elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

La Liga Primera División Segunda B

Raúl García, delantero con licencia para matar

Raúl García de Haro (Olesa de Montserrat, Barcelona, España, 3 de noviembre de 2000) está dejando buenas sensaciones en la cantera del Real Betis Balompié, el Betis Deportivo. Su olfato goleador, así como su buena lectura del juego ofensivo, hacen del catalán una pieza importante para los de Ruano, que podrán disfrutar de él hasta el final de temporada. Sus cuatros goles en cuatro partidos marcados de manera consecutiva han hecho que buena parte de la afición verdiblanca se haya fijado más en él.


Trayectoria


Raúl García sabía amar al fútbol desde pequeño. En 2009 entró al CD Guadix, concretamente a la cantera del club. Como bien atentos estaban los scouts almerienses, ficharon al delantero para la cantera del Almería en 2014. Ahí ya empezó a destacar con su olfato. Su faceta ofensiva se mostró en las estadísticas, ya que fue el máximo goleador nacional de la División de Honor Juvenil con 22 tantos en su cartera. Un dato espectacular que avalaba el potencial del delantero de la Ciudad Condal.

A partir de 2018, su historia con el Real Betis empezaría a florecer. En ese año ficha por el equipo verdiblanco y comienza jugando en el equipo juvenil. Cada día que pasaba, progresaba más rápido y subía más escalones para poder llegar al primer equipo. En el Betis Deportivo se le considera un héroe por la hazaña en el ascenso a Segunda División B, marcando tres goles en la eliminatoria.

Incluso ha llegado a jugar hasta en tres ocasiones de manera oficial con el primer equipo, pero no ha llegado a sumar más de veinte minutos entre ellas. Convenció a Rubi, que le llevó convocado varias veces, al igual que el técnico chileno Pellegrini. Su progreso sigue al alza y todo apunta a que la próxima temporada será la competencia de Yassin Fekir y Borja Iglesias.


Habilidades técnicas


Raúl García, como buen rematador que es, tiene su punto clave en el disparo. Quizás entendamos ahora el porqué de su heroicidad en el playoff. Su definición con la pierna derecha es espectacular y sus cifras en esta temporada lo defienden. 8 goles en 13 encuentros, cuatro de manera consecutiva. Esa diestra vale oro y da igual en qué situación se encuentre, él te remata hasta una bola de papel que se encuentra en la calle.

A pesar de esa gran definición, uno de sus defectos es el control del esférico. Es muy limitado si tiene el balón a sus pies. No llega a hacer casi nunca algo parecido a intentar un regate en el partido, es algo realmente difícil de ver en él. Es su punto más débil y con más margen de mejora. Si consigue mejorar esa circulación del balón puede terminar siendo, en su etapa de juego más madura, un delantero muy completo.


Aptitudes físicas


Si algo se destaca de manera clara en dicho apartado es su altura. Esos 192 cm de estatura le convierten en un buen rematador aéreo. Además no es un delantero muy ancho, más bien alguien ligero de peso. Esto le aporta mucha agilidad, pero sobre todo mucha velocidad.

En muchas ocasiones, cuando sale la cantera verdiblanca al ataque y llega un balón al hueco hacia él, rompe con mucha facilidad la línea defensiva de los jugadores que le marcan. Hablando de su agilidad, es capaz de girarse muy rápido y mirar a la portería en momentos donde la presión por robarle el balón es muy alta.


Características tácticas


Aquí posee varios puntos fuertes. El más necesario en un goleador como él es su anticipación. En muchas de las ocasiones que se producen en la cantera, él aparece entre los centrales, que fijaba para desmarcarse con un buen arranque y buscar primero el balón al hueco. Ayuda bastante a algunos de los pases que aportaban sus compañeros en ciertas jugadas, como en el primer gol ante el Sevilla Atlético, donde rompe la línea defensiva y, sin caer en fuera de juego, se planta ante el portero y marca.

No es alguien que se mueva mucho, pero lo suficiente para arrastrar al defensa que le marca y que sus compañeros más llegadores entren al hueco. Estamos hablando de un hombre que realiza de manera silenciosa tareas muy beneficiosas para el equipo de Manuel Ruano. A eso se suma su buen posicionamiento, que le convierte en un catalizador que absorbe el 70% de las jugadas realizadas en un partido.


Evolución


Por como progresa con Ruano, su potencial puede ser alto. Solo tiene 19 años y le queda mucha carrera todavía, pero desde luego que está dejando buenas sensaciones en el campo. Esos cuatros goles consecutivos le están aportando una confianza espectacular al catalán, que sigue subiendo escalones y convenciendo cada vez más a un Pellegrini que quiere ascenderle la temporada que viene.

DEJA UNA RESPUESTA

Estudiante de Periodismo en la US. Narrador en Footters y redactor en elscouting.es. La búsqueda de la progresión y la perfección es la clave del éxito. Siempre franco como un tiro de Roberto Carlos.