elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Segunda B

Miguel De La Fuente, el depredador blanquivioleta

La última perla vallisoletana llama a la puerta. Se trata de Miguel De La Fuente (Tudela de Duero, 1999), un delantero centro que ya venía apuntando maneras desde su etapa como juvenil en el conjunto blanquivioleta y que, con el paso de los años, se ha convertido en un jugador esencial en el filial del Real Valladolid. Sus goles están siendo vitales para mantener al equipo entrenado por Javier Baraja en lo alto de la clasificación del Grupo II de Segunda B.


Trayectoria


Miguel De La Fuente ingresó en la cantera blanquivioleta con 13 años, en la temporada 2013/2014. Sus grandes dotes hicieron que pudiera seguir en la entidad vallisoletana hasta que en 2015, con tan sólo 15 años y siendo juvenil de primer año, dio el salto al División de Honor. Allí demostró una gran capacidad goleadora, especialmente en su último año —a caballo entre juvenil y filial—, donde anotó 12 goles.

Paralelamente a su última temporada como juvenil, De La Fuente pudo disputar 8 encuentros en el Real Valladolid Promesas, siendo Rubén Albés quien le hizo debutar en la 2016/2017 en Segunda División B, cuando sólo tenía 17 años.

El delantero blanquivioleta ha sido uno de los máximos anotadores de la primera vuelta del Grupo II

En la temporada 2017/2018, el ariete tudelano decide rechazar una suculenta oferta de la Juventus, quedándose en el filial blanquivioleta y renovando su contrato en Noviembre de 2017 por tres temporadas, con una cláusula de rescisión superior a los 2 millones de €. Esa campaña sumó 25 encuentros, anotando 2 goles. Además, participó en la Selección Española U19 jugando 2 partidos con el conjunto entrenado por Luis De La Fuente.

La campaña 2018/2019 fue el punto más álgido de su carrera, ya que debutó en el primer equipo del Real Valladolid de la mano de Sergio González, en un partido liguero frente al Real Betis. Posteriormente, también haría lo mismo en Copa, ante el RCD Mallorca. Mientras tanto, seguía dejando destellos de calidad en el segundo equipo, disputando un total de 25 encuentros y marcando 8 goles.

Esta temporada está siendo un futbolista clave para Javier Baraja, ya que el filial está en los puestos altos gracias a sus goles. Además, el delantero blanquivioleta ha sido uno de los máximos anotadores de la primera vuelta del Grupo II.


Habilidades técnicas


El futbolista vallisoletano es un auténtico depredador de área. Con un magnífico trato de balón, es capaz de generar peligro desde donde parece imposible. Las veces que juega escorado a una banda parece tener el esférico pegado a la bota, desde donde dribla a los rivales con suma facilidad para buscar el disparo.

Es frecuente verle caracolear en el área y atraer a los defensas para zafarse fácilmente de ellos. No se achanta en el uno contra uno rival y siempre busca el espacio propicio para acabar la jugada. En el mano a mano frente al portero tiene una gran sangre fría para definir. Además de ello, es un jugador muy capacitado para rematar al primer toque y anotar de cabeza, siendo el gol su mayor arma como delantero centro.

Miguel De La Fuente también destaca por sus disparos rasos y cruzados, una de sus mayores bazas cuando posee el esférico en sus botas. Otra de sus grandes virtudes es el juego al primer toque de espaldas a la portería rival, siendo muchas veces clave en el último pase. Además, cuando recibe el balón al espacio por fuera, es capaz de realizar centros muy precisos.


Aptitudes físicas


Su buen físico le permite bregar cada balón con los rivales, saliendo vencedor frente a los mismos en reiteradas ocasiones. A pesar de sus 180 cm. de altura, siempre lucha cada balón aéreo, permitiéndole ganar con seguridad la posesión interponiéndose a su rival. Además, protege de manera muy práctica el esférico, especialmente en el área, lo que le sirve para girarse y disparar a la media vuelta.

Posee un gran cambio de ritmo, especialmente en carrera, a la hora de superar a los adversarios por velocidad.

También es destacable su resistencia, con sólo 20 años está de sobra capacitado para poder disputar los 90 minutos en todos los encuentros que parte como titular.


Características tácticas


El ariete tudelano es vital en una formación de 1-4-4-2, así como en un 1-4-2-3-1, pudiendo actuar tanto de segundo punta como de referencia ofensiva. Además en las transiciones de defensa a ataque, su capacidad para jugar también por banda le hace ser clave a la hora de realizar contraataques rápidos.

Suele ayudar en ambos carriles a sus compañeros, especialmente buscando los desdoblamientos de éstos para poder filtrar pases al hueco. No es únicamente un delantero al uso, sino que también busca recibir entre líneas para desestabilizar a sus adversarios.

Suele aparecer en tres cuartos de campo y en zona de organización para recibir el esférico

Es muy habitual también verle recibir balones al espacio, ya que su gran capacidad para recorrer campo le hace ser prácticamente incansable.

Usualmente, suele aparecer también en tres cuartos de campo e incluso en la zona de organización para recibir el esférico y pausar el juego para dosificar al equipo, además de buscar siempre atraer a los adversarios para construir juego por las bandas.


Evolución


Desde la temporada pasada, Miguel De La Fuente está siendo un fijo en el ataque del filial pucelano. Sus goles y su polivalencia en la punta de lanza han propiciado que vaya a algunas convocatorias con el primer equipo.

De La Fuente está llamado a ser uno de los jugadores franquicia del Real Valladolid las próximas temporadas si su crecimiento sigue siendo tan meteórico. No será de extrañar verle golear con la elástica blanquivioleta a medio y largo plazo.


Informe individual


DEJA UNA RESPUESTA