de Columbus Crew. El joven futbolista ya entró en el radar de Caleb Porter, que no dudó en darle la oportunidad. Eso sí, debido al parón por el coronavirus, su debut no llegaría hasta el MLS Is Back, un 11 de julio contra Cincinnati. Fueron 15 minutos a los que después sumaría otros 24 contra los New York Red Bulls. Una dosis de confianza a la que respondió con creces, pero sin llamar todavía la atención. Sin embargo, sus apariciones se detuvieron hasta casi pasados los tres meses.

Columbus Crew apostó por él en 2017, cuando apenas tenía 15 años

Fue entonces cuando a la lesión de Darlington Nagbe se le sumó la de Lucas Zelarayán. Ambas ausencias provocaron que Porter tuviera que reestructurar un equipo que comenzó a desmoronarse y perder posiciones en la clasificación. Hasta el punto de, tras sumar dos encuentros más, ganarse su primera titularidad el 8 de octubre contra Montreal Impact. Luego de una serie de malos resultados, consiguió su primer triunfo en la Regular Season después de completar los 90 minutos contra New York City. Pero el regreso de Nagbe, junto a una lesión que sufrió durante un entrenamiento, le hicieron perder escalones. Su posición, como era de esperar (al final, era su primer año de profesional), quedó en un segundo plano durante todo el final de campaña, junto a los Playoffs.

No obstante, el destino le tenía guardada una sorpresa: ser titular y jugar los 90 minutos de la MLS Cup. Columbus regresó a la cita cinco años después. Los positivos de Nagbe y Pedro Santos obligaron a Porter a tomar decisiones. Una de ellas fue la de apostar por Morris. ¿Resultado? Campeones tras golear por 3-0. El joven jugador de Florida cumplió con un destacado papel: futbolista con más recuperaciones (8), dos de ellas terminando en el 1-0 y 2-0, repartiendo un pase clave en el primero de ellos. Una muy digna actuación, propia de algún veterano más que de alguien de 19 años en la que fue su tercera titularidad profesional. En la grada del MAPFRE Stadium, además, estuvo presente Gregg Berhalter, seleccionador de los Estados Unidos, quien, seguro, ya apuntó su nombre (ya pasó por la sub-16, la sub-18 y la sub-20).


Habilidades técnicas


Una de las principales facetas que más destaca de Aidan Morris es, sin duda alguna, su capacidad de ocupar tanta superficie del terreno de juego. Ejerciendo como uno de los pivotes del equipo, la flexibilidad del 1-4-2-3-1, junto a otro pulpo como Artur (más ofensivo que él), le permite aparecer por cualquier sector del campo. Eso le hace, además, incrementar su número de recuperaciones, su gran baza. Una especialidad la de bregar la que le convirtió en el futbolista con más robos de balón (8) de la MLS Cup. Eso, ante una franquicia como los Sounders con especialistas como Lodeiro, Ruidíaz, Joao Paulo o Jordan Morris, habla muy bien de él. Todos fueron desactivados.

Incluso en intercepciones por partido es el séptimo que más acumula de todo Columbus Crew. Por otro lado, en faceta ofensiva, pese a no ser su fuerte ni destacar por ser un as moviendo el balón, también goza de una potente habilidad para completar pases. No le quema el cuero en sus botas cuando ha de ayudar en la salida del juego, registrando uno de los porcentajes más altos de la franquicia de Ohio en acierto: 86%. Al igual que tampoco destaca por amenazar la portería rival, salvo en contadas ocasiones en las que llega como factor sorpresa con disparos de larga distancia (promedia 0’3 disparos por partido).


Aptitudes físicas


En cuanto al físico, Aidan Morris no encarna al típico pivote defensivo de gran envergadura, con una musculatura privilegiada… No obstante, sus 1’75 metros de altura, junto a su anchura de cuerpo, le permiten ir al choque sin pavor alguno. El tan famoso y potente tren inferior que le hace girar sobre sí mismo, aguantar y resistir embestidas rivales. De ahí que, junto a la agilidad con sus piernas, le convirtieran en la MLS Cup en el jugador con más recuperaciones de balón. Al igual que el boyante número de intercepciones y entradas con éxito realizadas, además de despejes.

Por otro lado, también goza de un fondo físico envidiable. Estas características le dan acceso a resistir la totalidad de los minutos sin apenas notar ápice de cansancio y esfuerzo físico realizado. Tampoco es ninguna casualidad que jugara los 90 minutos en la final de la MLS Cup. Una locomotora que cubre/recorre toda la superficie del campo a lo ancho y largo en cuestión de segundos. Quizás, algún pero es que su baja estatura le resta a la hora de pujar y ganar balones aéreos. No obstante, el mero hecho de jugar con Artur (1’80) o con centrales como Mensah (1’88) o Williams (1’87), le han restado relevancia.


Características tácticas


En el aspecto táctico, Caleb Porter ha encontrado en Aidan Morris su pivote y variante más diferente al resto. En un equipo como Columbus Crew donde hay jugadores de tanta técnica refinada como Nagbe, Artur o Alashe, Morris supone un soplo de aire fresco. Ese as bajo la manga para, en el caso de querer cambiar su modelo de juego durante un partido, ponerlo en liza. Por tanto, dentro del 1-4-2-3-1, este se sitúa como una de las dos anclas. Eso sí, con una diferencia a su homólogo: él suele ser el encargado de sujetar el equipo. Es decir, como en la MLS Cup, mientras Artur se soltaba las “cadenas”, Morris cerraba para evitar inferioridad numérica ante una potente contra de los Sounders.

Por tanto, de momento, es complicado encontrarle otro acople en el sistema de Porter y la franquicia de Ohio. Como ya se ha señalado, no destaca por sus dotes de balón, aunque goza de un alto porcentaje de acierto de pase en campo propio (de ahí su ayuda en salida). Tampoco por aparecer habitualmente desde segunda línea, por el balcón del área. Sin duda, el 2021 marcará aún más el camino que Morris puede seguir, tácticamente hablando.


Evolución


El crecimiento de Aidan Morris es uno de los más sorprendentes e inesperados del 2020. Sin ser un jugador que haya llamado la atención nacionalmente durante los últimos años, ha roto las expectativas. Su excelsa actuación en la MLS Cup, sumado a los previos minutos acumulados en la Regular Season, le han colocado como una de las grandes promesas de la competición. El 2021 puede ser determinante para su futuro.

La gran duda es el protagonismo con el que contará. Por delante, siempre va a tener a jugadores de la talla como Nagbe y Artur. Sin embargo, el ser un tipo de mediocentro diferente a ellos le hace ganar papeletas y situarse como el recambio principal para Caleb Porter. No hay que olvidar que Morris ya estuvo a prueba con un equipo como el Augsburgo durante su estancia en la Universidad de Indiana. Es decir, tablas de cómo funciona el fútbol europeo tiene, aquel que algún día espera poder alcanzar.

DEJA UNA RESPUESTA