elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Fútbol Internacional Sudamérica

Manuel Ugarte, el pivote charrúa del futuro

Nacido en Montevideo (Uruguay) en el año 2001, Manuel Ugarte Ribeiro es una de las jóvenes promesas del fútbol uruguayo. Un jugador que con apenas 15 primaveras debutó con el primer equipo del Club Atlético Fénix, donde tres temporadas después Juan Ramón Carrasco le otorgó el brazalete de capitán con tan solo 18 años.

Ugarte es un futbolista que juega como pivote y que tiene grandes condiciones, pero que destaca sobre todo en los aspectos tácticos y físicos. Su gran capacidad para entender el juego hace que se posicione de manera inteligente en el campo. Esto le permite robar balones al rival o provocar el fallo o la pérdida de este. Ya ha sido convocado por las categorías inferiores de la selección de Uruguay. Actualmente juega con la sub-23, donde ha disputado el Preolímpico Sudamericano.

Probablemente estemos hablando de uno de los centrocampistas charrúas más prometedores, que sigue los pasos de jugadores como Fede Valverde o Rodrigo Betancur.


Trayectoria


La trayectoria futbolística de Manuel Ugarte ha sido muy diferente a la de otros jugadores. Pasando por las categorías inferiores de Club Atlético Fénix, con edad de cadete (15 años) debutó con el primer equipo. El hecho de quemar etapas de una manera tan precoz no está al alcance de muchos.

Es indudable que el talento es uno de los aspectos que le han llevado a instalarse en la élite de una manera temprana. Aún así, hay muchas más cosas detrás de él. Su madurez futbolística y sus dotes de liderazgo y de entendimiento del juego han hecho que Ugarte, con apenas 19 años, sea capitán y titular indiscutible en la medular de Club Atlético Fénix.


Habilidades técnicas


El pivote uruguayo no es un jugador que destaque por su gran manejo de la pelota. Sin embargo, es muy apto con el balón en los pies. Con él, Manuel es un jugador con buen toque capaz de filtrar buenos pases cortos y largos a sus compañeros. Tiene una gran capacidad para proteger la pelota utilizando muy bien el cuerpo y su fuerte tren inferior. Destaca también por su poderosas conducciones para superar líneas defensivas o lanzar contraataques.

Además, a pesar de no ser una de sus mayores virtudes, tiene un gran disparo desde media-larga distancia cuando aparece cerca de área rival:

En definitiva, es capaz de superar con solvencia líneas de presión, tanto con sus pases como con conducciones, y así ser la relación entre fases de inicio y de creación.


Aptitudes físicas


Manuel Ugarte es un jugador muy fuerte y de envergadura (1,82 metros). Su juego destaca debido a sus grandes condiciones físicas. Gracias a su fuerza, potencia y velocidad es un hombre muy difícil de superar. Además, gracias a su gran resistencia, es capaz de mantener la intensidad de sus acciones durante todo el partido. Es un futbolista muy agresivo y al que le gusta el contacto físico con el rival. Se siente cómodo defendiendo en uno contra uno gracias a su potencia, que le permite ganar los duelos cuerpo a cuerpo y la posición rápidamente.

Además, va bien en el juego aéreo y a ras de suelo. Una vez que roba el balón, es capaz de salir en conducción con potencia o dar el pase de seguridad para iniciar la jugada. A todo esto hay que sumar su gran sacrificio durante todo el partido. Es un futbolista solidario que no escatima nunca en esfuerzos. Esto se ve en todas sus acciones con y sin balón.

Si bien la agresividad es una de sus mayores virtudes, muchas veces se convierte en uno de sus puntos débiles. Su ansia e intensidad por robar la pelota le hacen cometer muchas faltas innecesarias, como por ejemplo a jugadores de espaldas y sin espacio.


Características tácticas


Manuel Ugarte es un jugador que destaca por sus grandes condiciones físicas y su gran lectura del juego tanto en el aspecto defensivo como en el ofensivo. Una de sus virtudes es la manera de entender el juego para dirigir al equipo con y sin balón. Su inteligencia e intuición hacen que sea un centrocampista con una madurez futbolística mayor a la edad que tiene. Su lectura táctica le hace ser el gran jugador que es.

En el aspecto defensivo, es un hombre muy inteligente que entiende cuándo ha de disputar un lance. Su gran capacidad para entender el juego hace que se posicione de manera inteligente en el campo, lo cual le permite robar balones al rival o provocar el fallo o la pérdida de este. Además, es un jugador que aporta en la fase defensiva posicional. Lo consigue gracias a su posicionamiento, sus cualidades en duelos y su limpieza a la hora de realizar vigilancias y permutas. Además, es un jugador que se anticipa muy bien a la jugada y por tanto a la acción del rival. Esto le permite interceptar muchos balones por partido.

Es un jugador muy inteligente que sabe cuándo pasar de la presión hacia delante tras pérdida al repliegue defensivo. Una de sus grandes virtudes en el aspecto defensivo son los repliegues rápidos y con orientaciones diferentes dependiendo la situación del juego en transiciones ataque-defensa. Gracias a su gran interpretación y adaptación táctica, se siente cómodo tanto en una presión con bloques altos y cerca del área rival, como en bloques medios o bajos más cerca de área propia y resguardados. Todos estos aspectos dan equilibrio al equipo.

En el aspecto ofensivo, es un jugador que interviene en Fase de Inicio y en Fase de Progresión filtrando pases en largo y en corto que puedan superar líneas defensivas. Veamos un ejemplo en esta secuencia de imágenes:

Gracias a su gran conducción es capaz de superar a los rivales y crear dudas en su sistema defensivo. Es muy difícil quitarle la pelota, ya que utiliza muy bien su cuerpo. Cuando los centrales tienen balón tiende a acercarse a pedir la pelota, muchas veces orientándose hacia campo propio y teniendo que girar con un jugador rival detrás. Sin embargo, se siente cómodo con el jugador rival cerca de él. No es un jugador que esté constantemente pidiendo la pelota, pero ni mucho menos se esconde.

A pesar de no ser un jugador que se caracterice por llegar a área, no le importa salir de su zona para asociarse con jugadores de posiciones más adelantadas o llegar cerca de área rival, y así finalizar con un disparo de media-larga distancia. Es un jugador al que le gusta que el partido o el sistema táctico de su equipo sea de ida y vuelta y de poco equilibrio, ya que él en esas situaciones se siente cómodo y entiende lo que demanda cada situación.


Evolución


Sin duda, estamos ante uno de los mediocentros con más futuro de Uruguay. A pesar de su corta edad, tiene mucha madurez dentro del campo de fútbol. Destaca por su temple y calma a la hora de actuar, pero sobre todo por su liderazgo. Es un pivote joven con una madurez impropia para un jugador de su edad. Es difícil encontrar un perfil como el suyo.

Manuel Ugarte es un futbolista muy completo y con unas cualidades asombrosas para triunfar. Sin embargo, hay que tener en cuenta que juega en Uruguay, una liga con un nivel inferior a las europeas u otras sudamericanas. Habría que verle en una competición con más exigencia para ver cuál sería su rol en el campo. A pesar de esto, es un jugador con mucho futuro por delante y que sin duda puede dar el salto a corto plazo a una liga de mayor nivel.

DEJA UNA RESPUESTA