elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Bundesliga Fútbol Internacional

Dani Olmo, el comodín de Julian Nagelsmann

Dani Olmo ha elegido muy bien el camino evolucionar futbolísticamente y ganar experiencia. Tras grandes temporadas en el fútbol croata, ha conseguido dar el salto a una liga importante y disputar partidos de Champions League con 22 años. El RB Leipzig del joven Julian Nagelsmann pagó 21 millones de euros por sus servicios, donde ya tiene protagonismo. Su futuro es prometedor.


Trayectoria


Dani Olmo Carvajal, hijo del exfutbolista y exentrenador Miquel Olmo, nació el 7 de mayo de 1998 en Terrassa (Barcelona), también localidad de la leyenda del fútbol español Xavi Hernández, entre otros. Se formó futbolísticamente en la cantera del FC Barcelona, donde llegó con nueve años. Con dieciséis, tomó la decisión que cambiaría el devenir de su carrera deportiva: abandonar su tierra natal para fichar por el Dinamo de Zagreb.

En Croacia, alternó el filial con el primer equipo durante los primeros años, hasta que se convirtió en el líder del equipo agramita, donde destacó en Europa League y ganó cuatro campeonatos nacionales, tres Copas y una Supercopa de Croacia. Respecto a las distinciones individuales, fue nombrado mejor jugador del año 2018 en el país de Europa Oriental, y mejor jugador joven y mejor jugador de la temporada 2019. En el pasado mercado invernal, dio el salto y fichó por el RB Leipzig.

El rendimiento diferencial en Zagreb le llevó a ser un jugador habitual en las convocatorias de Luis de la Fuente con la Selección Española sub-21. Fue el mejor jugador de la final del Europeo de 2019, y fue un hombre clave desde la banda izquierda para que la propia España se alzara con el título. Pocos meses después, debutó con la absoluta de la mano de Luis Enrique. Fue un 15 de noviembre en un partido de la fase de la clasificación a la Eurocopa 2020, en una victoria abultada por 7-0. Dani Olmo entró al partido en el minuto 66 en lugar de Álvaro Morata, y a los tres minutos, se estrenó como goleador. Desde entonces, ha disputado siete partidos más con la camiseta nacional.


Habilidades técnicas


El centrocampista español es un gran jugador técnicamente hablando. Primero, cabe destacar que no le quema el balón. Pero cuando debe soltarlo con 2-3 toques, lo hace. Cuando lo recibe, dispone de una variedad de recursos con el objetivo de siempre continuar la jugada. Ya sea a través de la conducción o el pase. O ambas a la vez. Tiene una gran capacidad para deshacer el acoso del rival soltando el balón tanto a cercano como alejado al primer toque, normalmente a la banda para que el receptor de ese balón no esté presionado, vea la portería rival de cara y el siguiente pase sea hacia adelante. Aunque, seguramente, su mejor virtud con el balón en los pies es el último pase tras recepción a la espalda de la línea de centrocampistas rivales que permite crear una ocasión de gol.

Ejecuta todas sus acciones a una velocidad brutal, algo que también le permite ser un jugador hábil y autosuficiente en espacios reducidos. Además del pase, también destaca en el primer contacto que tiene con el balón (control orientado), y en la conducción que atrae rivales y abre espacios. No es un jugador de grandes registros goleadores. Sin embargo, muchas veces se atreve con el tiro desde media distancia. En Zagreb, anotó 34 goles en 124 partidos.


Aptitudes físicas


El físico de Dani Olmo es liviano. Mide 179 centímetros, una altura adecuada para un jugador de su perfil, pues le permite girarse rápidamente cuando recibe el balón. No obstante, gracias a su inteligencia, sabe cómo utilizar su cuerpo. En muchas ocasiones, de una recepción de espaldas a la portería y encimado por un rival, consigue sacar provecho de estas situaciones protegiendo el balón y la posición y conectando con el hombre libre, o provocando una falta.

Su velocidad en carrera no es dominante. Tampoco es explosivo. Eso no significa no sea rápido, pues, aunque no muy repetitivo, tiene un cambio de ritmo que le permite superar rivales en conducción en el el último tercio del campo.


Características tácticas


A lo largo de su carrera, ha demostrado que puede adaptarse a diferentes posiciones. Extremo en cualquiera de las dos bandas con capacidad para desbordar (sobre todo en sus inicios), falso extremo ocupando zonas interiores para liberar al lateral en la banda, mediocentro ofensivo y falso 9. Pero cuando más puede brillar es moviéndose entre líneas en pasillos interiores, recibiendo, girándose y continuando la jugada con una apertura a banda, un pase en profundidad o probando el tiro. Es decir, en la posición de mediapunta. No siempre pide recibir el balón al pie, sino que también, colocándose bien para fijar, traza desmarques en ruptura para superar la línea. Tiene una buena interpretación de los espacios, percibe el entorno y es muy dinámico.

Además, es un elemento importante para la presión tras la pérdida. Su lectura de juego, otra vez, le permite adivinar la dirección del pase del jugador rival, y, además, siempre se perfila bien. No tiene miedo a meter el pie para robar el balón y tampoco para cuerpear con el rival en zonas, normalmente en la banda, donde tiene prácticamente ya ha robado el balón porque el rival no tiene pase ni espacio para sacar el balón de ahí.


Evolución


Dani Olmo es un futbolista de presente y, sobre todo, futuro. Desde su fichaje por el Dinamo de Zagreb, su evolución es positiva. Tácticamente, porque su capacidad para leer el juego ha mejorado con el paso del tiempo, y consecuentemente, en el rendimiento. Prueba de ello, su fichaje por el RB Leipzig y las ya repetidas convocatorias con la Selección Española. Ya ha dado el salto a una liga grande y es un jugador importante para Julian Nagelsmann, ya sea con la titularidad o entrando al partido en la segunda parte.

DEJA UNA RESPUESTA