elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Fútbol Internacional Serie A

Salvatore Esposito, el metrónomo del Chievo

Salvatore Esposito es el hermano mayor de la familia que deslumbró en las categorías inferiores del Inter de Milán. Ahora, en el Chievo, ha disputado una temporada muy interesante en Serie B hasta la aparición de la crisis del COVID-19. Con menos cartel que su hermano Sebastiano, está obligado a forjarse un nombre entre la competencia y demostrar que su proyección es la de un jugador de primer nivel.


Trayectoria


Salvatore Esposito nació el 7 de octubre del año 2000 en Castellammare di Stabi, municipio situado en Nápoles. Aún en etapa formativa se marchó al Inter de Milán, donde comenzó jugando en las categorías inferiores. En 2015 debutó con la selección sub-16 de Italia, firmando su primera aparición en uno de los escalafones de La Nazionale. 

Estando en nómina con el Inter sub-17, con muy buenas actuaciones a sus espaldas, decidió salir cedido en enero de 2018 a la SPAL sub-19 con vistas de tener opciones con el primer equipo de Ferrara. Con 17 años y solo media temporada en el filial de la SPAL, los biancazzurri decidieron quedarse con Salvatore Esposito.

El buen desempeño del mediocentro italiano hizo que, de nuevo, en solo seis meses, saliese cedido en enero del 2019 a la Ravenna, de la Serie C. Por entonces, la SPAL sub-19 estaba siendo uno de los mejores equipos del Campionato Primavera 2. Acabó como segundo clasificado del torneo regular y cayó en la final ante la Lazio, ya sin Salvatore Esposito. En la Ravenna disputó la segunda mitad de la pasada temporada. Con los Leoni fue una pieza muy importante en el equipo para lograr un séptimo puesto que le daba la posibilidad de pelear por un puesto en Serie B en el playoff de ascenso.

No obstante, la Ravenna fue apeada en dieciseisavos ante el FeralpiSalò. Al término de la temporada, Esposito regresó a la SPAL y en verano volvió a subir un peldaño más. Recaló como cedido en el Chievo Verona, un recién descendido a Serie B con la aspiración de regresar a la máxima categoría del fútbol italiano. Con Michele Marcolini en el banquillo intercalaba titularidades, y con Alfredo Aglietti se convirtió en una pieza imprescindible del equipo.


Habilidades técnicas


Salvatore Esposito presenta una gran capacidad para orientar el balón y recibir de espaldas. Al jugar delante de los centrales ocupa una posición muy arriesgada, donde se llega a generar mucha presión y en la que los riesgos están a la orden del día. Para un futbolista con sus características y la posición que ocupa, es vital el control orientado, darle movimiento a la recepción y pasar a ocupar un espacio distinto. En ese control orientado Esposito es uno de los mejores de su quinta, por no decir el mejor.

Por otra parte, domina todos los registros en cuanto a distribución. Tanto el corto como el largo. Cuenta con una técnica muy pulida, coordinando bien su cuerpo con el golpeo, lo que le convierte en un futbolista peligroso a balón parado. De hecho, el curso pasado anotó un gran gol con la Ravenna en el derbi ante el Rimini a domicilio.


Aptitudes físicas


Salvatore Esposito nunca ha destacado por ser un pivote de contención ni por un trabajo físico descomunal. Su verdadero valor llega en la lectura táctica y en la distribución de balón. Sin embargo, en su posición se codea constantemente con muchos futbolistas rivales y hay que decir que es un jugador muy bueno cuando tiene que presionar y robar en espacios cortos. Su físico le permite ser ágil en estos contextos.

A pesar de presentar una talla media en el fútbol -1’78 metros de altura- el italiano es un jugador que suele pelear bastante bien los balones aéreos y que, cuando tiene el cuero, es capaz de cubrirlo bien con su cuerpo. No sobresale por un físico imponente, pero sí que lo contrarresta con entrega y sacrificio.


