elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Juvenil División de Honor Segunda B

Iván Morante, el futuro de la medular blanca

Iván Morante, siendo todavía juvenil, ha despertado el interés de los grandes clubes de Europa. Fue una pieza clave en el centro del campo para que el juvenil del Villareal se alzase campeón de Liga y Copa en 2019. Y este año han intentado hacerse con sus servicios varios clubes de gran envergadura, como el Barcelona o el Manchester City, aunque finalmente se ha incorporado a las filas del Real Madrid.


Trayectoria


Nació el 15 de enero del año 2001 en León. Allí comenzó a jugar al fútbol en el CD Ejido hasta los 12 años. A tan temprana edad Iván fichó por el Villareal CF, para unirse a su equipo infantil. Y permaneció en el club groguet hasta el pasado mes de enero, cuando pasó a formar parte de la cantera del Real Madrid, como jugador del juvenil A. Pero su estancia en Castellón no fue ininterrumpida, ya que volvió una temporada a León. Tras ese año de cesión en la CyD Leonesa, volvió al submarino amarillo para convertirse en uno de los jugadores más destacados de las categorías inferiores. En su último año (2019) consiguió alzarse con la Liga y la Copa, triunfos en los que fue un jugador clave.

Esta temporada, antes de fichar por el club blanco, llegó a jugar 4 partidos con el Villareal B en Segunda B. En esos 4 partidos fue titular en uno de ellos y logró disputar 106 minutos.

También ha destacado con la selección española, siendo un habitual de los conjuntos Sub-17, Sub-18, Sub-19 y Sub-20. En las categorías inferiores de “La Roja” Iván Morante ha sido dirigido por grandes técnicos como Santi Denia o Albert Celades, siendo importante en sus equipos.


Habilidades técnicas


El jugador leonés posee una técnica más que envidiable con su pierna izquierda. Controla el balón indistintamente con cualquiera de las dos piernas, pero a la hora de regatear, pasar o tirar muestra una clara predilección por su zurda. A pesar de tener buen regate no abusa de él, casi exclusivamente para salir de la presión y poder pasar. El pase, esa es su mayor virtud técnica, en especial porque lo combina con una gran visión del juego. A la hora de pasar, parece tener un guante en su pie izquierdo, ya que es capaz de realizar pases al hueco o en largo, tanto al pie como al espacio, que llevan realmente peligro. Lo más destacable de estos pases es la distancia  desde la que los realiza, múltiples veces desde zonas cercanas al centro del campo.

En su faceta defensiva Iván Morante destaca por su sentido de la colocación y por su tackling. Cierra muy bien las líneas de pase, pero cuando va a robar el balón aumenta exponencialmente la intensidad para conseguir su objetivo. Si tiene que ir al suelo para cortar un pase o interceptar un balón, es casi seguro que se lo va a llevar y rara vez comete falta.


Aptitudes físicas


Es un jugador fino, técnica y físicamente, mide 1,80 metros y pesa 69 kilos. A pesar de su escasa corpulencia sabe colocar y mover su cuerpo a la perfección. Gracias a ello consigue proteger el balón y evitar que los rivales le arrebaten la posesión. Quizás las características físicas que más definen a este mediocentro sean la rapidez gestual, tanto al hora de defender como de controlar o pasar el balón, y la resistencia, ya que puede aguantar los 90′ realizando innumerables esfuerzos cortos pero de una intensidad altísima.


Características tácticas


Su zona de juego es el centro del campo, dónde puede actuar como pivote o como interior. Sus mayores cualidades destacan en la salida de balón y en la fase de creación. Es muy habitual verle caer entre centrales para ayudar en la salida de balón. El resto del tiempo, salvo que tenga el balón en su poder, lo normal es verle ofreciendo líneas de pase a sus compañeros. 

Cuando recibe el esférico, Iván Morante no lo acapara si no que sale de la zona de presión, con un regate o tan solo con el control, y lo juega con algún compañero. A esto hay que sumarle lo bien que maneja los tiempos. Sabe a la perfección cuando ralentizar el juego, con pases en corto hacía su portería, y cuando imprimirle velocidad, con pases tensos o en largo buscando progresar. Estas características junto a su exquisita técnica para dar pases le hacen ser un gran organizador del juego de su equipo.


Evolución


El crecimiento que está experimentando Iván es exponencial. Siendo aún juvenil ha aterrizado en Valdebebas con la intención de que el próximo año sea un jugador importante en el Real Madrid Castilla. Si mantiene su magnifico rendimiento, no sería de extrañar que le llegáramos a ver debutar con el primer equipo.

Además, con las categorías inferiores de la selección lleva años saliéndose. Con su edad aún le quedan dos escalones, sub-20 y sub-21, antes de llegar a la absoluta. Pero aunque todavía este muy lejos ese sueño, no sería descabellado pensar en un futuro en el que Iván Morante formase parte del centro del campo del Real Madrid y de la Selección Española.


Informe individual


DEJA UNA RESPUESTA