elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Segunda B

Gerard Fernández ‘Peque’, un atacante sacrificado

A la sombra de los Iñaki Peña, Nico González, Álex Collado o Konrad de la Fuente, Peque, con dieciocho casi recién cumplidos, se está erigiendo como uno de esos futbolistas con potencial para el primer equipo culé. Tiene edad juvenil, pero se ha saltado el último año de la categoría.

Ya es un fijo en los planes de García Pimienta en un FC Barcelona B en un momento álgido a nivel competitivo e individual, como es el caso de Peque, que apunta a titular en la línea más adelantada del equipo junto con Konrad y Rey Manaj en el playoff de ascenso a la Liga Smartbank de Extremadura.


Trayectoria


Gerard Fernández Castellano nació el 4 de octubre de 2002 en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona). Llegó al Barça en categoría infantil procedente del Cornellà, a donde tras dos temporadas regresó. De todas maneras, en el curso 19/20 tomó el camino de vuelta al club azulgrana para la etapa juvenil. Actualmente todavía tiene edad de juvenil de último año, pero ya es un jugador habitual en el Barça B de García Pimienta.

Su debut con la camiseta del filial azulgrana fue en el mencionado curso 19/20, en la jornada 24 del Grupo III de Segunda División B (derrota por 2-3 frente al Villarreal B). A pesar de ello, fue un buen estreno a nivel individual, pues en el minuto 32 empató el resultado (2-2) asistido por Collado en un partido que jugó como delantero centro.

Es el noveno juvenil en debutar en el Barça B con el entrenador Francisco Javier García Pimienta. En el ámbito internacional, con 17 años y 4 meses debutó de la mano de Pablo Amo con la Selección Española sub-18 en un amistoso contra Dinamarca.


Habilidades técnicas


Peque es un futbolista que destaca mucho por su trabajo y su técnica. Respecto al segundo apartado, desde posiciones avanzadas, posee un buen primer control tras recepción y posterior conducción de balón hacia adelante para continuar jugada. Lo complementa con una calidad asociativa más que correcta. Esta es una acción muy habitual cuando se desenvuelve desde la posición de extremo izquierdo, donde actúa por zonas interiores para así liberar el carril al lateral y enfocar la portería rival en cada recepción.

Peque destaca por su sacrificio y su técnica

Aunque sus cifras no sean elevadas, es un atacante con gol, algo que no abunda en el filial culé, ya sea con un disparo desde media distancia o definiendo de primeras dentro del área. Cuando recibe el balón, ejecuta las acciones con rapidez. Esto le convierte en un jugador imprevisible, además de que tiene una gran variedad de recursos a la hora de desenvolverse con la pelota en el pie. Cuando tiene la oportunidad para armar el derecho, Peque demuestra un golpeo fabuloso, con fuerza y colocación a partes iguales.

Es un jugador inteligente. Sabe colocarse muy bien sobre el césped y también ataca de forma óptima la zona de remate, algo que tendría mucho valor en clave primer equipo. En la visita del Espanyol B al Estadi Johan Cruyff abrió el marcador con un remate de cabeza en la frontal del área pequeña. Cuando recibe, se atreve con conducciones de balón para ganar metros y encarar rivales, y tiene una habilidad en espacios reducidos utilizando simples y rápidos cambios de pie en unos segundos. Además, su toma de decisiones es bastante buena. No es un jugador que pierda una gran cantidad de balones por partido.


Aptitudes físicas


El físico de Peque no es excesivamente poderoso (1,68 metros y 66 kg). Seguramente sea la característica que menos le beneficia a corto plazo. También a largo plazo si no evoluciona en este sentido. En cualquier caso, es un jugador agresivo en los duelos individuales.

Sin embargo, en las acciones en las que debe chocar con centrales curtidos, suele perder y acabar en el suelo. Por lo tanto, debido a sus características físicas, es un delantero de un perfil lejano al de un nueve puro de referencia.

Es cierto que es capaz de retrasar su posición y ofrecer líneas de pase a un compañero para favorecer progresión, pero su naturaleza le conduce a que la devolución sea siempre de primeras y seguidamente continuar la jugada con un movimiento.


Características tácticas


Como ya se ha comentado, Peque es un jugador muy trabajador. Con y sin balón. Cuando el equipo ataca, todos sus movimientos tienen sentido y aportan algo a la jugada. Su inteligencia y comprensión del juego se denotan en su variable posicionamiento según el desarrollo de la jugada y qué espacios ocupan sus compañeros, en sus movimientos y en sus acciones técnicas.

No es un delantero que ocupe muchas zonas y tenga libertad absoluta para hacerlo. Aún así, entiende de maravilla dónde posicionarse, qué movimiento trazar, cuándo trazarlo y a qué distancia del compañero mantenerse. En este sentido, cada uno a su manera y en su rol, Peque posiblemente sea de los mejores futbolistas de la generación que actualmente milita en el Barça B junto con Jandro Orellana o el recientemente renovado por la entidad Nico González.

Otra característica que implica mucho trabajo táctico es la activación tras pérdida acompañada por todo el bloque, los retrocesos y las ayudas defensivas. Peque las lleva a cabo de manera excelente, especialmente cuando juega en la posición de extremo izquierdo. Gerard Fernández es el trabajo individual al servicio del equipo. Esto no significa que de vez en cuando no se atreva con una jugada individual en el último tercio del campo rival.


Evolución


Con solo 18 años, Gerard Fernández ‘Peque’ es una pieza habitual en los onces del Barça B de García Pimienta. Durante el curso 20/21 ha mejorado con el paso de los meses y ha acabado la fase regular, incluido el Grupo de Ascenso, a un nivel muy alto y optimista para el largo plazo.

Todavía es muy joven. Está evolucionando flagrantemente bien, pero aún le queda mucho por desarrollar. Algo muy evidente en lo que debe mejorar si quiere llegar a la élite son las cifras goleadoras que demanda un delantero del Barcelona. De cara al primer equipo, seguramente a medio plazo, es un perfil de jugador que encajaría bien. Prácticamente toda la plantilla del Barça B ha adquirido una madurez competitiva brutal, e individualmente el rendimiento de los jugadores es brillante. Peque no es la excepción.

DEJA UNA RESPUESTA