Características tácticas


La definición que recoge el diccionario italiano de “regista” es la siguiente: alguien que dirige la creación de un espectáculo teatral, cinematográfico, de radio o de televisión. Pero no puede quedarse a cualquier ‘5’ en este bloque, sino que debe tener unas condiciones técnicas y dotes con el balón suficientes para ser el futbolista por el que empiece la construcción con balón del equipo. Salvatore Esposito se acoge a estos aspectos. Es el director de juego del Chievo Verona y lo ha sido también de las categorías inferiores de La Nazionale.

Como regista, el italiano se adapta a cualquier sistema que le permita jugar en la posición de ‘5’. Es una figura que se estila mucho en Italia y en la que se trabaja para crear futuros directores de juego delante los centrales y con mucho terreno por delante para coordinar el juego. De de hecho ya ha probado en diferentes dibujos tácticos: 1-3-4-1,1-4-3-3, 1-4-1-4-1… Siempre con el factor común de aparecer con dos interiores de recorrido que limpien su salida de balón.

Un futbolista como Esposito, capaz de dominar registros de juego muy distintos, es esencial para aquellos equipos que hacen recaer mucha importancia del juego en ataque en el mediocentro más retrasado. Salvando las distancias, este centrocampista ocupa un rol similar al que han ejecutado Pirlo y Jorginho en sus equipos y en la selección italiana. En esta línea, estos registas tienen un sentido muy importante en el terreno de juego porque permiten, en pocos toques, romper varias líneas de pases, bien sea en largo buscando amplitud, o en corto hacia los interiores. Por ello, las condiciones técnicas del punto anterior convierten a Esposito en uno de los directores de juego que mejor interpretan los tiempos del partido.

Esta imagen corresponde a la primera jornada del pasado Mundial sub-20, donde Esposito fue clave para el técnico Paolo Nicolato. Lo hizo con solo 18 años, el más joven de aquella camada. Esposito recibe cerca de la defensa, los delanteros de México están por detrás del mediocentro y cuando recibe, se orienta rápidamente para buscar una opción. Siempre se sale con Salvatore Esposito.

Tácticamente ocupa una posición clave en ataque, pero también en defensa. Si bien el regista ordena al equipo con el balón, también lo hace sin él. Cuando toca defender, ayuda a sus interiores en el repliegue defensivo porque es la referencia a la que se acogen sus compañeros para posicionarse. Suele tapar zonas centrales, pero cuando el lateral o carrilero de su equipo salta a la presión guarda bien las caídas laterales. De todas maneras, lo habitual es que siempre esté situado en el centro de la jugada.

Aademás, Esposito es todo un complemento cuando de sacar el balón se trata. Si bien es el futbolista que dirige la elaboración del juego, cuando su opción de pase está tapada, permita a los centrales salir en conducción y liberarlos de la presión del delantero o de los hombres de segunda línea. Es una delicia táctica para sus entrenadores.


Evolución


Las comparaciones son odiosas, y en este sentido Salvatore Esposito siempre ha tenido que huir de la sombra de Sandro Tonali -uno de los jugadores más prometedores de Italia en su posición- y de Sebastiano Esposito, su hermano menor y considerado la mayor perla de la cantera del Inter de Milán. Es por ello por lo que Salvatore intentó labrarse su propio camino, y no le faltan condiciones. Lo tiene todo para ser un futbolista de futuro con carrera en Serie A. Lo cierto es que, con el paso de las temporadas, ha ido creciendo sin parar.

Siempre se ha movido en la posición de ‘5’ y si bien ha roto techos desde que llegó a la SPAL, en Serie C y en Serie B también lo ha hecho. Hasta ahora, estaba siendo un futbolista importante en el Chievo Verona, disputando 26 partidos de 28 posibles. Uno de ellos se lo perdió por cumplir ciclo de tarjetas amarillas. Acumuló un gol y tres asistencias, pero con una importante incidencia en la construcción del juego. Ha contado con muchos minutos en un proyecto con el objetivo de regresar a la Serie A.

Lo que es seguro es que Italia tiene asegurado en el futuro un centro del campo que ofrece muchas variantes. Salvatore Esposito ha demostrado maneras para estar en él. Por cómo se posiciona, por el registro que presenta en la distribución de balón y por la madurez que ha demostrado desde las categorías inferiores, tiene en sus pies marcar su propia historia en Italia.

DEJA UNA RESPUESTA