elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Fútbol Femenino Primera Iberdrola

Anna Torrodà, la calma que precede al talento

Toque de balón, visión de juego, buen posicionamiento sobre el verde y calma, mucha calma en la ejecución. Así es Anna Torrodà, una de las futbolistas con mayor proyección del panorama nacional. Se alejó del ruido mediático hace dos temporadas para seguir progresando con tranquilidad, una de sus virtudes más especiales. Hoy, dos temporadas más tarde, la catalana puede decir que se ha asentado en la Primera Iberdrola, aunque los que la siguen más habitualmente saben que todavía no ha llegado a su nivel máximo. Y eso la convierte en una pieza muy especial. Juventud y margen de mejora, dos ingredientes cada vez más cotizados en el fútbol.


Trayectoria


Con 20 años pocas pueden decir que son importantes en Primera División, pero siempre hay excepciones. Anna Torrodà Ricard se formó en las categorías inferiores del FC Barcelona. Hace dos temporadas, cuando tocaba a las puertas del primer equipo, la catalana cambió de club -que no de ciudad- y recaló en las filas del RCD Espanyol. El movimiento, de primeras, sorprendió, pero analizando cómo le ha ido hasta la fecha podemos decir que acertó de pleno. En su primera campaña como blanquiazul, con Joan Bacardit en el banquillo, ya consiguió ganarse un sitio en la plantilla.

Más adelante, en su segundo año y con Salvador Jaspe al mando, participó en todos los encuentros que disputó con su equipo. Bien es cierto que con Jordi Ferrón le ha costando asentarse. En agosto de 2020, el Valencia optó por desembolsar 20.000 euros a cambio del pase de Anna.

A nivel de selecciones, es internacional en las categorías inferiores de Catalunya y de España. La última experiencia fue en el último triangular que disputó la sub-20 en el Pinatar Arena. En esa convocatoria estuvieron también Ainhoa Marín y Elena Julve, compañeras en el RCD Espanyol.


Habilidades técnicas


Anna Torrodà es una futbolista con buen trato de balón. Su experiencia en un club radical con el estilo como el Barça le han permitido adquirir cualidades que está explotando al máximo. La catalana, además, posee una gran visión de juego, buen desplazamiento en largo y pausa en todas las acciones que acomete. Esta última cualidad es imprescindible en situaciones de contención de pelota, especialmente cuando necesitas salir jugando desde atrás. En un equipo que no tiene arraigada esa filosofía, tener a una futbolista capaz de templar, construir con criterio y ralentizar el juego si el partido sube de revoluciones te da mucho a todos los niveles.

Torrodà también es garantía en fase defensiva, ya que gracias a su envergadura es capaz de recuperar muchos balones en cada partido. Todas sus cualidades la hacen en conjunto una pieza completa que tiene registros suficientes para ejecutar los planes de sus entrenadores/as.


Características tácticas


La característica más preciada de Anna a nivel táctico es la versatilidad. Pese a que en su ficha oficial aparece como central, no podemos encasillarla en una sola posición. Más allá de la zaga, donde la han alineado más como recurso, la posición de la catalana está en el centro del campo. Tanto Jaspe como Ferrón han optado por esta vía. La temporada pasada jugó en un 1-4-4-2 mientras que esta hay variantes.

Con el ex del Seagull en el banquillo, Torrodà suele compartir doble pivote en un 1-4-2-3-1 o forma como única pivote en una especie de 1-4-3-3 móvil. Ferrón también la ha utilizado como enganche entre la medular y la delantera. Y el denominador común es que rinde donde la pongan. Como pivote es la primera en ofrecerse en salida y es la que más atrás queda cuando todas sus compañeras suben. Dentro del sistema Anna es equilibrio.


Evolución


La evolución de Anna Torrodà es casi meteórica. De ser candidata al primer equipo del FC Barcelona a pieza importante en Primera División. Y la mejor noticia es que solo tiene 20 años. Es decir, tiene calidad para asentarse en la mayoría de equipos de la categoría, margen de mejora y tiempo para lograrlo. En el centro del campo ha encontrado una posición idónea para desarrollar todo su fútbol sin perder en cualidades defensivas, cosa que beneficia a las dos partes -club, jugadora- a partes iguales.

Por progresión podemos pronosticar que Torrodà está llamada a ser una futbolista importante en el club en el que esté. Para ello el camino es trabajar con el objetivo pulir los pequeños detalles que los entrenadores vean. Como decía Pablo Picasso: “Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando”. Mucha atención a esta jugadora.

DEJA UNA RESPUESTA