elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

La Liga Segunda División

Manu Fuster, la creatividad del Carlos Belmonte

En un año difícil para un equipo que se quedó a las puertas de ascender, la figura de Manu Fuster (Manises, 1997) se ha vuelto fundamental. Una enorme revolución en la plantilla que redujo el nivel de la misma. Es por ello que se antoja clave la aportación de un futbolista diferente, creativo, de los que te genera juego. Manu Fuster ha llegado para quedarse.


Trayectoria


Fuster aterrizó este verano en tierras manchegas sin hacer mucho ruido. Creció en el Manisense de su pueblo, previo paso al Huracán Valencia. Llegó al Olímpic de Xàtiva en la 2016/2017 para jugar en Tercera División. Su gran rendimiento le permitió ser observado por el CD Guijuelo, y con ello dar el salto a Segunda B, donde jugó dos temporadas, con 64 partidos disputados y 9 goles.

Se hizo un nombre en la categoría de bronce y el Albacete no lo pasó por alto. En julio de 2019, los manchegos anunciaron su incorporación para las próximas cuatro temporadas. Sonó incluso para equipos de primera división, pero finalmente aterrizó en el Belmonte.


Habilidades técnicas


Un mediapunta al uso, o no. Manu Fuster tiene su toque personal pese a ostentar características propias de un mediocentro ofensivo. Diestro, con gran capacidad de asociación y combinación. El valenciano puede bajar a ofrecer salida de balón, acercarse al doble pivote.

Otra de sus características es la conducción. Con un punto de gravedad bajo, resulta complicado arrebatarle el balón al bueno de Manu. Provocó un penalti en El Alcoraz que acabó suponiendo el 0-1 definitivo. Para su posición, es esencial por otro lado ser bueno filtrando pases, y el valenciano lo cumple. De ello derivan las tres asistencias que ha repartido en lo que va de curso.

Pero sin duda lo que le convierte en un jugador diferente es la verticalidad. A pesar de acudir a la base de la jugada en ocasiones, lo que más le gusta es adoptar posiciones adelantadas, desmarques de rupturas. Caer al espacio cuando Zozulya peina, o pedir el pase a la espalda de la defensa. Es decir, no es el típico mediapunta que está por detrás del balón más tiempo que por delante, sino que su tendencia es acudir al espacio. Es por ello que también es una opción fiable para ayudar en la faceta goleadora. En definitiva, un mediocentro ofensivo con aptitudes propias de dicha demarcación pero que además suma cualidades de un extremo o delantero.


Aptitudes físicas


Con 1.69m de estatura, Manu Fuster sufre en la faceta física. Es luchador, con buen tren inferior, pero baja estatura. Ha sido sustituido en todos los partidos que ha jugado, por lo que otra tarea pendiente es la de aguantar 90 minutos a gran nivel, saber dosificar. El valenciano suele desinflarse en minutos finales, razón por la que Ramis acostumbra a sentarle.


Características tácticas


Ramis ubica a Manu Fuster en la mediapunta del 1-4-2-3-1, detrás de Zozulya. No obstante, en muchas ocasiones se adelanta a su misma altura o incluso por delante cuando cae a las peinadas, por lo que procede decir que también puede ejercer de segundo punta en un 1-4-4-2.

De su trayectoria anterior se extrae que el valenciano es sumamente polivalente. Ha jugado en ambas bandas e incluso en el doble pivote. Cuenta con características que avalan esa versatilidad, por lo ya comentado de combinar capacidad de asociación y pase con desmarques de ruptura y verticalidad (propias de un jugador de banda o delantero).

En definitiva, ofrece un abanico de recursos. Concretamente en el Albacete encaja a la perfección en la banda, pues los manchegos no cuentan con extremos rápidos sino con jugadores de calidad, más lentos pero que aportan por dentro. En ese contexto, Manu Fuster podría hacer perfectamente de Pedro, Ojeda, Álvaro Jiménez o Susaeta.


Evolución


Acumula 616 minutos distribuidos en nueve partidos, los nueve como titular. La sensación es que el Albacete juega mejor con él sobre el césped, pues cuenta con un jugador más creativo que los hombres de banda y delantera restantes. No parece a día de hoy un indiscutible, pero sí un recurso muy importante para Ramis. Tardó cinco jornadas en debutar pero, desde entonces, está siendo trascendente. Muy atentos habrá que estar a su evolución en un equipo en el que encaja muy bien.

DEJA UNA RESPUESTA