elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Bundesliga Fútbol Internacional

Exequiel Palacios, presente y futuro argentino en la medular

Nacido en Famaillá, provincia de Tucumán, en 1998, Exequiel Palacios es uno de los jugadores más conocidos de la nueva hornada argentina. Junto con Lautaro Martínez y Giovani Lo Celso, Palacios ya cuenta con el reconocimiento futbolístico y mediático, a pesar de su edad y sin apenas haber salido de su país, al contrario que los nombrados anteriormente. El ya ex jugador de River Plate y nuevo jugador del Bayer Leverkusen, justifica este reconocimiento con unas buenas cualidades técnicas, inteligencia táctica, un gran despliegue físico y una madurez no habitual en edades tan tempranas. Acierto del equipo alemán, que suma a sus filas a un jugador llamado a ser importante tanto a nivel de club como de selección.


Trayectoria


Exequiel Palacios es uno de los tantos talentos que surgen de la cantera de River Plate. Formado en las categorías inferiores del club «millonario» desde 2008, pasó por todas las etapas hasta llegar a el equipo reserva. Aficionado de River declarado, cumplió el sueño de formar parte del primer equipo con la llegada de Marcelo Gallardo, conocedor del potencial de Exequiel. En sus primeros pasos como profesional, alternó el equipo reserva con apariciones en el primer equipo.

La temporada 2017/2018 le sirvió para consolidarse como jugador del primer equipo, lo que sería la antesala de su explosión en la siguiente temporada, en la que se dio a conocer a nivel internacional. En estas dos campañas y media de consolidación en el primer equipo, Exequiel levantó títulos a nivel nacional y continental. El más sonado, la Libertadores conseguida ante el máximo rival, Boca Juniors, en aquella atípica final con desenlace en el Santiago Bernabéu.

Antes de marcharse al Bayer Leverkusen, fichaje confirmado a finales del noviembre pasado, le dio tiempo a contribuir en la consecución de la Copa Argentina el 13 de diciembre. Con la apertura del mercado de invierno, se hizo efectiva la compra y Palacios se mudó a Leverkusen, donde ya ha debutado.

A nivel internacional, Palacios ha ido pasando por las categorías inferiores hasta debutar con la absoluta. Convocado por Scaloni en 2018, debutó en un amistoso ante Guatemala. Hasta el momento, cuenta con cuatro partidos con la albiceleste. Su proyección y su reciente salto a Europa invitan a pensar que Palacios puede convertirse en uno de los fijos de las convocatorias de la Selección argentina.


Habilidades técnicas


Palacios es diestro, aunque tiene un más que competente dominio de la zurda. Acostumbra a realizar conducciones y golpeos largos con su pie dominante, pero en el juego corto utiliza las dos piernas por igual.

El joven centrocampista tiene un buen trato de balón. A nivel de pases, Palacios domina todos los registros. Su cuidado toque de balón le permite jugar cómodo a uno o dos toques. Domina el pase corto y el pase largo, horizontal y frontal; sus desplazamientos de balón son tensos y precisos. Destaca su golpeo seco de media y larga distancia. En River era uno de los encargados de ejecutar las acciones a balón parado.

Lleva la pelota muy pegada al pie, lo que le permite tener mucha frecuencia de toque y cambiar de dirección en cualquier momento

Aunque tiene buenos recursos técnicos, Palacios no es un regateador de gambeta. En distancias cortas se ayuda potente arrancada y de su buena orientación corporal, que le permite realizar controles orientados que sirven para superar la presión contraria con uno o dos toques (el 65% de sus regates por partido son efectivos). Gracias al buen manejo de ambos pies, realiza el control siempre con la pierna alejada, lo que le facilita la salida por ambos perfiles protegiendo el balón.

Lleva la pelota muy pegada al pie, lo que le permite tener mucha frecuencia de toque y cambiar de dirección en cualquier momento, tanto en carrera como en espacios reducidos.

Elige bien los momentos en los que arriesgar para tratar de robar el balón, el 53% de sus entradas son efectivas. Su juego aéreo es correcto, tanto en defensa como en ataque. Realiza buenos despejes orientados con la cabeza en defensa. En acciones a balón parado ofensivas entra al remate si no es el encargado de ejecutar. En las acciones defensivas suele ir al hombre, siendo muy efectivo en el duelo individual con la marca.


Aptitudes físicas


Uno de los secretos del juego de Exequiel Palacios reside en su complexión física. Es un jugador atlético. Rápido, fuerte y resistente, cualidades que le permiten ser un centrocampista todoterreno. Siendo ya una de las piezas clave en River, acostumbró a jugar todos los minutos siempre que estuvo disponible.

