elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Fútbol Internacional Rusia y Ucrania

El Dinamo de Kiev y el retorno del rey

La temporada del Dinamo de Kiev en Europa ha llegado a su fin. Tras la eliminación del conjunto ucraniano a manos de un gran Villarreal, los de Mircea Lucescu ya solo tienen dos frentes en los que centrarse. Por un lado, la Premier Liga, donde están (como casi todos los años) mano a mano con el Shakhtar Donetsk. Por otro, la Copa de Ucrania, en la que están a punto de disputar las semifinales con su máximo rival fuera de la competición (cayeron los de Donetsk en cuartos de final). Dos meses por delante y la posibilidad de conseguir un doblete al alcance de la mano, doblete que llevan ya 6 años sin conseguir.


Mircea Lucescu y un proyecto sólido


El Dinamo quiere volver a recuperar la hegemonía nacional, que parece que perdió hace 16 años cuando el Shakhtar Donetsk comenzó a ganar títulos. Lleva doce en las últimas 16 temporadas. Buena parte de esos títulos los consiguió el Shakhtar con el entrenador que precisamente hoy dirige a sus máximos rivales, el rumano Mircea Lucescu, que tras su periplo de dos años en la Selección de Turquía vuelve al país donde vivió sus mejores años (ocho Premier Ligas, seis Copas de Ucrania, ocho Supercopas y una Copa de la UEFA).

En esta ocasión agarra un proyecto sólido en el club más laureado de la historia de Ucrania. Ahora vive momentos menos exitosos, pero sigue siendo la mejor cantera nacional. De ahí han salido jugadores históricos como Serhiy Rebrov, Igor Belanov, Yarmolenko o el gran Andriy Shevchenko, entre otros.

Con esa premisa se ha armado un equipo que, como se comentaba anteriormente, está cumpliendo todos los objetivos propuestos haciendo un buen papel en Champions League y Europa League.


Un bloque joven y con mucho potencial


El Dinamo de Kiev lo tiene y lo ha tenido siempre claro. Hay que ganar, pero cuidando el producto nacional y mirando siempre hacia la cantera, siendo un equipo exportador de talento al extranjero.

El bloque que tiene este año cuenta con varias promesas muy interesantes para el futuro. Algunas incluso son ya una realidad. Con solo seis jugadores extranjeros de los 31 que ya han jugado esta temporada con el primer equipo y con una media de edad de 25,2 años en el plantel, el Dinamo de Kiev demuestra que su idiosincrasia no se queda solo en mera palabrería. Es un hecho factible.

La generación actual de jugadores sub-23 asentados en la primera plantilla es ilusionante. Futbolistas como Ilya Zabarnyi (DFC, 18 años), Denys Popov (DFC, 22 años), Vitaliy Mykolenko (LTI, 21 años), Mykola Shaparenko (MCO, 22 años), Viktor Tsygankov (EXD, 23 años) o Vladyslav Supryaga (DC, 21 años) están llamados a grandes cosas ya sea en el propio Dinamo o en clubes de mayor categoría. De hecho, excepto Popov y Supryaga son convocados y titulares habituales en los encuentros de la Ucrania dirigida por Shevchenko.


¿Puede el fútbol ucraniano soñar?


Todavía es pronto para decirlo. Es cierto que Ucrania siempre ha tenido jugadores importantes en el plano europeo, pero en pocas ocasiones se han juntado varios de estos nombres para hacer una selección y una generación destacada.

Ahora se plantea un bonito reto para el fútbol en el país de la antigua Unión Soviética. Con los nombres mencionados creciendo paso a paso y la suma de otras figuras jóvenes emergentes como Andriy Lunin (POR, 22 años), Mykola Matvienko (DFC, 24 años), Oleksandr Zinchenko (LTI, 24 años), Viktor Kovalenko (MCO, 25 años), Oleksandr Zubkov (EXD, 24 años) o Roman Yarenchuk (DC, 25 años), Ucrania aspira a poder competir en el medio plazo con selecciones que, actualmente, están por encima suya.

Vayan apuntando estos nombres en su libreta. En los próximos años les veremos con más peso y en ligas más importantes dentro del panorama continental.

DEJA UNA RESPUESTA