elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Fútbol Internacional Serie A

El Inter de Antonio Conte y Romelu Lukaku

A su manera, en el Inter, Romelu Lukaku se ha convertido en uno de los mejores atacantes del continente europeo. Tras un corto paso por Manchester, algo criticado por el bajo rendimiento a pesar de un registro goleador muy notable, ha encontrado un sitio ideal para su figura en Milán. Equipo, compañeros, entrenador y, sobre todo, un contexto que le permite brillar y exponer sus mejores cualidades.

En su segunda temporada en el conjunto nerazurri ya suma siete tantos en los mismos partidos oficiales, una cifra que de primeras ya asusta. Afronta, seguramente, su temporada de consolidación entre los delanteros más y mejor valorados de Europa. En la pasada campaña, sumó 34 goles y 6 asistencias en 51 partidos, un dato absolutamente demoledor. Evidentemente, tiene una grandísima capacidad goleadora. Pero su fútbol no se caracteriza solamente por esto. Lukaku es una pieza fundamental en el Inter de Antonio Conte.


Un Inter trabajado y reconocible


La salida de balón del Inter es una de las más trabajadas y eficaces que se pueden ver hoy en día. El portento físico belga resulta una vía para escapar de la presión rival gracias a su excelente juego de espaldas a la portería. El entrenador italiano no tiene un plan habitual para salir con el balón jugado, pero suele formar triángulos en las bandas.

El delantero belga siempre se sitúa en el vértice superior, recibe con su par encimado, aguanta el balón impidiendo con el cuerpo que el rival consiga meter el pie y continúa la jugada. Si dicho triángulo lo forman el teórico central exterior, carrilero y centrocampista cercano, se encarga de fijar a su marca y ser posible receptor del pase en largo. Se utiliza el triángulo para atraer y liberarle espacio y tiempo a la recepción del belga.


El físico de Lukaku como gran recurso


No obstante, cuando el lado fuerte se encuentra en el sector izquierdo (Lukaku ocupa el perfil derecho de la delantera), también está activado para posible recepción. En esta situación, Lautaro Martínez, su socio y compañero de delantera perfecto, arrastra a su marca y el belga tiene capacidad de, con un control orientado en largo, ganarle la posición a su marcador por velocidad y plantarse delante del portero.

En este caso, tener un físico dominante no significa ser lento. Cuando no es el receptor del balón en su salida, es él quien traza el arrastre para liberarle espacio al delantero argentino. Y si el equipo ataca en posicional, demuestra que es un jugador autosuficiente para fijar intervalos, hundir a la línea defensiva rival o descargar el balón de primeras.

El físico de Lukaku le sirve para deshacerse de los defensas y para ofrecerle a su equipo una salida de la presión rival

Físico acompañado de una buena orientación corporal, capacidad para girarse o descargar el balón poniendo de cara a sus compañeros. Cuenta con una conducción de balón potente, golpeo desde media y corta distancia e instinto dentro del área. Es un delantero muy difícil de defender. Las exhibiciones en la pasada Europa League lo corroboran.

Tiene 27 años de edad, por lo que se encuentra en sus mejores años como futbolista. Se está consagrando como uno de los mejores, y más determinantes, delanteros de Europa. El Inter y Antonio Conte se agarran a su calidad e importancia, en un equipo muy trabajado que vuelve a aspirar a pelearle el título liguero a la Juventus y levantar algún trofeo europeo. Ya en la temporada pasada se quedaron a las puertas de conseguirlo.

DEJA UNA RESPUESTA