elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

La Liga Segunda División

Álex Mula, un talento por explotar

Álex Mula es el típico jugador con características de sobra para hacer carrera en el fútbol profesional, pero que todavía no ha encontrado la regularidad necesaria para hacerlo. No lo ha logrado por circunstancias puramente deportivas, pero también por otras ajenas al balón. El extremo, propiedad del Málaga y víctima indirecta de la mala gestión de Al Thani, ha tenido que buscarse la vida en Alcorcón para volver a sentirse futbolista. Todo ello, tras cuatro meses sin ficha con el equipo andaluz.


Trayectoria


Alejandro Miguel Mula Sánchez (1996) comenzó a jugar al fútbol en las categorías inferiores del Espanyol, club de su Barcelona natal, pero tardó poco en unirse a la cantera del Málaga. El catalán ha permanecido vinculado al equipo andaluz desde 2011 hasta la actualidad. Tan solo tardó un curso en llegar al Juvenil A, y posteriormente promocionó al filial: el Atlético Malagueño.

Sin embargo, la temporada 17/18 significó un punto de inflexión en su carrera al comenzar a gozar de frecuentes oportunidades con el primer equipo. Debutó con él en agosto de 2017, en una derrota frente al Girona (1-0) en la que completó el partido. La presencia de Álex Mula en los planes de Míchel terminó siendo habitual durante los dos meses siguientes, pero fue descendiendo paulatinamente. En total, sumó 585 minutos entre Primera División y Copa del Rey.

Los necesarios movimientos del Málaga en el mercado invernal para tratar de evitar el descenso obligaron a Mula a buscar oportunidades en el Tenerife, de Segunda División. Allí cayó de pie: 16 partidos, casi 1.200 minutos y cuatro goles. El descenso de los malacitanos, además, le ofreció una chance para brillar en la categoría de plata con su club de procedencia. La fortuna no opinaba lo mismo. En septiembre, cuando Mula gozaba de su primera titularidad con el Málaga, apareció una lesión de rodilla que le mantuvo apartado durante varios meses. Su regreso, en marzo, le permitió contar con un pequeño papel en el último cuarto de temporada.

Una mala gestión del Málaga con el límite salarial dejó a Mula sin ficha profesional de septiembre de 2019 a enero de 2020

A partir de aquí, la infamia. El fracaso del club de Al Thani en la promoción de ascenso provocó una serie de problemas económicos serios en la entidad blanquiazul. Uno de ellos tuvo como protagonista al famoso límite salarial, y Mula se convirtió en víctima inmerecida de una mala gestión por parte del jeque del club. Las irregularidades que ya no habían podido permitir las inscripciones de Shinji Okazaki y José Rodríguez también provocaron que el barcelonés e Iván Rodríguez se quedaran sin ficha del primer equipo. Sí lo hicieron con ficha del filial, pero al no ser sub-23 un solo minuto con el Atlético Malagueño les hubiera obligado a permanecer toda la temporada en Tercera División. En resumen, ninguno de los dos pudo competir durante toda la primera vuelta del curso 19/20.

Una vez abierto el mercado de invierno, Málaga y Alcorcón llegaron a un acuerdo para que Álex Mula jugara a préstamo con los alfareros hasta fin de curso. Desde entonces el extremo se ha convertido en una pieza importante dentro de los planes de Fran Fernández. Lo más importante de todo, aún así, es que le ha permitido volver a sentirse futbolista.


Habilidades técnicas


Sin lugar a dudas, el gran punto fuerte del juego de Mula es su buena relación con todo lo que tenga que ver con el balón. Sobre todo su notable golpeo con pierna diestra, a veces de pura potencia y a veces seco. Ambos le han hecho ser el protagonista de goles de bella factura. Por si fuera poco, en disciplinas diferentes: definiciones de puro talento, disparos lejanos, faltas directas… Este último detalle le ha servido para convertirse en uno de los responsables del balón parado de la Agrupación Deportiva Alcorcón. Hay que apuntar que es atrevido en este aspecto, ya que cuando goza de una falta directa no es raro verle buscando el hueco más inesperado posible.

Álex Mula no es un futbolista que hasta el momento haya sobresalido por unos números cuantiosos de cara a puerta, ya que de momento solo suma cinco tantos como profesional, pero cuando anota lo hace con estilo. Su golpeo, además, también le permite ser peligroso a la hora de centrar desde el costado.

Por otro lado, el catalán es un futbolista con un talento considerable para el regate. Es una de las cualidades principales que debe de tener un jugador de banda, y en eso no se queda atrás. Tampoco hay que olvidarse de su capacidad para conectar con el resto de sus compañeros a la hora de pasar el balón. Aunque no sea su punto fuerte, le ha permitido repartir cuatro asistencias hasta el momento.


Aptitudes físicas


Aunque no es una centella, hablamos de un hombre que cuenta con una veloz conducción de balón. A Mula sí le puede lastrar un punto flaco, y es que físicamente no es un futbolista que destaque demasiado. Sufre en este tipo de duelos, aunque siempre lo da todo para salir lo mejor parado posible.


Características tácticas


Mula es un extremo izquierdo clásico, pero con una particularidad. Domina la pierna diestra, hecho que tampoco le convierte en un chico precisamente inútil con la zurda. Estas condiciones le permiten actuar desde el costado teóricamente natural si es necesario, pero lo habitual es verle a pie cambiado. Desde su zona, intenta ser productivo a base de centros y conducciones veloces. Cuando es otro compañero el que lleva la batuta del ataque tampoco es raro verle internándose dentro del área, junto al resto de rematadores, o cerca de ella para buscar cualquier rechace y explotar su buen tiro.

En otro orden de cosas, el barcelonés es un jugador solidario defensivamente que no duda en ayudar cuando es necesario.


Evolución


El problema reciente de Álex Mula, lamentablemente, poco tiene que ver con su rendimiento puramente futbolístico. La onda expansiva de las tropelías de Al Thani le cogió de lleno, y cortó una progresión interesante al haber permanecido medio año sin ficha. Su préstamo en Alcorcón, que técnicamente aún no ha terminado, ya le ha servido para recuperar el camino correcto en su carrera. No es poco.

El destino que le espera es incierto. De todas maneras, si tiene la fortuna de mantenerse alejado de más situaciones extradeportivas perjudiciales, hablamos de un futbolista que puede llegar a Primera División y asentarse en ella. Quizás no a sus cotas más altas, pero sí lo suficiente como para ser un hombre a tener en cuenta por varios de sus integrantes. De momento, ya ha conseguido estar en las agendas de los «cocos» de Segunda. Por condiciones no será.

DEJA UNA RESPUESTA