Una de sus mayores virtudes es su despliegue, aparece por todas las zonas del campo, como así demuestra su mapa de calor, tanto en fase ofensiva como defensiva. Tiene una potente zancada que le permite tener unos primeros metros muy agresivos. Es fuerte en el cuerpo a cuerpo, tanto en parado como en carrera. Muy intenso en sus duelos, gana el 50% de sus disputas y es un jugador competente también en las disputas aéreas, con el 40% de éxito.

Palacios es un jugador muy enérgico, de esos que contagia al equipo y a la grada. Se siente cómodo con espacios gracias a su capacidad para llegar a muchas zonas del campo pero, también se domina muy bien en espacios cortos, con movimientos coordinados que ejecuta a gran velocidad. Hasta el momento no cuenta con lesiones importantes


Características tácticas


Hablamos de un jugador con mucha inteligencia táctica, entiende el juego y las competencias de su posición. Durante el desarrollo del partido se mantiene conectado en todo momento en fase ofensiva y defensiva, lo que le convirtió en una pieza clave del sistema de River. Marcelo Gallardo tuvo el tiempo y la paciencia para empapar a Palacios en su estilo de juego. Centrocampista todoterreno, encajó perfectamente en el juego del Millonario. Transiciones rápidas, partidos de área a área donde Exequiel cabalgaba a sus anchas.

Dentro del 1-4-4-2, el River Plate de Gallardo maneja muchas variantes de este sistema durante el transcurso del partido. En este engranaje, Palacios ha jugado como doble pivote en la mayoría de las ocasiones, al lado de un mediocentro defensivo como Ponzio o Enzo Pérez. También como volante partiendo desde la izquierda, ocupando posiciones interiores y dejando el carril para la incorporación del lateral.

En el aspecto ofensivo, aporta salida limpia de balón, siendo la conexión entre las líneas defensiva y ofensiva. El equipo de Gallardo es vertical, le gusta tener protagonismo con balón para realizar el mayor número de ataques posibles. Resulta extraño ver a River durmiendo el partido a través de largas posesiones. Tratando de salir desde atrás, una vez superada la primera línea de presión, se acelera el ritmo de la jugada con la intención de acabarla lo antes posible. Palacios ha sabido evolucionar en su juego, temporadas atrás todas sus acciones eran verticales. Con la experiencia ha aprendido a manejar los tiempos del partido, utilizando pases de continuidad cuando no hay opción de progresar. Acostumbra a jugar en corto, en ocasiones utiliza pases largos diagonales para atacar el lado débil si la línea defensiva del contrario es baja. En transiciones rápidas, con el equipo rival desorganizado, tiene capacidad para realizar pases largos a la espalda de la defensa.

Se ofrece siempre como una opción de pase corto, como segundo o tercer hombre y ofrece mucha continuidad en el juego, tanto en horizontal como en vertical

En ataque posicional, Palacios tiene un gran dominio del espacio. Aparece en zonas entre la línea de medios y defensas en todo el ancho del campo, su movilidad provoca que se generen espacios continuamente para sus compañeros. Se ofrece siempre como una opción de pase corto, como segundo o tercer hombre y ofrece mucha continuidad en el juego, tanto en horizontal como en vertical. Una de las mayores virtudes de Palacios es la capacidad para hacer el juego aparentemente sencillo. Cuando entra en contacto con la pelota, imprime velocidad al juego, bien a través de conducciones o jugando a pocos toques.

Tiene llegada al área, suele ocupar posiciones de rechace o realizar entradas en segunda línea. Tiene confianza en su buen golpeo, promediando dos tiros por partido. También intenta pases finales (2,5 por duelo), sobre todo en transiciones rápidas buscando el desmarque de los delanteros al espacio, a la espalda entre lateral y central. Cuando se posiciona en el último tercio de campo es más frecuente verle por el sector derecho.

En fase defensiva Palacios es competente en bloque alto y bajo, aporta músculo, presión y solidez. Intenso y muy comprometido en tareas defensivas, destaca su capacidad para identificar las situaciones en las que debe saltar a la presión o intensificar el marcaje para impedir que el contrario reciba o trate de progresar con balón. En la presión es agresivo, se mantiene de pie y es complicado superarlo en el uno contra uno.

