elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

La Liga Primera División

El XI ideal sub-23 de la Liga 19/20

Finalizada la atípica Liga 19/20, desde El Scouting elegimos a los que, a nuestro juicio, han sido los mejores jugadores sub-23 de la competición española. Nos sale un esquema 4-3-3 muy ofensivo, con mucho futbolista debutante y una destacada presencia txuri urdin.


Portero


Un año más, las porterías de los conjuntos españoles han mostrado un alto nivel, pero a lo que sub-23 se refiere, en la cima no podía estar otro que Unai Simón (1997). El de Gasteiz, en su primera temporada como titular indiscutible en el Athletic, ha conseguido que nadie se acuerde de Kepa Arrizabalaga. Unai ha dejado su portería a cero en 15 ocasiones (10 en Liga), encajando 29 goles en casi 3.000 minutos. Su punto fuerte son, sin lugar a dudas, sus enormes reflejos, pero también ha destacado por su buen juego de pies y su habilidad en el mano a mano.

La gran temporada de Unai Simón ha calado fuerte más allá de San Mamés, pues ha sido incluido en el equipo revelación de la Liga para la UEFA. El Athletic, consciente de su nivel, está dando pasos en firme para su renovación ante los cantos de sirena que le postulan como futuro portero de la Selección Española.


Defensas


La pareja de centrales de este XI podría mirar a los ojos a cualquier delantera que se le pusiera por delante. Por un lado, la gran joya del submarino, Pau Torres (1997). El de Pau es el sueño de todo futbolista: ser titular con el equipo de toda su vida. El central amarillo, tras su cesión en el Málaga CF, regresó a Vila-real para sumar minutos, pero lo que nadie se esperaba era el altísimo nivel que ha mostrado. Nadie excepto Calleja, su gran valedor.

Su brillante comienzo de temporada le brindó la oportunidad de debutar con la Selección Absoluta, la cual no pudo aprovechar mejor, anotando un gol y dejando la portería a cero. El central zurdo se muestra muy rápido al corte, con buen trato de balón y se suma con sentido al ataque (2 goles y 1 asistencia en Liga). Su buen año ha despertado el interés de los grandes de la Premier League.

Le acompaña en el centro de la zaga el fichaje más caro de la historia del Sevilla FC, Jules Koundé (1998). El parisino llegó a la capital andaluza con mucha expectación, pero su inicio no fue el deseado: errores que costaron puntos, continuas desconexiones… Un espejismo. El bueno de Jules aceleró, agarró la camiseta de titular y no la ha vuelto a soltar. El central destaca por su limpieza en el corte, su inteligencia posicional y su gran capacidad de salto, algo que le hace casi insuperable en las acciones por alto.

Aún no hemos visto de forma regular el buen desplazamiento en largo que se le atribuye, pero ya ha dejado pinceladas. También hay que destacar su polivalencia, pues ha jugado varios partidos como lateral derecho a buen nivel y llegando a ver portería. La pareja de centrales que forman él y Diego Carlos es una de las sensaciones de la temporada en Europa.

Sin movernos de la ciudad hispalense nos vamos al Benito Villamarín para apuntalar el lateral derecho de nuestro XI con Emerson Royal (1999). El lateral brasileño ha mostrado un gran abanico de recursos ofensivos que le han convertido en una de las pocas noticias positivas del Betis 19/20. Emerson ha sumado 3 goles y 6 asistencias en Liga, aprovechando su gran capacidad para llegar a línea de fondo.

Si en algo ha crecido el lateral bético esta temporada ha sido en labores defensivas, destacando su alto porcentaje de éxito en duelos ganados. Emerson ha expuesto sus credenciales y varios equipos han mostrado su interés para firmarle de cara a la próxima campaña.

Cerramos la defensa con la presencia de Pervis Estupiñán (1998) en el lateral izquierdo. No ha sido una gran temporada de los laterales izquierdos en nuestra competición, pero el filón ofensivo que ha demostrado ser el ecuatoriano para Osasuna ha decantado la balanza a su favor en este XI. El jugador propiedad del Watford ha repartido hasta 6 asistencias en liga y ha logrado un gol. Su temporada siempre ha sido ascendente, pero en labores defensivas se ha mostrado varios puntos por debajo de lo aportado en ataque. Su gran éxito en el regate le permite abrir muchos espacios.


Centrocampistas


La sala de máquinas está comandada por Fede Valverde (1998). El mediocentro uruguayo ha sido muy importante esta temporada para Zidane, llegando a disputar hasta 33 partidos en Liga en una demarcación muy cotizada en el Real Madrid. Fede es una bendición para su entrenador: “Pongas donde lo pongas, rinde”. “El pajarito” es pura intensidad, y su gran capacidad de recorrido ha ayudado al equipo a superar líneas con suma facilidad. En construcción no es un futbolista top, pero ha cumplido en la base de la jugada. La sangre uruguaya le corre por las venas y su agresividad contagia a sus compañeros. Si le das una oportunidad, Valverde carga la pierna sin pensárselo con un disparo durísimo.

