elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Fútbol Femenino Reto Iberdrola

Inma Gabarro, talento y desparpajo en la cantera sevillista

La cantera del Sevilla continúa sacando perlas con las que nutrir y dar lustre a las categorías superiores. Jugadores de la talla de Bryan Gil, Carlos Fernández o Alejandro Pozo han contado con minutos en el primer equipo, pero el femenino no pasa desapercibido. Una de las canteranas con mayor proyección como es Olga Carmona, más que asentada en la máxima categoría del fútbol femenino español, puso rumbo al Real Madrid, pero otras jugadoras de las inferiores vienen pisando fuerte. Es el caso de Almudena Rivero, que ha tenido mucha participación en el equipo dirigido por Cristian Toro. También es el de Inma Gabarro, que a pesar de contar con escasos minutos en el primer equipo ha debutado y ha sido una pieza fundamental para el filial de Óscar Olomo y Virginia García “Virgy”.


Trayectoria


Inma Gabarro (Espartinas, 5 de noviembre del 2002) empezó su andadura en el fútbol con tan solo 9 años. El Benjamín mixto del equipo de su pueblo, el Espartinas, fue testigo de sus primeros compases con el balón.

Con 11 años recala en las filas del Sevilla en categoría alevín y va quemando etapas hasta ser una pieza fundamental en el conjunto dirigido por Óscar Olomo y Virginia García. Sus buenas actuaciones en el filial de Nervión no pasaron desapercibidas para el técnico argentino Cristian Toro, que le hizo debutar ante el RCD Espanyol en la máxima categoría. Disputó tan solo 13 minutos, pero los aprovechó para dejar sus pinceladas de buen fútbol. Consiguió una asistencia hacia otra canterana como lo es Ana Franco para así poner el 0-1 definitivo en la ciudad deportiva Dani Jarque.

En agosto de 2020, Inma firmó su primer contrato profesional con el Sevilla, rúbrica que unirá a ambos hasta el año 2022.


Habilidades técnicas


La sevillana es una futbolista diferencial con la pelota en los pies. Se caracteriza por ser una atacante con mucho potencial que ostenta una técnica envidiable, que le lleva a regalar en cada partido controles y pases exquisitos. Conduce con la pelota pegada al pie, maneja ambas piernas y sus recepciones son siempre positivas. Las hace con el cuerpo orientado a la dirección que quiere otorgarle a la jugada.

Además de destacar su capacidad para llevar el balón pegado al pie, también es capaz de conducir en contragolpes lanzándoselo más en largo pero siempre manteniendo el control sobre él. El regate simple con finta es otra de sus especialidades. Resulta muy complicado robarle el cuero sin hacerle falta. Otra de sus cualidades es el pase. Con la visión de juego que ostenta, rompe líneas de presión con entregas interiores.

Además, también es una jugadora dotada de gol y de asistencias. Lo ha demostrado durante toda esta temporada con el filial y en los playoff de ascenso.


Aptitudes físicas


Gabarro posee un gran despliegue físico que le permiten recorrer la banda con gran facilidad para cubrir las ayudas defensivas y para crear peligro en el área rival durante todo el partido.

Su estatura de 1’69 metros no es un impedimiento para ser poderosa en muchas de las facetas del juego. Cuenta con un carácter y un potente tren inferior que le hacen ser una jugadora muy fuerte. Su gran capacidad para utilizar el cuerpo es otra de sus fortalezas, ya que le permite proteger el balón y sortear rivales con mucha comodidad, por lo tanto es mucho más fuerte de lo que podría aparentar.

Lo que está claro es que la característica física más destacada de Inma es la velocidad que atesora. Es una jugadora eléctrica, muy difícil de parar al contragolpe o con metros por delante. En esas situaciones, la joven de Espartanas aprovecha al máximo su agilidad para desbordar y dejar muy atrás a sus perseguidoras. Siempre acelera el ritmo de las jugadas cuando entra en contacto con el balón.


Características tácticas


Inma Gabarro es una atacante muy versátil. En el sistema de Óscar Olomo suele situarse como extremo izquierdo, aunque es una jugadora polivalente que también puede ocupar otras zonas ofensivas. Puede jugar por la otra banda, de mediocentro o como mediapunta. Cuando su equipo está en posesión del balón su repertorio de acciones es muy variado, ya que tan pronto baja a recibir y subir el balón como realiza un desmarque de ruptura para buscar un pase en profundidad. Sabe leer muy bien el juego y su toma de decisiones suele ser acertada.

Además es impredecible, lo que junto a su capacidad de desborde le hace una jugadora realmente peligrosa a la que no le importa buscar la profundidad por la banda o recortar hacia dentro por la frontal. Tampoco es raro verle ocupar la zona central del ataque cuando la delantera cae en banda o retrasa su posición.

En la fase defensiva distingue muy bien cuándo presionar y cuándo replegar. Es de gran ayuda para la línea defensiva. Al recuperar el balón se incorpora al ataque con gran velocidad.


Evolución


Su buen rendimiento hace pensar que todavía no se conoce dónde está el límite de la joven jugadora de 17 años. Hacer juicios a largo plazo es complicado, pero con su corta edad tiene un gran margen de mejora. No sería nada extraño verle durante esta próxima temporada disputando minutos en el primer equipo femenino del Sevilla.

DEJA UNA RESPUESTA