En bloque alto, es uno de los primeros en saltar a la presión, consiguiendo recuperar el balón en campo contrario un promedio de dos veces por partido. Realiza faltas tácticas cuando el progreso del rival supone una amenaza. En el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores contra Boca Juniors, Palacios realizó durante muchas fases del encuentro un notable marcaje individual a Barrios, pivote organizador de aquel equipo xeneize. Si el rival logra superar la presión, trata de impedir el avance si está cerca del balón o repliega rápidamente si se encuentra lejos de la zona de acción.

Defendiendo cerca de su portería, Palacios se muestra conectado en todo momento. Tiene buenos movimientos en la basculación y ofrece ayudas o coberturas tanto en zonas interiores como laterales. Inteligente para anticipar el pase o para leer la caída del balón en las segundas jugadas. Cuando el ataque es frontal, se posiciona de manera que corta líneas de pase interior buscando al enganche o al delantero, tratando orientar la posesión del rival hacia las bandas. En centros laterales realiza buenos marcajes a las entradas de segunda línea y cierra zonas de rechace de manera efectiva.


Evolución


Es un jugador que, en apenas dos años, ha crecido a pasos agigantados. Con apenas 21 años ya cuenta con un importante palmarés en el fútbol argentino, siendo una de las sensaciones de las últimas temporadas. Su rendimiento y juventud despertó el interés de muchos clubes top a nivel europeo, estando muy relacionado con el Real Madrid tras la final de la Libertadores en el Santiago Bernabéu. Finalmente, ha sido el Bayer Leverkusen quien se ha hecho con sus servicios, un club y una liga exigentes que pueden venir muy bien a la progresión de Palacios.

A pesar de su corta edad, Palacios estaba consagrado ya como uno de los mejores jugadores de la Superliga y de la Copa Libertadores. Sus notables cualidades en todos los aspectos a tener en cuenta en un jugador, lo convierten en una de las mayores promesas del fútbol actual, siendo un centrocampista moderno, capaz de atacar y defender con las mismas garantías. Por su estilo de juego, es similar al perfil de Fede Valverde. Conocido en la Premier League como un centrocampista “box-to-box”, Palacios va más allá, pues sus cualidades técnico-tácticas invitan a pensar que también puede ser importante en equipos con mayor dominio del ataque posicional.

Todavía tiene un gran margen de mejora. River Plate tiene un estilo de juego muy marcado y, hasta el momento, sólo hemos podido ver a Palacios en este escenario, en partidos de área a área donde, gracias a sus cualidades físicas e inteligencia táctica, Exequiel se movía como pez en el agua.

Jugadores como Palacios, Lo Celso, Zaracho o De Paul están llamados a ocupar esas posiciones que, durante tanto tiempo, no han tenido dueño

Su reciente fichaje supone el inicio de la andadura de Palacios en Europa. En un club con una plantilla joven y con mucho potencial, y con un entrenador, Peter Bosz, con ideas diferentes a las que proyecta Gallardo en River. Cuenta con fuerte competencia, con jugadores importantes en la Bundesliga como Demirbay, Baumghartier, Bender o Aránguiz. En su debut ane el Stuttgart en la DFB Pokal, formó doble pivote con Demirbay, con Kai Havertz por delante como mediapunta. Una propuesta muy ofensiva, en la que era Palacios el jugador con mayores responsabilidades defensivas.

El precio y el potencial demostrado pueden indicar que Palacios va a ser un jugador importante desde ya en Leverkusen, pero cuenta con una fuerte competencia dentro de un sistema muy diferente al de River. Tiene condiciones técnicas, tácticas, físicas y mentales como para adaptarse rápidamente a la Bundesliga y al plan táctico de su nuevo entrenador. Esta nueva experiencia, en un contexto tan diferente, puede hacer de Palacios un jugador más (todavía más) completo.

Como ya hemos comentado al inicio del texto, a nivel de selecciones hay muchas esperanzas puestas en Palacios. En un sistema en el que hace años que no carbura desde la sala de máquinas, la figura del nuevo jugador del Bayer se erige como una de las firmes candidatas a ser importante en la albiceleste a corto-largo plazo. A un equipo al que nunca le faltan talentos en posiciones de ataque, en esta última década le ha costado encontrar centrocampistas que enlacen la línea defensiva con la atacante, capaces de generar juego y de dar equilibrio al equipo. Desde Argentina se frotan las manos con la nieva generación de futbolistas que viene pisando fuerte. Jugadores como Palacios, Lo Celso, Zaracho o De Paul están llamados a ocupar esas posiciones que, durante tanto tiempo, no han tenido dueño.

DEJA UNA RESPUESTA