Confiamos a Valverde y a su capacidad de sacrificio las labores defensivas de nuestro XI pues el centro del campo está compuesto de mucho talento en zona de 3/4. Quizás sea uno de los futbolistas que más han acusado el parón de la competición, pero la primera vuelta de Martin Ødegaard (1998) fue de matrícula de honor y sería un crimen dejarle fuera. El centrocampista noruego ha sido pura fantasía, un genio de la conducción y el último pase, pero también se ha consagrado en la Real Sociedad como pieza clave en la construcción recibiendo muy abajo.

Su paso al interior derecho ha sido todo un acierto de Imanol Alguacil. Uno de esos futbolistas que siempre parece que lleva la pelota cosida al pie. A ver qué pasa con Martin la temporada que viene, pues ha demostrado estar a la altura de un puesto en el Real Madrid.

El otro puesto de nuestro centro del campo es para Takefusa Kubo (2001). Con apenas 19 años ha logrado 4 goles y 5 asistencias. Su primera temporada en la élite ha sido de notable alto, pero al principio le costó entrar en el once mallorquín. Aumentó su capacidad de sacrificio y eso encandiló a Vicente Moreno. El japonés tiene mucha facilidad para salir airoso del regate, lo que le permite generar superioridades en los metros finales.

Solo Lionel Messi le supera en acciones de gol creadas (17) y en un equipo como el RCD Mallorca, que ha estado en los puestos bajos de la tabla durante toda la temporada, lo que aumenta su mérito. La calidad de Kubo es incuestionable, pero lo que no conocíamos era su gran personalidad con la pelota, algo impropio de su juventud. La temporada que viene volveremos a disfrutarlo en Primera División casi con total seguridad.


Delanteros


El extremo derecho es para Ferrán Torres (2000). El ya jugador del Manchester City se ha consagrado como una de las esperanzas futuras de nuestro país. Si tuviéramos que definir a Ferrán con una palabra sería vertical. El extremo valenciano destaca por su rapidez, tanto de piernas como de toma de decisiones: levanta la cabeza y sabe marcar los tiempos a la perfección. Ferrán es un diestro cerrado, todo lo hace con la pierna hábil. También ha sido importante para su equipo en labores defensivas, ayudando mucho en coberturas y en los despejes aéreos gracias a su gran salto. En números, Ferrán ha sumado 4 goles y 5 asistencias, pero su influencia en este Valencia CF ha sido mucho mayor. Su ausencia se notará en Mestalla.

En el otro costado tenía que estar Mikel Oyarzabal (1997). El capitán de la Real Sociedad es ya un habitual en este tipo de onces. Esta temporada ha logrado anotar 10 goles y repartir 11 asistencias. La sociedad que ha formado con Martin Ødegaard ha comandado a los txuri urdinhacia una histórica clasificación para la final de la Copa del Rey y a la clasificación para la UEFA Europa League. Oyarzabal juega tanto por fuera como por dentro, pero se siente muy cómodo jugando detrás del delantero llegando en segunda línea. En fase defensiva también ha destacado por su habilidad para tapar líneas de pase. La envidiable técnica del buque insignia de esta Real Sociedad le permite controlar, pasar e incluso tirar indistintamente con cualquiera de las dos piernas. Mikel Oyarzabal es una realidad.

Por último, pero no menos importante, Alexander Isak (1999). El futbolista sueco ha explotado en su primera campaña en la Liga con 9 goles y 1 pase de gol. Isak es un pura potencia, pero no exenta de calidad. Una de sus grandes habilidades es su plasticidad, la cual le permite llegar y, sobre todo, rematar balones casi imposibles con suma facilidad. Ataca el espacio a la perfección gracias a su alto punto de velocidad y es un incordio para las defensas rivales por arriba con su imponente 1,90. El delantero de la Real ha rendido bien tanto partiendo de titular como de agitador en las segundas partes. No es un futbolista excesivamente asociativo, pero juega con sentido cuando tiene la oportunidad.


Otros nombres


Solo caben once futbolistas, pero dejamos atrás nombres como el de Mohammed Salisu (1999), quien se ha mostrado imponente en defensa durante la mayor parte del campeonato, pero al que también se le han visto algunas carencias traducidas en graves desconexiones. También podría haber tenido un sitio uno de los hombres que mantuvo vivo el sueño de la permanencia pepinera a base de latigazos: Óscar Rodríguez (1998). El mediocentro de Talavera de la Reina ha sumado hasta 9 goles gracias a su impredecible golpeo seco.

Otro nombre destacado es el de Ansu Fati (2002), la gran alegría del FC Barcelona en esta campaña liguera. El joven extremo ha conseguido ver puerta hasta en 7 ocasiones, siendo un soplo de aire fresco para el ataque culé. Aún así, su incidencia en el equipo no ha sido tan trascendente como la de otros futbolistas que sí han entrado en este XI. Pero no cabe duda que Ansu Fati será uno de los líderes de las nuevas generaciones que veremos en la Liga.

DEJA UNA RESPUESTA