elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Fútbol Internacional Jupiler PRO League

Musa Al-Tamari, el “Messi jordano”

No ha sido un año para el recuerdo del APOEL chipriota. El conjunto mediterráneo, que ha sido comandado por hasta cuatro técnicos distintos a lo largo de la campaña, no ha conseguido encontrar una regularidad liguera. Sin embargo, un nombre se ha singularizado de manera vertiginosa. No es otro que el del extremo jordano Musa Al-Tamari.


Trayectoria


Musa Al-Tamari nació el 10 de junio de 1997 en Ammán, la capital jordana. Desde muy pequeño formaría parte del Shabab Al-Ordon, aunque posteriormente pasaría un año cedido en el Al-Jazeera de la misma liga. Fue allí donde encontró su mejor versión, siendo apodado por muchos como el “Messi jordano” dadas sus similitudes en la forma de jugar.

Fue el APOEL de Chipre quien le dio la oportunidad de brillar en el viejo continente, y desde su llegada no ha defraudado. Dando una versión mágica de juego al equipo, consiguió ganarse el cariño de todos los aficionados del club a base de esfuerzo y trabajo. Desde entonces, ha cosechado una muy respetable cantidad de goles y asistencias. Un auténtico mago del balón que ha decidido dar un salto con su fichaje por el Leuven belga.


Habilidades técnicas


Su punto más álgido es, sobre todo, su embelesado control del balón. Lo orienta a su antojo en función del contexto, y es un futbolista capaz de abrirse huecos en espacios muy reducidos gracias a su estremecedor regate. Ensancha el campo gracias a sus movimientos, además de servir como descongestión de acumulaciones de marcas rivales.

Además, es un futbolista muy ágil, lo que le permite escapar gracias a su velocidad y colarse entre rivales sin dar un paso en falso. Es muy vertical y con buena toma de decisiones, convirtiéndole en un auténtico mago con el balón en los pies. Además, sus movimientos sin balón también son cruciales para sacar el balón jugado, dado que arrastra marcas, supera líneas y busca la espalda rival. Así, apoya una fructífera salida del balón colectiva.

Al-Tamari es ágil, con un explosivo cambio de ritmo y olfato goleador

Ofrece apoyos a su defensa, bajando a recibir el balón y progresar en el desarrollo de la transición gracias a su manejo de la pelota. Es el mayor bastión del equipo y supone una gran dificultad poder pararle debido a su explosivo cambio de ritmo hacia adelante, ganando en muchas ocasiones la espalda de la defensa.

Por si fuera poco tiene buen olfato goleador, aunque en muchas ocasiones peca de un disparo medio bastante ordinario. Suele hacer uso de todo tipo de recursos técnicos en los metros finales, ya sean regates o amagos, batiendo al guardameta más bien por su inteligencia con el balón que por su disparo. Es, también, un perfil muy dado a asociarse con el colectivo.


Aptitudes físicas


Musa Al-Tamari no es un extremo que destaque, ni mucho menos, por su físico. En los duelos individuales no posee la capacidad de ayudarse con el cuerpo para vencer a la marca rival. Por el contrario, usa sus aptitudes técnicas para salir victorioso en estos lances. Sin embargo, ser un futbolista tan ligero provoca que, en gran parte, sea tan ágil en acciones de uno contra uno.


Características tácticas


Musa Al-Tamari era el portón por el que pasaban todas las jugadas de ataque del APOEL. Cuando solían jugar contra equipos que pregonaban una defensa en bloque con las líneas muy juntas, siempre trataban de buscar al jordano como subterfugio a la impotencia de no poder progresar en el juego. Esto quiere decir que Musa está siempre donde se le necesite.

Se maneja bien con ambas piernas, aunque sin duda alguna donde más cómodo se encuentra y donde mejor rendimiento ofrece es jugando como extremo diestro. Lo cierto es que es un futbolista muy versátil sobre el césped, que necesita mucha libertad para relucir su clase. Ofrece muchas ayudas atrás para sacar el balón sin poner en riesgo la posesión, y tiende a jugar mucho por el centro, buscando siempre la asociación con sus compañeros.

Porque, si bien comentaba anteriormente que es capaz de deslumbrar en espacios reducidos repletos de defensas rivales, es un futbolista que demanda una ayuda recíproca: necesita apoyar y que le apoyen. En algunos encuentros, su técnico probó a ubicarlo en la punta dada su explosividad. Sin embargo, nos encontramos a un Musa Al-Tamari abandonado en la línea de ataque, que comenzó a tener más presencia en el juego cuando decidió retrasar su posición para poder marcar la diferencia.

Musa Al-Tamari en fase defensiva, actuando como único punta en la línea de ataque frente al FC Basel 1899 en el partido de vuelta de los dieciseisavos de la UEFA Europa League. Fuente: Movistar Liga de Campeones.

En la imagen podemos ver la tónica constante del encuentro de vuelta de dieciseisavos de final en la UEFA Europa League frente al FC Basel 1893 suizo. Musa, ubicado como punta en un 4-2-3-1 con los extremos muy replegados en defensa, se vio solo en la presión hasta la entrada en el descanso de De Vincenti, que le permitió volver a su zona de confort en banda derecha. Ahora podría aparecer desde posiciones más atrasadas, donde mejor rendimiento ofrece.

En ocasiones también se ha probado jugando por banda izquierda, aunque la bajada notoria del rendimiento se vio provocada por la pérdida de uno de sus mejores recursos: la diagonal. Al jugar por dentro con el balón, en ocasiones decide lanzar desmarques de ruptura a la espalda de la zaga, buscando los espacios central-lateral. Sin embargo, cuando disponía del balón en banda izquierda, no podía evidenciar en su máximo esplendor esta diagonal, dado que, aunque gestiona bien el balón con ambos pies, es zurdo.

Musa Al-Tamari recibiendo el balón en fase ofensiva y zafándose de marcas rivales en acciones individuales, haciendo uso de su tan común diagonal, en el encuentro frente al F91 Dudelange de la fase de grupos de la UEFA Europa League. Fuente: footbalia.net.

En esta imagen podemos presenciar esa capacidad de resolución en espacios reducidos, donde primero recibe acompañado de su marca. Una vez lo hace se orienta el balón tirando la diagonal hacia el dentro, más tarde pone en juego su desborde encarando y superando al central para, finalmente, plantarse en un mano a mano frente al guardameta. Un auténtico todoterreno futbolístico.


Evolución


Musa Al-Tamari es un futbolista muy completo. Buena lectura de juego, gran desborde, control orientado de ensueño y olfato goleador. Sus cualidades, sumadas a la paupérrima campaña del APOEL, pedían a gritos un salto de calidad a una liga intermedia, más contrastada que la chipriota. De ahí su aterrizaje en Bélgica. Con tan solo 23 años tiene una clase inigualable.

DEJA UNA RESPUESTA