elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Fútbol Internacional Premier League

Scott McTominay, el centrocampista que deslumbra en Manchester

Scott McTominay es una de las revelaciones de la Premier League. Aunque su aparición no es de esta temporada, el escocés se está asentando en los onces de Ole Gunnar Solskjaer. Un centrocampista ofensivo que, seguramente, necesita actualmente el Manchester United por su rendimiento e influencia en los dos campos.

A la vez, el sistema y el contexto de los Red Devils le potencian y le permiten exprimir sus mejores virtudes: tener presencia en los dos campos, lanzar transiciones y pisar área rival. En un equipo de mucho talento en los últimos metros, con Rashford, Martial, Bruno Fernandes o Paul Pogba, McTominay también se ha unido a esa lista debido a su buen rendimiento.


Trayectoria


Scott Francis McTominay, mejor conocido como Scott McTominay, nació un 8 de diciembre de 1996 en Lancaster, una ciudad del norte de Inglaterra. El Manchester United ha sido su único club en su corta carrera. Desde la categoría sub-18 donde, curiosamente, contó con pocas oportunidades por la estatura baja, pasando por su debut en Premier League contra el Arsenal en mayo de 2017, hasta la actualidad. A pesar de nacer en Inglaterra, tiene la nacionalidad escocesa y juega los partidos con la selección nacional. Debutó en marzo de 2018 y ha disputado diecinueve encuentros.


Habilidades técnicas


El joven de 24 años es un centrocampista bastante completo. Respecto a las habilidades técnicas, dónde más destaca es en la conducción del balón. Es capaz de ganar metros con el balón cerca del pie y la cabeza levantada. Esto deriva en la capacidad para lanzar transiciones, tanto desde la conducción como desde el pase, el mejor recurso ofensivo del Manchester United.

Además, no comete una cantidad notable de errores en la toma de decisiones a la hora de soltar el balón. Un 87% de sus pases acaban en el pie de un compañero. Una cantidad bastante buena teniendo en cuenta que, fruto del contexto que le rodea, no da una gran cantidad de pases por partido (31,4). El golpeo de balón desde media distancia, tenso, fuerte y con muy buena intención, es otra virtud técnica que le caracteriza.


Aptitudes físicas


En este apartado conviene volver al tercer párrafo del texto para recordar que, en sus inicios, McTominay tuvo pocas oportunidades debido a su baja estatura. Durante los dos años del estirón, sufrió muchas lesiones relacionadas con el crecimiento y el desarrollo, pues aumentó su altura 25,4 centímetros, que le dejaron prácticamente sin jugar durante prácticamente una temporada entera. Actualmente mide 1,93 metros y pesa 88 kilos.

En relación con lo comentado en líneas anteriores de su capacidad para lanzar transiciones, se ayuda enormemente de sus aptitudes físicas: la velocidad generada por una gran zancada y la capacidad para superar rivales en la conducción. Aprovecha su envergadura y utiliza de manera correcta el cuerpo para proteger la posición y el balón cuando está en su poder. Así, escapa de espacios reducidos con el esférico controlado. La aprovecha también, sumada a una gran intensidad, para salir vencedor de más de la mitad de los duelos individuales en los que está implicado: promedia 4’9 duelos individuales ganados por partido, el 58% de ellos.


Características tácticas


En el 1-4-2-3-1 más habitual de Ole Gunnar Solskjaer, el escocés parte del perfil derecho del centro del campo. Normalmente, acompañado de un Fred que cada partido aporta más al colectivo, con un rol más posicional que guarda la posición y le permite a McTominay sumarse en numerosas ocasiones al ataque y aparecer en segunda línea. En el último partido de Premier League, contra el Aston Villa, el sistema de partida fue un 1-4-3-1-2, también utilizado por Solskajer. El “39” del Manchester United era el centrocampista de segunda altura siendo algo más desordenado posicionalmente en fase ofensiva y poder pisar área rival, una de sus virtudes más claras.

McTominay es un box-to-box. Tiene presencia en los dos campos, pues también trabaja defensivamente. En estas acciones sí mantiene la posición, bascula, se mantiene en tensión para poder reaccionar a balones cercanos, es agresivo en los duelos individuales ayudado por una buena lectura del juego… Algo que también se puede apreciar en ataque, y así defender su zona con mayor precisión. Le favorecen más los partidos de ritmo alto e ida y vuelta para poder ejercer ese rol. Unos donde pueda recuperar y, viendo el fútbol de cara, lanzar o proyectarse al ataque.

A modo de curiosidad, en la temporada 15/16 disputó cinco de sus nueve partidos en la posición de delantero centro; y en la temporada siguiente, en quince de los diecinueve encuentros. Marcó tres goles en esa posición.


Evolución


La evolución como futbolista de Scott McTominay es claramente positiva. Con el paso del tiempo, ha gozado de cada vez más oportunidades y encadenado grandes actuaciones. Ya es un fijo en las alineaciones de Ole Gunnar Solskjaer, sin importar el sistema de partida, aunque en el fondo todos tienen la misma intención.

Tiene que mejorar en algunas situaciones, como en su capacidad para organizar ataques en posicional, aunque el contexto tampoco se lo pide, para ser un centrocampista completo. Aún se le queda un poco lejos esta etiqueta, pero no es un problema, ni mucho menos. También se le podría achacar su capacidad para recibir entre líneas y jugar de espaldas a la portería rival. Aún así, realmente, eso no forma parte de su naturaleza. Es otro tipo de jugador. Debe y puede seguir siendo una pieza importante en el Manchester United y un fijo en los planes de Steve Clark en la Selección de Escocia.

DEJA UNA RESPUESTA