elscouting.es

Plataforma de análisis de futbolistas

Segunda B

Yago Gandoy, talento para la reconstrucción del Dépor

Hablar de la cantera del Deportivo y de su funcionamiento en los últimos años daría para varios tomos. Muy pocos jugadores han acabado llegando a la disciplina del primer equipo para quedarse, por no decir ninguno, y los que prometían hacerlo no lo consiguieron. Sin embargo, varios de ellos sí han encontrado un cierto éxito y estabilidad fuera de A Coruña. Eso por no hablar de la metodología general del fútbol formativo del club.

Es por eso por lo que, tras el trepidante verano de 2020 del club, esta debe de ser la temporada de inflexión para convertir a la de la cantera deportivista en un proceso productivo fiable. Con resultados tanto para la formación de futbolistas como para su llegada al primer equipo.

Ahora hay razones de peso para creer en que esto puede ocurrir. Para empezar, los regresos de Fran González y Juan Carlos Valerón al club como director de cantera y entrenador del equipo filial, respectivamente. Dos emblemas del Dépor con tablas para sendos trabajos. Para continuar, las subidas habituales al primer equipo de canteranos como Adri Castro o Juan Rodríguez. También las definitivas del lateral Jorge Valín o de Yago Gandoy. Gente que sirva de espejo a los que también quieren llegar a él. Este último es, probablemente, uno de los mayores diamantes en bruto que ha tenido el equipo gallego en los últimos tiempos.


Trayectoria


Yago Gandoy (A Coruña, 1999) fichó por el Deportivo en edad alevín tras dar sus primeros pasos futbolísticos en el Ural, club modesto de la ciudad. A partir de ahí, su ascenso por las categorías inferiores fue imparable. Formó parte del Cadete que ganó la Copa Coca-Cola de la categoría en 2014, competición que reunía a varias de las canteras más importantes de España. Su llegada al Fabril, filial del Deportivo, era cuestión de tiempo.

Aterrizó en él, como era de esperar, y poco a poco fue aumentando su protagonismo. Tras una aparición testimonial en 2ºB todavía en edad de juvenil, en el curso 18/19 se convirtió en jugador del segundo equipo a todos los efectos. 24 partidos en la categoría de bronce a la edad de 19 años, en la que aprendió lo que era descender a Tercera División. Sus buenas actuaciones provocaron que entrenara habitualmente con el primer equipo. En la temporada 19/20 fue una pieza clave del Fabril, y debutó en Segunda División con los “mayores”. Apareció en tres ocasiones: una ante el Cádiz, otra contra Las Palmas (ambas testimoniales) y una última de 30 minutos en el paripé contra el Fuenlabrada del 7 de agosto.

Tras el traumático descenso a Segunda B del Dépor, Gandoy fue promocionado definitivamente al primer equipo con el dorsal 14. Vino del brazo de una renovación hasta el año 2023.


Habilidades técnicas


El coruñés es un centrocampista realmente versátil en cuanto a roles, pero disfruta más con el balón que sin él. Su pierna zurda demuestra una técnica considerable que le permite ser hábil en diferentes disciplinas del juego. Destaca, sobre todo, en el pase y la conducción de balón. También cuenta con un buen disparo, aunque no se prodigue tanto en este arte. Son virtudes que lleva mostrando desde que cogió por primera vez un balón de fútbol, según cuentan varios entrenadores de su etapa formativa.

Ningún tipo de miedo ha cohibido a Gandoy en su llegada oficial al primer equipo del Deportivo. Exhibe lo anterior sin dejarse atemorizar por la responsabilidad que supone jugar en una plantilla que debe ascender sí o sí. Su partido ante el Salamanca UDS, el primero en 2ºB del Dépor desde hace 40 años, fue una muestra más de ello.

Dejó unos minutos de gran calidad y la asistencia del gol ganador en el minuto 97. En una situación complicada y de altas pulsaciones, levantó la cabeza en la esquina del área para poner con elegancia el balón en la cabeza de Eneko Bóveda. Así es Gandoy: talento complementado con buenas decisiones y serenidad.

Aunque por entonces todavía era jugador del Fabril, el coruñés ya fue un habitual de las alineaciones del primer equipo en la pretemporada del curso 19/20. El siguiente vídeo muestra todas sus intervenciones, con aciertos y fallos, pero con bastantes más de los primeros que de los segundos. Teniendo en cuenta, además, que el Gandoy actual es más jugador. Las imágenes valen más que mil palabras.


Aptitudes físicas


Hablamos de un jugador con buen fondo físico, que puede aguantar los 90 minutos sin problemas a pesar de su juventud. Aunque se profundizará en ello en el siguiente apartado, el canterano del Deportivo utiliza esta virtud tanto para las conducciones de balón como para pelear por robárselo al contrario.

Si hay que sacar un pero, quizás sea su poca corpulencia. A pesar de ello, es capaz de utilizar bien sus 1,77 metros de altura y 65 kg de peso en los duelos físicos. Subestimarle en ese sentido sería un error, aunque todavía tenga margen de mejora.


Características tácticas


Como se deslizó anteriormente, Yago Gandoy es un centrocampista versátil que ofrece más productividad con el balón que sin él. Desde el puesto de mediocentro, o un poco más adelantado, es capaz de desatascar con garantías cualquier salida rasa de pelota. Inicia jugadas y a su vez es un buen enlace para todas ellas, suponiendo un elemento interesante a la hora de fabricar fútbol. Actualmente, es el único centrocampista de este estilo con el que cuenta la plantilla del Deportivo. Uche Agbo (destructor), Álex Bergantiños (destructor) o Celso Borges (llegador) no se caracterizan por esa especialidad.

Es un centrocampista creativo y con técnica que también trabaja muy bien sin balón

Su carácter creativo no le exime del trabajo sin balón. Tiene un buen sentido del posicionamiento a la hora de robar, y no se corta en gastar oxígeno para ayudar al equipo en ese sentido. Este aspecto le convierte en un jugador aún más completo.

Por otra parte, recientemente Fernando Vázquez le ha probado en diferentes posiciones para evaluar sus capacidades. Durante la pretemporada del curso 20/21 se ha podido ver a Gandoy como interior escorado a banda (ya jugó ahí alguna vez en las inferiores) o incluso directamente en banda. De todas formas, su posición natural es más centrada aunque pueda tender a acercarse al área para apoyar los ataques.


Evolución


Yago Gandoy lo tiene todo para triunfar en el Deportivo. No solo sería beneficioso para él y para el primer equipo, sino también para un club cuya cantera -dirigida ahora por Fran González- no ha terminado de funcionar en los últimos años. La irrupción del coruñés con los “mayores” puede significar un ejemplo en el que fijarse para muchos canteranos. Esta temporada en la categoría de bronce, la cual ya conoce por su paso con el Fabril, será salvo sorpresa la de su explosión definitiva en el club blanquiazul.

DEJA UNA RESPUESTA