elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Fútbol Internacional Superliga Argentina

Gonzalo Montiel, el «bombero» de Gallardo

Nacido en Buenos Aires el día inaugural de 1997, Gonzalo Montiel es el actual lateral derecho titular de River Plate y uno de los mejores de su puesto a nivel nacional. Formado como defensa central, su llegada al fútbol profesional le ha desplazado a la banda, donde aporta seguridad en defensa para destaparse como una solución más en el sistema de River.


Trayectoria


Montiel es jugador de la casa. Formado en las categorías inferiores del Millonario, ha ido quemando etapas hasta asentarse en el primer equipo comandado por Marcelo Gallardo, un técnico que ha manifestado públicamente en varias ocasiones su admiración por Gonzalo como jugador y como alumno.

Debutó con el primer equipo de River Plate el 30 de abril de 2016, saliendo desde el banquillo ante Vélez. Su primera titularidad llegaría dos meses más tarde en competición copera. Asentado en el once titular de River desde 2018, su rendimiento ascendente le ha consagrado como uno de los mejores laterales de la Superliga.
Además, también se estrenó como internacional absoluto el 22 de marzo del pasado 2019 en los amistosos de preparación para la Copa América. Antes había formado parte de la sub-20 en el Mundial de 2017.


Habilidades técnicas


Gonzalo Montiel, diestro, se maneja bien con la izquierda en espacios reducidos. Aún así abusa de la derecha, recurriendo incluso a golpeos con el exterior antes que a utilizar la teórica pierna mala. Sin ser un superdotado, el argentino es un jugador con bastantes recursos técnicos. Tiene un buen manejo del balón y orienta muy bien el cuerpo a la hora de recibirlo. Se siente cómodo en espacios reducidos, a pocos toques o en conducción, donde es capaz de superar la presión de los rivales. Con espacios, realiza grandes controles en carrera que le permiten mantener la velocidad y es capaz de conducir el balón con mucho ritmo. También es realmente bueno a la hora de superar la presión rival, siendo capaz de perfilarse para salir por fuera y por dentro con un solo toque de pelota.

Además, tiene calidad en el pase. Durante la circulación de balón los ejecuta con la potencia y precisión adecuadas, buscando posiciones alejadas que aumenten el ritmo del juego. También es capaz de filtrar pases para progresar, rasos o a media altura buscando a la referencia de espaldas a portería.

Los centros laterales, por otro lado, son una asignatura pendiente para Montiel. Especialmente en ataques posicionales, donde se ve obligado a centrar desde parado. Su porcentaje de éxito aumenta cuando aparece atacando al espacio para centrar al primer toque, con la defensa rival desordenada.

Cuenta con un buen juego aéreo tanto en acciones defensivas como ofensivas. De hecho, gana el 55% de sus disputas. Realiza buenas entradas de pie y en segada, donde suele medir bien el momento de ir al suelo (el 66% de sus entradas son efectivas).


Aptitudes físicas


Gonzalo Montiel es un portento físico. Muy rápido, con y sin balón, siempre ejecuta sus acciones a gran velocidad. Presume de una gran resistencia, jugando los noventa minutos a ritmo alto, lo que le permite subir y bajar la banda continuamente.

Es un jugador fuerte, con un buen equilibrio y capacidad de utilizar bien su cuerpo para proteger la pelota. Tiene gran capacidad de salto, lo que le convierte en un jugador competente en el juego aéreo a pesar de no ser muy alto.


Características tácticas


Con la experiencia adquirida durante estas dos últimas temporadas ha mejorado notablemente en todos los aspectos del juego, sobre todo en fase ofensiva.

Haber crecido como central le permite dominar los conceptos defensivos más allá de las competencias de cada posición. En defensa posicional, Gonzalo Montiel se mueve coordinadamente con la línea ocupando siempre su espacio lógico de acción. Es un jugador intuitivo con sentido de la anticipación, aunque a veces se precipita y no mide bien los tiempos, aspecto que va mejorando poco a poco con la experiencia. Cierra muy bien en centros laterales, realizando buenas coberturas a la espalda del central. Es difícil de superar en los duelos individuales, sobre todo en velocidad. Se perfila muy bien y trata de llevar a los rivales hacia la línea de banda. Cuando le encaran baja el centro de gravedad, es intuitivo y sale bien por ambos perfiles. Además, es muy vivo en las segundas jugadas e intenso en los duelos y balones divididos.

