elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

La Liga Primera División

Juan Miranda, lateral con fisiología de central para el Real Betis

Juan Miranda fue el centro de atención del aficionado verdiblanco en los últimos instantes de mercado. Lo cierto es que se esperaba a un lateral izquierdo con ansia y volvió Juan a la que fue su casa, hasta que fichó por el Barça en la edad de cadete. Para más inri, sus dotes defensivas sirvieron de argumento para convencer al aficionado verdiblanco, que aún no ha podido disfrutar de más de 15 minutos en el césped del joven futbolista.


Trayectoria


Tras empezar en el club de su pueblo, Olivares, comenzó una etapa en las categorías inferiores del Real Betis hasta infantiles, pues al dar el salto a cadetes fichó por el FC Barcelona. Debutó con el primer equipo frente a la Cultural Leonesa en Copa del Rey el 31 de octubre de 2018.

Al ser aún demasiado joven para formar parte de los planes del primer equipo, el 30 de agosto de 2019 se hizo oficial su cesión por dos temporadas al Schalke 04. El acuerdo guardaba la posibilidad de recuperar al futbolista tras terminar la primera de las dos campañas. De hecho, al año de su llegada, el futbolista español volvió a la Ciudad Condal tras no acordarse el segundo año de préstamo. Así pues, se puso final a una temporada sin regularidad de minutos en Alemania.​ Al borde del fin del mercado estival de la temporada 20/21, se oficializa su retorno al Betis en calidad de cedido.

Por otra parte, debutó con apenas 14 años en la Selección Española sub-16.


Habilidades técnicas


Como no puede ser de otra manera, un futbolista formado en canteras como la del Barcelona y Betis tiene un excelente trato de balón. Así pues, Juan Miranda posee una gran técnica con la pelota, precisa en las recepciones de balón y posteriores pases. Técnicamente exquisito. Asimismo, su guante en la bota le concede una habilidad especial para poner buenos balones al área.

Además, es un futbolista que posee una gran conducción de balón, potenciada por su carácter físico. Con su habilidad puede superar rivales, pero no es un regateador nato.


Aptitudes físicas


Precisamente, este punto casa con el título del artículo, y es que Miranda tiene un físico propio de un central. Con 1’85 metros de altura, el jugador verdiblanco puede presumir de ser un lateral robusto y difícil de sobrepasar en el uno contra uno. Asimismo, su altura le permite superar por alto a los extremos.

A su edad aún está un punto de fuerza por debajo del ideal, a pesar de haber ganado músculo por Alemania. Donde sí gana enteros es en la carrera, y es que a pesar de su altura es un futbolista veloz y potente.


Características tácticas


En primer lugar, nos encontramos con un lateral que puede hacer de central. Este punto le da un extra de nivel defensivo para cubrir el flanco izquierdo. Es un futbolista expeditivo, capaz de ganar en el quite, inteligente en las intercepciones y capaz de despejar los balones aéreos, pero aún no ha podido jugar un papel fundamental al no tener continuidad en los primeros partidos del Betis.

En salida de balón, puede recoger el peso de sus recepciones para salir jugado. Su buen toque y gran lectura de juego le permiten ofrecer soluciones a las distintas situaciones de juego que se puedan presentar durante un partido. La inteligencia sobre el césped es otro de los aspectos donde destaca el joven lateral, tanto defensivamente como a la hora de sumarse al ataque. Su toma de decisiones es acertada y suele tener éxito cuando arriesga.

Del mismo modo, una vez pisa campo rival es capaz de intercalar alturas con el extremo y coger protagonismo en distintos escenarios de juego. Normalmente, dota de profundidad al equipo y, como se recalca anteriormente, su buen toque de balón le hace un futbolista preciso en los centros de balón al área, aspecto importante en un Betis que tiene delanteros rematadores.

En definitiva, es un lateral completo, de amplio recorrido ofensivo-defensivo que cumple en todas las facetas del juego.


Evolución


Como cualquier joven futbolista, su proceso de maduración pasa por la cantidad de minutos que juegue en la élite. En Alemania no gozó de continuidad, y en el Betis aún no le ha ganado el puesto a Álex Moreno. Lo cierto es que sus dotes defensivas le han sentado bien al aficionado verdiblanco. De hecho, tras algunos errores defensivos de Álex, Juan Miranda se puede postular como una solución defensiva que dé solidez atrás, a diferencia de la situación del año pasado con el tándem ofensivo de Álex y Pedraza.

DEJA UNA RESPUESTA