elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Fútbol Femenino Primera Iberdrola

Aitana Bonmatí, el máximo exponente azulgrana

Toque, visión y mucha clase. Pocas palabras mejores para definir a Aitana Bonmatí, una centrocampista total en consonancia con la idea de un club único como es el FC Barcelona. Valores futbolísticos arraigados a una filosofía muy marcada le han permitido destacar en un entorno idóneo para su crecimiento. Todo ello ligado a una juventud que ha sobrepuesto con paciencia para llegar a ser una de las más destacadas del panorama nacional e internacional.


Trayectoria


Es la única futbolista que ha sido capaz de alcanzar el primer equipo del Barcelona desde la cantera en los últimos años. Como tantas otras, su andadura en el mundo del fútbol comenzó en la escuela. A los 13 años llegó a La Masía, donde empezó a entrenar con chicas -hasta la fecha no había sido así-. Su rápida progresión la llevó, en 2013, a ser considerada revelación del año. Tres temporadas más tarde, en 2016, debutaba en Primera División después de liderar al filial hacia el título de liga.

Un crecimiento que la llevaría en 2017 a recibir su primera llamada para ir convocada con la absoluta de España y a debutar en partido de fase de clasificación ante Austria en Son Moix. No obstante, antes había sido campeona de Europa Sub-17, Sub-19, subcampeona en dos ocasiones y subcampeona mundial Sub-17.


Habilidades técnicas


Futbolista única por su visión y entendimiento del juego, cualidades que combina con la versatilidad (en función del contexto del partido). Tiene un dominio de la pelota al alcance de muy pocas y por ello tiene la capacidad para desenvolverse en fútbol asociativo. También posee un gran arranque unido a la velocidad óptima para generar conducciones desde propio campo a zona rival e incluso desmarcarse cuando el balón lo tiene otra compañera. Todas estas cualidades se combinan con llegada a puerta y un liderazgo impropio de una deportista tan joven. Tanto es así que no le importa coger la batuta cuando las cosas se complican. Por lo tanto, es una centrocampista que ataca con criterio, organiza si es necesario y anota. Futbolista total.


Aptitudes físicas


La inteligencia se impone al físico. Sus 161 centímetros y 51 kilos le juegan a favor. Ser una futbolista pequeña y ligera permite explotar atributos como la velocidad. Ahí la catalana gana muchas situaciones que otras compañeras de mayor envergadura no pueden solucionar. No tiene capacidad para ganar una lucha cuerpo a cuerpo o balones aéreos, pero la cabeza y la anticipación le permiten ir dos pasos por delante de su contrincante. Eso sí, tiene un tronco inferior potente, lo que le permite bajar el centro de gravedad para evitar desestabilizarse cuando le chocan en conducción. También es una de las mejores protegiendo la pelota de espaldas. Aitana es el complemento perfecto a piezas más físicas como Kheira Hamraoui o Patri Guijarro. 


Características tácticas


El FC Barcelona se caracteriza por la inamovilidad del sistema táctico. Desde que tomó las riendas del equipo, Lluís Cortés ha optado por el 1-4-3-3. Lo que hace diferente a las catalanas es la movilidad de las piezas de ataque durante el encuentro. En este esquema, Aitana Bonmatí ocupa la posición de interior, aunque dependiendo de las necesidades de la plantilla puede ocupar también el extremo -tanto derecho como izquierdo-. Cuando parte en el centro sale la mejor versión de la jugadora. La libertad que su entrenador le da para moverse hace que baje a recibir para iniciar jugada (pocas veces), mantenga posición y rompa líneas con pases profundos o que suba para aparecer desde segunda línea (muy frecuente). Cuando parte en banda pierde capacidad de actuación, aunque las diagonales que traza hacia el centro son muy peligrosas para cualquier rival.

Con España la situación cambia, no de manera radical, pero sí suficiente como para que se pueda ver otra faceta de la futbolista. Jorge Vilda no mantiene el 1-4-3-3 como Lluís Cortés, sino que intenta buscar variantes en función del equipo que tiene delante. Así en alguna ocasión ha utilizado un 1-4-2-3-1 con Aitana en la mediapunta. Ahí la catalana ofrece un rendimiento correcto, pero con la rigidez del sistema y teniendo a piezas muy móviles, como Jenni, por delante, parece que le perjudican.


Evolución


Aitana Bonmatí es una futbolista diferente al resto. En todas las categorías ha destacado y en su llegada al primer equipo del FC Barcelona no iba a ser de otro modo. Le ha costado encontrar un hueco entre futbolistas de tanta calidad siendo de la cantera, pero el primer paso lo ha dado. Para próximas temporadas tiene la tarea de conseguir la titularidad, algo nada fácil si atendemos a las incorporaciones que realiza el club cada verano. Pero a la hora de la verdad confían mucho en el talento nacional. Por progresión, expectativas y juego la catalana está llamada a ser la dueña del centro del campo culé por muchos años. Solo necesita paciencia y mantener el nivel que está mostrando. Lo demás llegará solo. 

DEJA UNA RESPUESTA