Defendiendo con espacios o en inferioridad destaca por su capacidad para temporizar cuando el poseedor del balón es su oponente directo. Es inteligente en el repliegue y cierra bien los espacios.

En su salto al primer equipo, Gallardo decidió adaptarlo al lateral. Desde ahí, su evolución es constante. En el plano ofensivo aporta amplitud y profundidad a la banda, es una de las referencias en salida de balón y llega con facilidad a zona de finalización. En la presente temporada, los cambios tácticos introducidos por Gallardo (en ocasiones caracterizados por la presencia de tres centrales) liberan un poco más a Montiel de sus funciones defensivas. Si tenemos en cuenta los mapas de calor de los partidos, se aprecia cómo durante la mayor parte del tiempo de juego está ocupando el campo contrario.

Cuando posee el balón es capaz de profundizar en conducción por banda o por dentro, superando líneas de presión y creando superioridades en el centro con diagonales, fijando marca. Cuando suelta el balón realiza movimientos de continuación, bien para ofrecerse nuevamente como opción de pase o para arrastrar a rivales y generar espacios. No resulta extraño verlo acabar jugadas llegando a la frontal del área. Cuenta con una buena toma de decisiones en fase de inicio y construcción del juego, partiendo siempre desde la amplitud.

Cuando su equipo está en posesión del balón se instala rápidamente en campo contrario y ofrece mucha profundidad. Con la carga de partidos ha ido puliendo la calidad de sus incorporaciones, manejando mejor los tiempos en los que atacar espacios o aparecer como opción de pase por dentro. Con frecuencia busca pases en progresión buscando un volante avanzado o directamente al punta (siempre con movimientos de continuación para volver a recibir y arrastrar a rivales), sobre todo si recibe en campo propio.


Evolución


Es innegable que la posición de lateral ha adquirido gran importancia en el juego de hoy en día, especialmente en fase ofensiva. Se ha convertido en una pieza clave no solo para atacar por fuera, sino también para crear superioridades en zonas interiores. Equipos como Barcelona, Manchester City, Liverpool, Bayern o Borussia Dortmund, por nombrar algunos, cuentan con jugadores que van mucho más allá de las funciones en ataque tradicionalmente asimiladas para un lateral. Gonzalo Montiel debe mejorar en la efectividad de sus acciones en zona de finalización, pero es un jugador que aporta gran variedad de posibilidades al sistema ofensivo, ofreciendo soluciones por fuera y por dentro. Es un jugador de presente y con un gran futuro, consagrado en un club importante y con un papel destacado en los recientes éxitos del equipo. La albiceleste se frota las manos.

En palabras de quienes lo han entrenado (especialmente su actual técnico, Marcelo Gallardo), Montiel es un alumno muy aplicado, trabajador y ambicioso. Con 22 años reúne las cualidades técnicas, tácticas, físicas y mentales necesarias para ser uno de los laterales del futuro, tanto a nivel de club como de selección, ofreciendo ya un gran presente.

Su edad, su rendimiento y su cláusula de rescisión invitan a pensar que no tardaremos en ver a Montiel en Europa. Por su gran capacidad de adaptación y su buen entendimiento del juego, con grandes conceptos defensivos y ofensivos, resultaría interesante verlo en España. Bien es cierto que, por sus cualidades, sería capaz de adaptarse a cualquiera de las grandes ligas. Según varias publicaciones de prensa es seguido muy de cerca por equipos ingleses e italianos, e incluso con anterioridad ha estado ligado a Barça y Atlético de Madrid.

En lo que respecta a la selección, Argentina lleva tiempo buscando su “4”. Desde la retirada de Zanetti, solo Zabaleta fue capaz de mantener el nivel con regularidad. Afortunadamente, se viene una buena hornada de candidatos para el puesto como el mismo Gonzalo Montiel, Marcelo Herrera o Fabricio Bustos. En este aspecto, Montiel luce como alumno aventajado. Ya cuenta con un buen número de partidos disputados en la élite en un grande como River Plate, y ha ganado títulos en los que ha sido pieza importante. Su proyección da grandes esperanzas a la albiceleste de contar nuevamente con un lateral de nivel mundial a medio-largo plazo.


Informe individual


DEJA UNA RESPUESTA